FICHA

Título original: Ainsi soient-ils
Título en España: The Churchmen
Temporadas: 3 (24 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2012-2015
Temática: Dramática
Subgénero: Seminario
Resumen: Cinco jóvenes procedentes de distintos horizontes sociales ingresan en el Seminario de los Capuchinos de París. Pronto se ven inmersos en un universo nuevo en el que existen luchas en el interior del seminario por su control y entre las autoridades religiosas de su diócesis y las de su orden. El seminario está dirigido por el padre Fromenger, de carácter liberal y que mantiene posiciones controvertidas.
Actores: Julien Bouanich, Jacques Bonnaffé, Jean-Luc Bideau, Thierry Gimenez, Samuel Jouy, Clément Manuel, Nicolas Beaucaire, Céline Cuignet, Clément Roussier, Gauthier Baillot, David Baïot, Yannick Renier, Guy Denize, Jacques Develay, Christophe Grégoire, Frans Boyer, David Chenaud, Michel Duchaussoy, Grégoire Oestermann, Franck Beckmann, Myriam Moszko, Noémie Lvovsky
Lo mejor: un guión que pone el énfasis en los problemas de la Iglesia moderna en el mundo actual.
Lo peor: presenta aspectos muy parciales de la Iglesia francesa olvidando que la parte más activa es la corriente tradicionalista.
Lo más curioso
: Para su rodaje ha contado con el apoyo de la Iglesia francesa que ha abiertos las puertas a algunos de sus monumentos para realizar la filmación.
¿Cómo verlo?: Emitido por Filmin. Puede comprarse en versión original en formato DVD

Puntuación: 7

PROMO (en francés)

PROMO (francés)  

PROMO (en inglés)

PROMO (varios documentales de Nietflix, en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Arte TV)

WEB OFICIAL (Filmin)

Comprarlo en Amazon (en francés)

Lo menos que puede decirse sobre  THE CHURCHMEN

La plataforma Filmin ofrece esta serie francesa que se emitió entre 2012 y 2015 y recibió una granizada de premios en su país natal. Las tres temporadas de la serie nos presentan una visión completa de la vida en el seminario de la Orden  de los Hermanos Menores Capuchinos en París, en pleno Barrio Latino, desde el momento en el que cinco jóvenes ingresan hasta el momento en el que terminan sus estudios. Es una serie “inspirada” en una orden religiosa tradicional realmente existente e incluso es probable que lo que nos muestra sean los episodios de uno de estos centros de formación. Lo que no quiere decir ni que sea procatólica, ni siquiera que después de verla deje un buen sabor de boca.

La serie nos muestra a cinco jóvenes salidos de cinco horizontes sociales completamente diferentes, incluida la prisión, que por distintos motivos, sienten la llamadade la fe y deciden pedir su ingreso en la Orden de los Capuchinos que en 2025 cumplirá sus 500 años de existencia. Pronto descubren que la vida en el seminario no es precisamente lo que ellos habían imaginado. De un lado se encuentran con las luchas intestinas en el interior del centro por su control y por su orientación; de otra parte, las luchas entre las autoridades religiosas representadas por “Monseñor Román”, presidente de la Conferencia Episcopal y las necesidades del propio seminario, cuyo director, el “padre Fromenger” es un antiguo polemista y rival del primero.

Lo que se nos está presentando, en definitiva, es la lucha entre la Iglesia real, representada por los seminaristas y por el director del centro, “el padre Fromenger”, y la Iglesia oficial, representada por “Monseñor Román”. Pero la Iglesia francesa es algo más que eso. También existe una corriente tradicionalista y unas publicaciones suficientemente difundidas entre la opinión pública como para tomarla en consideración. Sin embargo, en la serie aparece como marginal y anómala, tan solo se habla en algún momento de la Iglesia de San Nicolás de Chardonat, en pleno París, en donde se sigue realizando la misa tridentina… y, desde luego, puedo certificar que está más llena que cualquier otra iglesia parisina. Así pues, se trata de una visión sesgada e incompleta del panorama religioso francés en el que, la simpatía recae siempre sobre los sectores “progresistas” (presentados como más paternalistas, próximos y dialogantes).

Así pues, la serie que debería ser el testimonio de la vida en un seminario y una aproximación mediante la Orden de los Capuchinos, se convierte en un drama y, como máximo en la exposición de las contradicciones entre un mundo secularizado y el mensaje de una Iglesia que, por mucho que se esfuerce en realizar “aproximaciones sociales”, resulta cada vez más lejano.

La serie tiene una serie de elementos positivos que sugieren verla: en primer lugar las interpretaciones que resultan creíbles, sin estridencias y sin sobreactuaciones. Hasta el último de los seminaristas y el ambiente en el que se encierran destila realismo y convicción. La serie, además, cuenta con el factor favorable de que ha sido filmada en lugares monumentales: la sala hipóstila del Palacio de Jena, presentado como sede de la Conferencia Episcopal, los salones del Ayuntamiento de París, presentados como salones Vaticanos, el Hotel Libéral Bruant de París que pasa por ser la entrada del seminario, la abadía de Saint Maixent que aporta su claustro, convertido en el claustro del seminario, la Iglesia de Notre Dame de Cougnes cuya capilla se convierte en la del seminario… Así pues, desde el punto de vista visual, los lugares elegidos son escenarios perfectos y creíbles para que “Yann” el boy scout bretón, ingenuo y propenso a tocar la guitarra, “Emmanuel” el africano depresivo que estudia arqueología, “Guillaume”, con su madre inmadura y su hermana adolescente, “Raphael” hijo de un empresario adinerado, y “José”, expresidiario, pasen a ser seminaristas que, a lo largo de las tres temporadas, terminarán culminando sus estudios en el centro.

La serie de origen francés, por algún motivo, aparece en el catálogo de Filmin como “The Churchmen”, cuando en realidad hubiera sido mucho más fácil traducirla como “Así sean” que, a fin de cuentas, es su título original. Una serie, en cualquier caso, entretenida, con momentos brillantes y a la que el único reproche que se le puede hacer es que presenta algunos aspectos de la Iglesia moderna, pero no agota la totalidad de matices sobre esta institución bimilenaria.

Anuncios