FICHA

Título original: Good Girls
Título en España: Chicas Buenas
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 44 minutos
Año: 2018
Temática: Comedia
Subgénero: Drama
Resumen: Tres chicas de clase media de Detroit, dos de las cuales son hermanas, todas madres de familia y con problemas económicos mayores o menores, inician una carrera como atracadoras que se salda con una primera operación cuyos resultados son infinitamente mayores a los esperados. Sin embargo, en ese primer atraco, una de ellas es reconocida por un tatuaje en la espalda.
Actores: Christina Hendricks, Retta, Mae Whitman, Braxton Bjerken, Sutton Johnston, Mila Middleswarth, Reno Wilson, Manny Montana, Lidya Jewett, Izzy Stannard, Matthew Lillard, Jessica Mikayla Adams, Tacey Adams, Nicholas Alexander, Marcus Bailey, Kenny Barr, Elizabeth Becka, Nicole Bilderback, Tait Blum, Sergio Briones, Michael Canetty, Lydia Castro, Ray Ray Chase, LaToya Codner, Kevin D’Arcy, Romel De Silva, Declan Dunne
Lo mejor: En general es divertida y los gags cómicos funcionan.
Lo peor: No esta muy claro el género, ni hacia dónde se orienta la trama, si hacia el género policíaco, a la comedia de enredo o al drama social.
Lo más curioso: La serie se estrenó en la NBC, en enero de 2018 y ha llegado a España en septiembre sin publicidad, casi silenciosamente
¿Cómo verlo?: Se emite a través de Netflix. Puede ser obtenida mediante eMule y Torrent.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (NBC, en inglés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CHICAS BUENAS

Una comedia del montón… salvo que no es una comedia. Una serie inspirada en Mujeres Desesperadas, como se ha dicho, sólo que no se parece en nada. Una serie de denuncia social, incomprensible fuera de los EEUU. Una serie de género indefinido… De todas estas maneras, la crítica ha calificado Chicas Buenas, demostrando cierta diversidad de opiniones. De momento, la serie ha caído relativamente bien en los EEUU hasta el punto de que, justo al terminar la primera temporada, la NBC, firmó con la productora una segunda.

Se trata de una serie que nos cuenta la historia de tres mujeres. Dos de ellas, anglosajonas, hermanas, ambas soportando distintos problemas personales. La tercera es una afroamericana a la que la cosas no le van mucho mejor. Las tres necesitan dinero y lo necesitan con urgencia para salir del empantanamiento económico en el que se encuentran. Hay que decir que la trama discurre en la muy castigada ciudad de Detroit, un ejemplo, de urbe de la globalización en crisis insuperable y seguramente el marco más adecuado para una trama de este tipo. Una tiene un marido manirroto, absolutamente incapaz de hacer una inversión correcta, de un momento a otro, pueden embargarle la casa; la otra, divorciada, tiene a su hija enferma y su seguro médico no cubre el tratamiento que necesitaría. En cuanto a la más joven, se ha habituado a vivir a salto de mata. Las tres deciden atracar un supermercado. Calculan que van a llevarse 30.000 dólares, lo suficiente para no tener problemas durante unos meses. Sin embargo, las cosas no salen exactamente como lo habían previsto. Deben de huir tras conseguir el botín, perseguidos por un segurata con sobrepeso que pronto las pierde de vista. Sin embargo, una de ellas es reconocida por un tatuaje que lleva en la base de la espalda. El problema es que, en lugar de los 30.000 dólares, obtienen casi un millón. Parece evidente que una parte del dinero no corresponde a la recaudación habitual en un supermercado, así que empiezan a preocuparse. Sin embargo, el hecho de que el atraco haya salido bien, les anima a disponer del dinero y a realizar gastos suntuarios impropios de gente que hasta el día anterior estaba con problemas económicos… con el resultado que cabe esperar.

La serie tiene unos cuantos gags que salpican el metraje de cada episodio. Hay que decir, que todos ellos están bien situados y engarzados en la trama y funcionan. Además, el encuadre de la trama en deprimida Detroit, le otorga cierta credibilidad. Ahora bien, el problema de esta serie es que nunca está suficientemente claro en qué género se le podría encuadrar. Es comedia, pero es drama. Es drama social, pero también, a ratos, tiene tonos de vodevil. Es una comedia policíaca, pero al mismo tiempo tiene toques de interés humano. Así pues, es cualquier cosa y su negación. Y como recuerda el viejo refrán castellano: “quien mucho abarca, poco aprieta”. A la serie le sobran buenas intenciones, rebosa comicidad, pero le falta algo. Las tres protagonistas asumen perfectamente sus papeles y sacan adelante el guión, identificándose con los roles que les han tocado. El montaje, la fotografía y la producción son correctos y sin fisuras.

No es una gran serie. No es un producto de relumbrón o de campanillas. No es una serie que dejara un vacío en nuestra memoria cuando veamos el último episodio y ni siquiera notaremos el tiempo que pasa hasta el inicio de la segunda temporada. Es una serie ligera, irrelevante, pero al mismo tiempo correcta. No engancha, pero tampoco harta. No entusiasma, pero cuando terminemos de verla no nos habrá dejado un sabor de boca agrio.

Gustará especialmente sobre todo a feministas que sueñan con supermujeres capaces de atreverse a cualquier aventura.

Anuncios