FICHA

Título original: Inside the freemasons
Título en España: Masonería, pasado, presente y futuro
Temporadas: 1 (5 episodios)
Duración episodio: 45 minutos
Año: 2017
Temática: Documental
Subgénero: Sectas
Resumen: Un documental sobre la masonería inglesa realizado en los locales de la Gran Logia Unida de Inglaterra y en otras logias provinciales con el consentimiento y la participación de masones de todos los grados. Se presenta a la masonería como una sociedad fraterna en la que la solidaridad entre sus miembros y el perfeccionamiento del género humano son los elementos centrales. A lo largo de los cinco episodios se describen todos los hitos de la vida masónica desde la iniciación de un neófito hasta asociaciones recreativas masónicas y la participación de las mujeres en la vida masónica.
Actores: Documental sobre la vida masónica con entrevistas a personajes reales todos ellos miembros de la masonería
Lo mejor: Un documental muy completo sobre la masonería inglesa.
Lo peor: No hay ni una sola nota crítica, ni se encaran los escándalos protagonizados por la masonería.
Lo más curioso: A pesar de que las autoridades de la Logia Unida de Inglaterra han permitido la entrada de las cámaras en el interior de la logia, no han permitido la filmación de los rituales.
¿Cómo verlo?: Se emite a través de Netflix. Puede ser obtenida mediante eMule, algunos episodios de ven en youTube en versión original y puede comprarse en DVD.

Puntuación: 7

 

PROMO (en inglés)

PROMO (noticia sobre el documental, en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (Sky, en inglés)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre LA MASONERIA, PASADO, PRESENTE, FUTURO

Netflix tiene una buena cantidad de documentales sobre la masonería. No todos ellos son favorables,  algunos son, incluso, muy críticos o, simplemente, están completamente desenfocados dando pie a la lectura de las novelas de Dan Brown. Parece que con este documental, Netflix ha querido compensar a la masonería y nos ofrece en cinco capítulos de 45 minutos una visión que la propia hermandad da de sí misma. Lo que vamos a ver en poco más de cuatro horas es a una masonería, casi diríamos, idílica: la masonería inglesa.

Como se sabe la masonería deriva de cuatro logias que se fusionaron en 1717 formando la Gran Logia Unida de Londres, padre de la actual Logia Unida de Inglaterra. La versión oficial es que, la hermandad procede de las antiguas sociedades de canteros (pero hoy, incluso en los medios masónicos, se empieza a cuestionar estar versión). El problema estriba en que, cuando superó los límites de Inglaterra, la masonería se diversificó y apareció una masonería laica, republicana, atea y librepensadora que tenía muy poco que ver con la masonería monárquica, deísta que es, a fin de cuentas, la masonería inglesa en su tronco central. La masonería española, mayoritariamente de obediencia francesa durante la Segunda República, es actualmente reconocida por la masonería inglesa (al menos en su sector mayoritario, la Gran Logia de España).

Todo esto, en cualquier caso, tiene nulo interés para los productores de este documental que se han limitado a realizar un trabajo conmemorativo del 300 aniversario de la fundación de la Gran Logia Unida de Londres y que se circunscribe a la masonería inglesa, cuyo Gran Maestre es el Duque de Kent. Se entrevista a masones veteranos, de alto grado y a neófitos que están a punto de ingresar en la masonería. Se dan algunas pinceladas sobre su vida privada y sus actividades particulares y se insiste en que la masonería es, simplemente, una sociedad fraterna que aspira al perfeccionamiento del género humano, a realizar obras de caridad (una cuarta parte de la recaudación de la logia fue a parar a este fin y a diversas ONGs) y a mejorar la preparación moral y ética de sus miembros.

Las entrevistas no nos muestran –a diferencia de otros documentales de Netflix- como una sociedad siniestra, manipuladora o maniobrera, sino como una sociedad de gente encantadora, que semanalmente asisten a la logia vestidos de oscuro, con camisa y corbata y un maletín en el que guardan el mandil y demás símbolos masónicas. Una sociedad, con un ritual especial, incluso sobrecargada de ritualismo, formada por gente encantadora. Y no dudamos que sea así. El problema es que, con demasiada frecuencia, y la historia de la masonería así lo demuestra, la “fraternidad masónica” se confunde con la “complicidad masónica”. Y la igualdad entre masones, tiende a estar por encima del principio de la “igualdad” en general.

Algunos detalles que nos han llamado especialmente la atención y que demuestran los cambios en la sociedad británica. Históricamente la masonería solamente admitía a “hombres libres y de buenas costumbres”. En otras palabras: a anglosajones. Los negros y cualquier otra raza estaban excluidos. Era una tradición: los negros en los EEUU no fueron admitidos hasta hace poco; en Filipinas, por ejemplo, el Katipunán que tuvo una importancia decisiva en la independencia estaba organizado como la masonería, tenía los distintivos y los ideales masónicos, pero no era considerada como “masonería” al estar compuesta por indígenas. Incluso en los primeros años, los judíos estaban excluidos de las logias… Ahora, lo que nos muestra el documental es a hindúes, africanos, pakistaníes y demás, en plena igualdad con los anglosajones, muestra, más que del cambio de mentalidad de las logias, de los cambios que han ocurrido en la sociedad inglesa en los tres últimas décadas.

El documental, en su conjunto es interesante y nos presenta, a modo de spot, lo que es la masonería inglesa actual. No hubiera estado de más alguna pincelada crítica, incluso la opinión de algún historiador y también las entrevistas a antiguos masones que han abandonado la sociedad. Pero, en general, el documental puede verse, para compensar algunas de las barbaridades que se han dicho sobre la masonería. Estamos todavía a la espera del documental definitivo que nos presente una visión de conjunto, con sus pro y sus contras, sus claroscuros, sobre esta curiosa sociedad. La impresión que se lleva el espectador quizás no se corresponda con las intenciones que tuvieron sus productores: en efecto, a lo largo de los cinco episodios se percibe que la masonería “está en el mundo moderno”, pero “no es del mundo moderno”, es el recuerdo de una sociedad que se creó hace 300 años y que, salvo en su aspecto étnico-racial, no se ha renovado.

Anuncios