FICHA

Título originalBad Banks
Título en España: Bad Banks
Temporadas: 1 (5 episodios)
Duración episodio: 70 minutos.
Año: 2018
Temática: Intriga
Subgénero: Financiera
Resumen: Una joven estructuradora de bolsa, es despedida del banco de inversión Crédit International y entra a trabajar para Gabriel Fender, el jefe de Deutsche Invest. La joven debe renunciar a su pareja para sumergirse en una bosque de conspiraciones en la que ella es un títere de su antigua jefa Christelle Leblanc e intenta sobrevivir
Actores: Paula Beer, Barry Atsma, Désirée Nosbusch, Albrecht Schuch, Mai Duong Kieu, Marc Limpach, Jeff Wilbusch, Germain Wagner, Tobias Moretti, Jörg Schüttauf, Jean-Marc Barr, Patrick Dewayne, Tobias Langhoff, Angus McGruther, Anja Antonowicz, Peter Becker, Marc Bonert, Cedric Comps, John Culliford, Megan Gay, Éric Gigout, Aymeric Harter, Sandy Honic, Oscar Hoppe, Hadi Khanjanpour, Hana Sofia Lopes, Michael Lucke, Sabine Rossbach, Thomas Schmuckert, Jördis Triebel, Jörg Westphal, Michael Baral, Livia Matthes, Canan Suvatlar, Alexander Yassin, Johanna Polley
Lo mejor: Realismo extremo en los personajes y en las situaciones.
Lo peor: Hay que estar familiarizado con los términos utilizados por las bancas de inversión en algunos momentos para entender qué está ocurriendo.
Lo más curioso
: Es la respuesta europea a Billions
¿Cómo verlo?: En SundanceTV, puede ser bajado mediante programas P2P y comprarse en DVD (en alemán). También puede verse en VO en youTube.

Puntuación: 8

PROMO

PROMO  

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (youTube, en alemán)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (SundanceTV)

WEB OFICIAL (ZDF, en alemán)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre BAD BANKS

He aquí la versión franco-alemana de la serie norteamericana Billions que va por su tercera temporada. Indudablemente, cuanto más próxima es una serie, da la sensación de que es más realista. En este caso, se cumple la previsión: lo que vamos a ver en Bad Banks, literalmente “bancos malos” o “bancos locos”, es algo que seguramente ocurre en la alta banca, especialmente a partir de la crisis financiera mundial de 2008, que llevó a fusiones bancarias y a quiebras, más o menos disimuladas mediante la aportación de fondos públicos. De no ser por esos fondos, hoy, ningún banco de los que existían antes de la crisis hubiera sobrevivido. Pero esta serie, además de hablarnos del modelo de banca de inversiones que se lleva en la actualidad, nos dice cómo son las gentes que la gestionan. Y solamente, para ver que estamos en manos de irresponsables, ya valdría la pena ver los seis episodios que componen este fresco de la banca moderna.

La serie es de matrícula alemana y luxemburguesa. Nos muestra a unos dirigentes del sistema financiero internacional que lo único que buscan es sobrevivir en el día a día y crearse una red propia de contactos que utilizar para poder circular en ese proceloso mundo en el que una puñalada trapera es tan normal como el abrazo y la sonrisa de aquel que está haciendo todo lo posible por eliminarte. Todo, claro está, para arrancar unos cuantos puntos más de comisiones y obtener mejores resultados que las entidades de la competencia. No se salva ni uno de los personajes que aparecen en esta serie: todos, antes o después, muestran lo que son: oportunistas sin escrúpulos, escaladores de la pirámide financiera, cocainómanos, puteros, vividores y, sobre todo, gentes tragadas por un sistema perverso del que se ven imposibles de salir y que combinan depresiones, crisis de ansiedad, con instantes de ocio desmadrado para facilitar la firma de una transacción o el cierre de una operación arriesgada.

La protagonista de esta historia es “Jana Liekam”, 25 años, estructuradora de productos bursátiles, que trabaja para el “Grupo Internacional Crédito Financiero”. No se lleva muy bien con su jefe, que, a su vez, es el hijo del Presidente y Director General de la firma, así que la despiden por haber llevado públicamente la contra a su jefe en una negociación. Sin embargo, antes de abandonar el local, irrumpe de manera intemperante en la oficina de su jefa directa, Christine Leblanc, que la da unos cuantos consejos, entre ellos, que cuente con ella para su “red” de contactos, en el interior de la cual podrán intercambiar favores. Es ella quien le facilita la entrada en el banco de la competencia el Deutsch Global Invest, dirigido por un banquero dinámico y agresivo, Gabriel Fenger. Poco después descubre que el banco tiene los balances falseados y que está al borde de la quiebra. Christine Leblanc está intentando que Fenger acepte la fusión entre ambas entidades. Tanto la protagonista como los miembros de su equipo de analistas de inversiones, decidirán trabajar por su propio interés, en medio de un clima cada vez más enrarecido y repleto de traiciones y operaciones fuera de la ley.

No hay escrúpulos en el mundo de la banca, por no haber, ni siquiera hay la garantía de que quienes la gestionan estén en sus cabales. Todos están poseídos por el demonio de la ambición, todos ellos han vendido sus vidas a las siglas para las que trabajan, han renunciado a su vida propia y se han convertido en pequeños engranajes de un sistema financiero mundial que, en cualquier momento, puede volver a hacer crack. Esta serie nos explica algunos de los motivos por los que este crack es inevitable a corto plazo.

En la actualidad se ha contratado una segunda temporada. La primera puede verse a través de SundanceTV y en las plataformas de streamming conectados a él. Se estrenó en julio de 2018 y, a pesar de no haber llamado la atención, es una de esas series imprescindibles. A ello contribuye tanto el buen hacer de todos los protagonistas, como el cuidado y ágil guión y las situaciones de tensión que continuamente se producen. A partir de ahora ya no tendremos muchos problemas en intuir lo que está pasando en los bandos de inversión: justo lo que nos muestra la serie Bad Banks. Los banksters no tienen remedio.

La actriz Paula Beer (protagonista) ahora mismo recordamos que la vimos por primera vez en la película Frantz dónde hizo una interpretación magistral. En ella se apoyaba toda la narración.  Frantz me hizo pensar en:  “el sonido de los tacos hablan de la fuerza de estar de pie en un mundo emocional devastado por la guerra”.

Anuncios