FICHA

Título original Roman Empire: Reign of Blood
Título en España: El Imperio Romano
Temporadas: 2 (11 episodios)
Duración episodio: 45 minutos
Año: 2016-2018
Temática: Historia
Subgénero: Drama
Resumen: Dos series en las que se cuentan, mediante una mezcla de documental y dramatización, con testimonios de especialistas, los reinados del Emperador Cómodo (primera temporada) y de Julio César  (segunda temporada), que pueden ser considerados, respectivamente, como el inicio de la decadencia del Imperio Romano y el final de la Roma Republicana.
Actores: Sean Bean, Aaron Jakubenko, Edwin Wright, Mike Edward, Genevieve Aitken,John Bach, Tai Berdinner-Blades, Jared Turner, Andrew Foster, Calum Gittins,Shane Bartle, Ella Becroft, Lisa Chappell, Emma Fenton, Phil Brown, Carl Bland,Adam Gardiner, Aaron Irvin, Steve West, Zanja Davey, Tim Carlsen, Natalie Medlock, Ben Blanck, Stephen Lovatt, Wesley Dowdell, Andrew Robert, Taylor Hall, Jessica Green, Proenix Connelly
Lo mejor: historia fácil de aprender.
Lo peor: demasiadas concesiones a las situaciones dramáticas televisivas por delante del rigor histórico.
Lo más curioso
: La serie está dirigida por Richard Lopez y narrada por Sean Bean
¿Cómo verlo?: Se emite a través de Netflix. Puede ser obtenida mediante eMule en versión original. En el momento de escribir estas líneas todavía no puede verse en versión española mediante bitTorrent.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

 Lo menos que puede decirse sobre EL IMPERIO ROMANO

Por el momento, cada temporada está dedicada a un emperador y a sus circunstancias históricas. Hasta ahora, las dos aparecidas, en cierto sentido han tenido algo que ver entre ellas: la segunda temporada está dedicada a la figura de Julio César y a sus campañas situadas al final de la Roma Republicana que no sobrevivirá a su ciclo al frente del Imperio; la primera, por el contrario, se centra en la figura del Emperador Cómodo, que marca históricamente, el inicio de la decadencia de la Roma. Es fácil entender porqué la serie no sigue un orden cronológico: la primera temporada está marcada por el recuerdo de la película Gladiator en la que aparece como coprotagonista, interpretado por Joachim Fenix, el Emperador Cómodo, una figura de gran calado cinematográfico, dado que fue considerado como el “emperador gladiador”. Por el contrario, la segunda temporada está dedicada a la figura más atractiva de toda la historia romana y sobre la que, por lo demás, tenemos más datos: César, que en buena medida relató a sí mismo su portentosa hazaña en diversos escritos.

En su conjunto, la serie no es decepcionante, pero sí tiene algunas limitaciones. Digamos que, vale la pena verla, especialmente si se quiere recordar lo que fueron aquellos dos períodos en la historia de Roma (esto es, en nuestra historia pasada y en la historia de Europa). Ahora bien, se trata de una serie elaborada por Hollywood y ya se sabe que el primer principio de la meca del cine es “no dejes que un hecho que realmente ocurrió, te estropee un buen guión”. Con ello queremos decir que no siempre la historia que nos cuenta esta serie, se corresponde con lo que realmente sucedió (estas desviaciones son particularmente notables en la primera temporada, dedicada al Emperador Cómodo y, más en concreto, a su fin que está lastrado por las fantasías que pudimos ver en Gladiator). Entre otras fantasías podemos citar el que Faustina, esposa de Marco Aurelio, no fue asesinada por éste, ni conspiró contra él, sino que murió de muerte natural y a la que su marido amó hasta la muerte. No se habla apenas de cómo fueron los 13 años de gobierno de Cómodo tras la muerte de su padre. También se perciben algunos arcaísmos, como situar algunas escenas en un claustro medieval “románico”… que, habría que informar a los productores que no tiene nada que ver con el Imperio Romano.

Quizás la segunda temporada, dedicada a César está más ajustada a los hechos históricos, pero también aquí se produce una desviación: tanto el narrador (Sean Bean), como los especialistas entrevistados tienen una tendencia a resaltar el hecho de que César puso en dificultades a la República Romana y ellos, como norteamericanos y republicanos que son, deben poner este hecho en su pasivo, defendiendo las conquistas militares de César en las Galias (de hecho, lo mejor que se narra en la segunda temporada es el sitio de Alesia, muestra del genio militar de César, y que el episodio correspondiente narra acompañado de una precisa infografía). Sobre esta segunda temporada faltan algunos elementos que, desde el punto de vista narrativo, como el secuestro de que fue objeto cuando era joven por piratas cerca de Farmacusa: los piratas pidieron 20 talentos para el rescate y César, tras reírse, ofreció 50. Durante su cautiverio, les avisó de su negro futuro y al ser liberado, organizó una fuerza para capturarlos y, efectivamente, fueron crucificados y, como gesto de gracia, los degolló primero…).

La serie está montana en base a declaraciones de especialistas en historia de Roma (especialistas norteamericanos), en base a reconstrucciones históricas y tomando también algunas imágenes de grabados y ruinas, y en algún momento, recurriendo a fragmentos de películas y series filmadas previamente. No puede decirse que el resultado sea malo, incluso la duración de cada episodio es lo suficientemente amplia como para que se pueda reconstruir una fase de cada reinado pero lo suficientemente breve como para que no canse a un público que, sobre todo, busca entretenimiento.

La serie fue filmada, inicialmente, para el canal Historia y posteriormente, en la segunda temporada, Netflix compró los derechos y se encargó de producirla, siendo estrenada mundialmente en el streamming a finales de julio de 2018. En el momento actual se ignora si se filmará una tercera temporada y, en su caso, a qué estará dedicada.

Anuncios