FICHA

Título original: Somewhere-Between
Título en España: Somewhere-Between
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Fantástico
Resumen: Una productora de televisión ve cómo van a asesinar a su hija en lo que parece ser un corte en la línea espacio-temporal, como si se hubiera adelantado en el tiempo. Sabe cuándo y dónde la van a asesinar, pero no sabe quién es el asesino (que es un asesino en serie buscado por la policía). A partir de ese momento intentara evitar este fina y de paso contribuir a encontrar al asesino.
Actores: Paula Patton, Devon Sawa, Aria Birch, Catherine Barroll, JR Bourne, Samantha Ferris, Noel Johansen, Imogen Tear, Carmel Amit, Daniel Bacon, Rebecca Staab, Greyston Holt, Matt Visser, Adam Abrams, Erica Carroll, Aaron Craven
Lo mejor: Una temática relativamente original.
Lo peor: Realización poco hábil.
Lo más curioso
: se trata de un remake de la serie coreana God’s Gift emitida por SBS.
¿Cómo verlo?: Está en el catálogo de Netflix. Puede encontrarse en emule en versión original, bajarse mediante bit Torrent.

Puntuación: 6,5

PROMO

PROMO  

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (ABC, en inglés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre SOMEWHERE-BETWEEN

Hay series que llegan con muchas ambiciones pero que decepcionan desde el segundo episodio. Cabría recordar a los promotores de Somewhere-Between el refrán español de “el que mucho abarca, poco aprieta”, pues, en efecto, el primer episodio aparecen una serie de personajes y temas en catarata que no sabemos cómo van a encajar y que no empiezan a suscitar interés e intriga sino hasta los últimos minutos. Esto, obviamente, es deliberado: los productores quieren presentar en el piloto a todos los personajes en la esperanza de que el espectador se identifique con alguno: la realizadora de televisión y madre de familia, su esposo fiscal de los tribunales, un condenado a muerte y su hija aquejada de un síndrome, el hermano de éste, un pinta, ex policía, predispuesto a acostarse con no importa quién, pero no tanto a padecer las consecuencias, la madre de ambos hermanos preocupada porque la acción de un asesino en serie obliga al gobernador a reiniciar las ejecuciones sentenciadas por los tribunales y su hijo menor se encuentra en la cárcel acusado de un crimen que, al parecer, no cometió…

Llega un momento en el que todo esto le resulta al espectador difícil de digerir y, por lo demás, la duración del episodio, 45 minutos, no da tiempo para profundizar en cada uno de los personajes. Vemos cómo la niña de la productora y el fiscal es secuestrada y aparecer asesinada y veremos también cómo el condenado a muerte resulta ejecutado. Es más, veremos también a su hermano, secuestrado por unos sicarios del último cornudo y, cómo, oh maravilla de maravillas, se encuentran en el fondo del mar: la madre de la niña secuestrada ha optado por arrojarse al rio con la gabardina llena de piedras, mientras que a él le han colocado un peso en los pies y lo han arrojado al fondo del mar… No parece, desde luego, la forma más realista de trabar amistad. En cualquier caso, lo que ha ocurrido es que, por algún motivo indeterminado, se ha roto la línea espacio-temporal y ambos han podido, digámoslo así, ver lo que les tiene reservado el futuro. Ambos personajes, mancomunados, intentarán que ni la niña sea secuestrada por el asesino en serie, ni el hermano preso reciba la inyección letal. ¿Cómo? Encontrando antes ellos al asesino en serie y demostrando la inocencia del condenado.

La serie se resuelve en 10 episodios que fueron emitidos por el canal ABC en los EEUU en el verano de 2017 y han llegado a España un año después a través de Netflix. La serie es made in EEUU, pero ha sido producida en Canadá, con actores y técnicos canadienses. Algo falla en esta serie, especialmente en el excesivamente denso episodio piloto. La historia es, en general, interesante, adictiva y, n segundo lugar, obviamente, inverosímil, pero no termina de estar bien ejecutada. Excesivo postureo en algunos protagonistas, interpretaciones que oscilan entre lo rutinario y la sobreactuacion… Al final de los primeros 45 minutos, lo único que salva a la serie es la sorpresa final de que se repiten las mismas situaciones que al principio y entendemos que algo está ocurriendo, algo inesperado –a discontinuidad espacio-tiempo- que es lo que da sentido a la serie. Pero todo esto ocurre demasiado tardíamente y, llegados a ese punto, muchos espectadores han abandonado al no entender cómo es posible que aparezcan tantos personajes y situaciones tan diversas en un solo piloto. Si se tiene paciencia y se está atento al tercer episodio, las cosas van mejorando e incluso adquiriendo cierta coherencia.

Una serie con actores relativamente conocidos: Paula Patton (Deja Vu) y J.B. Bourne (Teen Wolf) encabezan a un sinfín de actores nada conocidos en España. Ninguno de ellos hace una actuación completamente memorable, quizás porque son conscientes de que una serie con tantos protagonistas y tantas direcciones resulta inviable.

Para colmo, Netflix no ha hecho apenas publicidad de esta serie por lo que, el espectador suele dar con ella por casualidad o buscando otros productos. La verán solamente aquellos entregados a bucear en el catálogo de esta plataforma y gustará especialmente a quienes se sientan apegados a dramas entre fantásticos y criminales con explicaciones alejadas de la racionalidad. También, por supuesto, a los que tengan predisposición a las “series río”, es decir, aquellas en las que aparecen mas y mas personajes.

SI ESTA CRÍTICA LE HA SERVIDO PARA ALGO O LE HA AYUDADO EN ALGO,
PULSE LA PUBLICIDAD QUE ACOMPAÑA Y NOS AYUDARA A MANTENER LA WEB

GRACIAS

 

Anuncios