FICHA

Título original Maniac
Título en España: Maniac
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 40 minutos
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Psicológicoa
Resumen: Dos personajes, aparentemente desconocidos, se encuentran en un ensayo de psicofármacos que intentan borrar las experiencias negativas del cerebro humano. Sin embargo, a medida que avanza el experimento, las cosas se complican y los fármacos administrados tienen efectos secundarios sobre los pacientes que empiezan a dudar de quienes son y de si el fármaco no les genera un dolor mayor.
Actores: Emma Stone, Jonah Hill, Justin Theroux, Sally Field, Billy Magnussen, Sonoya Mizuno, Sejal Shah, Rome Kanda, Julia Garner, Geoffrey Cantor
Lo mejor: Un guión original e inesperado.
Lo peor: Cuesta seguir tanta originalidad y la ausencia de lógica en las situaciones.
Lo más curioso
: La serie cuenta con la participación anecdótica de Gabriel Byrne.
¿Cómo verlo?: Se emite a través de Netflix desde el 21 de septiembre de 2018. Puede ser obtenida mediante eMule en versión original. En el momento de escribir estas líneas todavía no puede verse en versión española mediante bitTorrent.

Puntuación: 7


PROMO (en polaco, subtitulado en castellano)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO (escena de apertura)

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre MANIAC

Hay series extrañar en las que el guionista y el director parecen empeñados en destruir la lógica aristotélica e introducirnos en un mundo nuevo y extraño en la que nada es lo que parece y en donde el guión no avanza de manera lineal sino a trompicones, con flashback continuos que no estamos en condiciones de fijar en el tiempo real en el que nos movemos. Es una serie que parece escrita por “maniacs”, que han querido mostrarnos un producto que, de tan original e inédito, logre desorientarnos. Hay que decir que, hasta bien avanzada la serie, el espectador no empezará a intuir de qué va y que se limitará a ver una serie de escenas y situaciones inconexas en la que los personajes varían en sus comportamientos. En algunos momentos cuesta seguir la serie y éste es el principal reto que el espectador deberá afrontar: la tentación de abandonarla por productos más ligeros.

Primer episodio: una chica joven, aparentemente toxicómana o, en cualquier caso, ganada por alguna droga de diseño, intenta salir adelante a pesar de las dificultades, los problemas y las desconfianzas que genera en su entorno. Fin de la escena. Otra escena: una familia de la alta burguesía norteamericana, una verdadera dinastía económica, está reunida. Uno de sus hijos había sufrido diez años antes una crisis esquizofrénica que le llevó al internamiento en un establecimiento psiquiátrico, no ha querido saber mucho de su familia desde entonces y se ha buscado un trabajo aburrido y mal pagado. No le importa, pero un buen día su familia lo requiere para que dé testimonio a favor de su hermano en un proceso. Él no está muy seguro de si debe hacerlo, pero al final accede. Aun así no puede soportar la vida burguesa y se vuelve a alejar de los suyos. No siempre está seguro de que lo que ve se corresponde con la realidad y, en muchas ocasiones tiene miedo, de sufrir una recaída en su dolencia. Se inscribe en una prueba de psicofármacos convocada por un laboratorio farmacéutico y allí coincide con la chica de la primera escena que aspira a tener acceso a la droga que hasta ese momento le suministraba el hijo del investigador jefe del laboratorio. Es ahí en donde ambos protagonistas coinciden para la ingesta de las tres pastillas que deberían tener como objetivo el borrar los recuerdos negativos de la mente. Sin embargo, el hecho de que uno haya tenido brotes esquizofrénicos y no esté completamente restablecido y la otra sea adicta a la misma droga que ahora va a experimentar, hacen que la prueba tenga para ellos –y para la empresa farmacéutica- unos resultados inesperados y unos daños colaterales extremadamente perversos.

La serie es extraña, irregular, tiene una innegable inspiración ochentera y elementos freakys extraídos de la cultura japonesa. Indudablemente, los guionistas han pretendido realizar otra serie que entre dentro de la revalorización de la cultura pop de los ochenta y lo han conseguido con la excusa de seguir las evoluciones mentales generadas por la droga en dos personas con los cerebros torturados y las neuronas desbaratadas que, inevitablemente, tienden uno hacia el otro.

Los protagonistas indiscutibles son Emma Stine y Jonah Hill, asumiendo respectivamente los papeles de la toxicómana y el esquizoide con recaídas. La primera es considerada como una de las actrices de más talento de su generación y ha recibido varios premios internacionales. En esta serie es también productora ejecutiva. En cuando a Jonah Hill, es otro actor brillnte y conocido que ha sido dos veces nominado a los Oscars y que recordamos últimamente de haber participado en Hail Caesar! (2016). Es conocido como comediante y monologuista en los EEUU. Ambos encajan bastante bien en esta serie, entre otras cosas, porque físicamente son como el día y la noche. Uno de los elementos llamativos de esta serie es la presencia de Gabriel Byrne que es, sin embargo, anecdótica y reducida a escaso metraje.

Se le puede achacar a la serie excesivo retorcimiento y ser opaca hasta lo inextricable en algunos tramos. Tiene, eso sí, algunos toques de humor procedentes de los ochenta, de indudable fuerza. No siempre los diálogos son ocurrentes y en un par de episodios la serie se hace excesivamente cuesta arriba..

Es una serie apta solamente para espectadores que no temen los productos extraños y anómalos. La serie solamente tendrá diez episodios, no habrá una segunda temporada y se cierra en si misma. En cuanto a los episodios son de duración variable: desde media hora hasta cincuenta minutos. La lógica, por supuesto, no existe y parece como si, deliberadamente, sus promotores se hayan encargado de desguazarla en cada episodio: cuando creemos que hemos cogido el intríngulis de la serie, ésta nos desvía hacia otro punto inesperado. De ahí su encanto y de ahí su dificultad para digerirla.

Anuncios