FICHA

Título original: The Hairy Bikers’ Asian Adventure
Título en España:  The Hairy Bikers’ Asian Adventure
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2014
Temática: Documental
Subgénero: Cocina
Resumen: Dos motoristas ingleses, maduros y peludos, recorren en sudeste asiático presentando y cocinando platos de las distintas cocinas de aquellas latitudes: Hong Kong, Bangkok, Tailandia, Japón y Korea.
Actores: documental presentado por Dave Myers, Simon King
Lo mejor: una aproximación a la auténtica comida asiática.
Lo peor: la inexistencia en el mercado occidental de muchos productos utilizados
Lo más curioso
: los dos presentadores han protagonizado otras muchas series sobre cocina en la BBC y la UKTV
¿Cómo verlo?: en Netflix, algunos episodios están, total o parcialmente subidos a youtube. También puede comprarse en Amazon el libro sobre estos desplazamientos.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)  

PROMO (publicidad libro, en inglés)

PROMO (fragmento en Vietnam, en inglés)  

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

VER SERIE (youtube)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

WEB OFICIAL (BBC)

Comprarlo en Amazon (libro)

 

Lo menos que puede decirse sobre THE HAIRY BICKERS’ ASIAN ADVENTURE

Desconocidos en España, los Hairy Bickers, liferalmente, “los motoristas peludos”, son un par de presentadores británicos, gamberros y desenfadados, especializados en programas de cocina y alimentación que han realizado reiteradamente series para la BBC y la UKTV. Se trata, en efecto de David Myers y Simon King. Ambos, cincuentones, tienen amplia experiencia en el medio televisivo y han trabajado, el primero en maquillaje y efectos especiales convencionales y el segundo en producción y localizaciones de numerosas series y largometrajes. Por algún motivo difícil de explicar, ambos aparecen con el tatuaje del Ché Guevara en sus brazos derechos. Hay que decir que forman pareja profesional, pero no sentimental…

Se trata de un par de presentadores gamberros y desenfadados que han realizado series sobre alimentación en los países mediterráneos, en EEUU, en Gran Bretaña, etcétera, que han permanecido inéditos para el público español que ahora los conoce a través de la serie traída por Netflix sobre cocinas asiáticas. Su última serie es The Hairy Bickers Diet, un programa para promover dietas de adelgazamiento. Ambos se conocen desde 1995.

A pesar de que su sentido del humor inglés, no siempre puede ser captado para el público español, lo cierto es que el programa tiene ribetes humorísticos y es, a la vez, un diario de viaje y una mezcla de cocina y alimentación que resultan bastante expontáneo y ameno. Tienen particular preferencia por mostrar la auténtica comida oriental en contraposición a lo que se vende en el Reino Unido como comida tradicional de los países que visitan.

Ellos mismos son aleccionados por cocineros locales y preparan delante de las cámaras algunos platos propios de la cocina vietnamita, tailandesa, coreana y china (si bien esta última se reduce a Hong-Kong). Suelen recorrer los mercados y mostrarnos los productos tradicionales de esas zonas que no siempre –y este es el principal problema para un programa de cocina que aspira a ser práctico- se encuentran en los supermercados occidentales (sin olvidar que en el Reino Unido existe un mercado más abundante de productos orientales).

En su conjunto el programa es entretenido e incluso aleccionados porque, efectivamente, el espectador aprende algunas de las técnicas de estas cocinas (en el segundo episodio dedicado a la cocina tailandesa vemos como el mortero es un elemento imprescindible y en los dos episodios dedicados al Japón aprenderemos mucho sobre cómo se corta el salmón y el atún para poder degustarlos crudos).

El programa será del agrado de quienes sigan documentales gastronómicos y, particularmente de los adictos a las cocinas orientales. A pesar de ser, como hemos dicho, presentadores desenfadados, tratan con máximo respeto a los entrevistados, siguen sus bromas y demuestran ser unos invitados que se esfuerzan por sintonizar con los países que visitan… lo que no suele ser una característica británica.

Anuncios