FICHA

Título original Vivir sin permiso
Título en España: Vivir sin permiso
Temporadas: 1 (13 episodios)
Duración episodio: 75 minutos.
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Crimen
Resumen: A un capo del narcotráfico le diagnostican Alzheimer en sus fases iniciales. Tiene dos hijos a los que les pide que elijan quién va a hacerse cargo de la empresa cuando él falte y un hijastro que resulta ser un brillante abogado, el único que sabe de dónde proceden los fondos con los que se cubre el déficit de la industria conservera propiedad de la familia y cuyo verdadero fin es reciclar el dinero negro. La familia, que ignora, el diagnóstico que le han dado a su cabeza, inicia una lucha, en la que participa la madre, para ver quién se queda con el control de la empresa. En esta lucha participa también un hija bastarda del narcotraficante que acaba de desconectar a su madre en coma.
Actores: José Coronado, Leonor Watling, Àlex Monner, Ricardo Gómez, Patrick Criado, Unax Ugalde, Luis Zahera, Álex González, Giulia Charm, Carlos Hipólito, Claudia Traisac, Édgar Vittorino, Pol Montañés, Adrián Viador
Lo mejor: José Coronado ejerciendo de capo mafioso y paterfamilias amantísimo.
Lo peor: En algunos momento se desliza por la pendiente del culebrón.
Lo más curioso
: Los primeros capítulos han constituido un éxito y se ha firmado una segunda temporada.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España por Tele 5. Puede encontrarse en emule y BitTorrent y verse directamente en la web de la propia cadena

Puntuación: 7,5

PROMO

PROMO  

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Tele 5)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Tele 5)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre VIVIR SIN PERMISO

Vivir sin permiso promete ser la más exitosa producida en España en este otoño de 2018. En el momento de escribir estas líneas, la serie va por su tercera entrega -de trece-, ha registrado un incremento de audiencia que casi ha llegado a los tres millones de espectadores y se ha firmado una segunda temporada. Así pues, la serie creada por Aitor Gabilondo (que anteriormente había participado en El Comisario y en Génesis: en la mente del asesino) ha tenido un buen estreno y no es extraño a la vista de que en ella concurren varios factores.

El primero de todos es la actuación de José Coronado, cada vez más convincente en sus interpretaciones, especialmente en las de tipo duro y despiadado. Es el perfecto “psicópata integrado” de los manuales. Ahora le han diagnosticado enfermedad de alzheimer en sus primeros pasos. Sabe que no podrá estar durante mucho tiempo al frente del imperio familiar, una industria conservera e inversiones diversas, pero que encubre, en realidad, el verdadero negocio de importación de cocaína. Gracias al resto de empresas se recicla el dinero negro procedente del narcotráfico y, de paso, se cubren las pérdidas de la conservera, un verdadero agujero negro. Todo el mundo -salvo sus hijos- saben que el paterfamilias se dedica al narcotráfico. Solamente están al cabo de la calle su hijastro (que se ha convertido en un abogado eficiente) y una hija bastarda (que no quiere saber nada con el padre, está cubierta de deudas y acaba de desconectar a la madre en coma desde hacía tiempo y ante la oposición de su padre). Tras conocer el diagnóstico, el padre plantea a sus hijos el que uno de ellos debe sucederlo: el hijo gay (cuyo amante es un policía que trabaja para el capo mafioso) está enganchado a la cocaína y la hija no tiene el menor interés en hacerse cargo de la empresa e intenta salir adelante con una galería de arte. Queda el hijastro que esperaba hacerse cargo del grupo de empresas y que parecía el más adecuado, pero se le recuerda que se trata de una “empresa familiar” y que, por tanto, debe de quedar en manos de la familia. A partir de ese momento, se inicia una lucha intrafamiliar por situarse al frente del negocio. Todo esto se desarrolla sobre el trasfondo de las luchas entre clanes del narcotráfico y una presión policial cada vez más preocupante para los negocios, lícitos e ilícitos, de la familia.

Además de la actuación de Coronado, vale la pena destacar la de su mano derecha, un matón, pasota y echao p’adelante, Luis Zahera. Ambos forman un dúo perfectamente conjuntado, inseparable y magnético. Pilar Castro, esposa del narco y madre, ofrece también una excelente actuación y otro tanto puede decirse de todos los hijos legítimos, ilegítimos, y del hijastro (Álex González). Los secundarios que aparecen en los episodios, especialmente Carlos Hipólito, realizan un muy buen papel. Y, en general, no hay nada que objetar, sino todo lo contrario, al casting.

El guion va progresando, quizás no tan rápidamente como hubiera sido de desear y con algunas desviaciones propias del culebrón iberoamericano. Pero, claro, es Tele 5 quien emite la serie y se debe a su audiencia.

Lo narco está de moda. Las series llegadas del otro lado del Atlántico, tanto de EEUU como de México, empiezan a ser obsesivas y el tema resulta algo cargante, reiterativo y nos queda algo lejano. El estreno de Fariña -la mejor serie española de 2018- ha contribuido a acercarla más al público y a la situación específicamente española. En esta ocasión, Vivir sin permiso, supone una reedición de la temática “narco” pero inmersa en un culebrón familiar. Como en esta fórmula, lo que vamos a ver es una lucha entre el capo mafioso y su hijastro, decepcionado con que no le hayan entregado a él todo el poder de decisión. El papel de la madre del clan es, igualmente, propio de un culebrón.

Serie que gustará a los amantes de la intriga a la española y del drama que discurre en paisajes y en localizaciones que resultan familiares. Satisfará igualmente a los que se sienten saturados de series llegadas de América y que tratan sobre el mismo tema. Los seguidores de José Coronado le verán en una de sus mejores interpretaciones. Una serie, en definitiva que está por encima de la media de las producidas en España y a la que se le pueden perdonar algunos defectos de guionización.

SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO, PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y QUE NOS AYUDA A MANTENER LA WEB.
GRACIAS.

 

Anuncios