FICHA

Título original: Hand of God
Título en España: Hand of God
Temporadas: 2 (20 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2014-2017
Temática: Drama
Subgénero: Thriller religioso
Resumen: Un juez tiene una revelación religiosa a partir de la cual su comportamiento resulta excéntrico. Se une a una comunidad religiosa esperando que Dios despierte a su hijo que se encuentra en un coma profundo después de haber sido atacado por desconocidos. El juez encuentra en un preso común al instrumento de su venganza. El trasfondo de la historia es una promoción inmobiliaria en la que participa el Ayuntamiento y relevantes figuras de la sociedad.
Actores: Ron Perlman, Julian Morris, Garret Dillahunt, Emayatzy Corinealdi, Dana Delany, Andre Royo, Alona Tal, Jacob Vargas, Julian Acosta, Elaine Tan, Anthony Starke, Hunter Parrish, Tommy Day Carey, Elizabeth McLaughlin, Johnny Ferro, Nia Long, Jenny Wade, Edelyn Okano, Andra Petru, Mercy Malick, Chris Ellis, Carly Steel,Allison Paige, Ravi Kapoor, Angela Trimbur, Jon Tenney, Jimmy Ray Bennett,Bill Cobbs, Sandy Martin, Maximiliano Hernández, Emilio Rivera, Alanna Ubach, Ashlyn Pearce, Wes Chatham, Emily Arlook, Bob Rumnock, Hugh Dane
Lo mejor: La denuncia del movimiento de los “cristianos renacidos”
Lo peor: Que comportamientos aberrantes como el del protagonista han sido adoptados por una parte de la élite norteamericana, incluso a nivel federal.
Lo más curioso
: La serie solamente ha tenido dos temporadas dado que Amazon quería promover productos propios.
¿Cómo verlo?: En Amazon Prime Video. Puede bajarse en mediante programas P2P.

Puntuación: 8

PROMO (1ª Temporada, en inglés)

PROMO (2ª Temporada, VOSE)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre THE STAIRCASE

Parece que nos hayamos olvidado de que en las elecciones presidenciales norteamericanas de noviembre de 2000, George W. Bush se apoyó especialmente sobre un grupo social entonces pujante en los EEUU: los llamados “cristianos renacidos”, es decir, un movimiento poliédrico de “renovación evangélica” (sectas cristianas, vaya…) de gentes que estaban convencidas de que hablaban con Dios y de que Dios influía directamente en su vida cotidiana, incluso en los más pequeños actos. Hoy, el movimiento, sigue existiendo, si bien ha perdido parte del impulso originario y pertenece a eso que se ha dado en llamar “el tercer gran despertar espiritual” de los EEUU. Los dos anteriores, históricamente, han dado origen a sectas tan conocidas como Ciencias Cristiana, los mormones, los Testigos de Jehová, los pentecostales, etc. Pues bien, Hand of God es la primera serie –que recordemos- que está basado en este movimiento religioso y solamente por eso ya merecería ser vista.

La trama sitúa como protagonista a un juez que hasta ese momento había tenido un comportamiento racional y mesurado. Sin embargo, un buen día, la policía lo rescata, desnudo de una fuente urbana, en donde parece haber quedado en actitud extática. El juez “Pernell Harris” (John Perlman) ha tenido una experiencia religiosa de “renacimiento”, en una nueva comunidad religiosa, la Iglesia de la Mano de Dios, que da título a la serie. Es un hombre desesperado que, por una parte, busca venganza por el atentado que ha costado el que su hijo recibiera una bala en la cabeza y quedara en coma profundo, sin esperanzas de despertar, y, por otra, se aferrara a la esperanza inducida por esta secta religiosa, de que Dios puede revivir a su hijo. El primer impulso le lleva a buscar venganza de la mano de un presidiario que también ha experimentado esta experiencia de despertar religioso y que se encarga de asesinar a cuantos han participado en la conspiración para asesinar a su hijo. El segundo impulso le lleva a afiliarse a dicha comunidad religiosa y a proporcionarle fondos y medios abundantísimos para el ejercicio de su ministerio.

Vale la pena mencionar que esta temática, que es la central en la serie, viene acompañada por una en el interior de la cual está incluida. El juez, junto con otros promotores inmobiliarios y junto con el mismo alcalde y el “juez Pernell” están participando de un gran negocio inmobiliario que cambiará el rostro de un barrio de la ciudad. Y, por otra parte, el pastor de la iglesia evangélica y su compañera, tienen un pasado turbio que induce a la intranquilidad en sus superiores jerárquicos.

La serie nos muestra, por increíble que pueda parecer, los comportamientos y la vida cotidiana de las pequeñas iglesias que promueven el movimiento de los “cristianos renacidos”, vemos, despojada de todo su fanatismo religioso y de su lirismo, cómo estas iglesias manipulan a sus fieles, les inducen ideas excéntricas sobre la vida, la trascendencia y cómo consiguen que las neurosis y traumas de sus afiliados se conviertan en los mejores vehículos para hacerles creíbles la fantasía de que hablan con Dios y de que éste influye en su vida cotidiana.

El guión es, por tanto, original (ha sido creado por Ben Watkins) y el núcleo central de actores es particularmente competente y atractivo: de un lado el rostro exótico y brutal de Ron Perlman (el jefe de la banda de moteros de Sons of Anarchy) como “juez Pernell”, de otro, su esposa, papel interpretado por Dana Delany (veterana de innumerables series, la más popular de todas, Mujeres desesperadas), André Royo como alcalde (rostro “ni lo suficientemente negro, ni lo suficientemente latino”, que recibió el espaldarazo en The Wire), Garret Dillahunt (especializado en papeles patibularios: Las crónicas de Sarah Connor; o exóticos John From Cincinatti), etc.

Una muy buena serie de la que lamentamos que Amazon Prime Video –el streamming distribuidor- no tirase adelante una tercera temporada (alegó que había optado por quemar beneficios procedentes de otras actividades en series propias). Es particularmente recomendable para quienes quieren tener un fresco sobre la “espiritualidad” actual de los EEUU y una radiografía social sobre lo que es el movimiento de los “cristianos renacidos”. También para quienes quieren comprobar los percances causados por el fanatismo religioso. Y, finalmente, para los muchos admiradores que tienen cada uno de los protagonistas.

Anuncios