FICHA

Título original: Explained
Título en España: En pocas palabras
Temporadas: 1 (20 episodios)
Duración episodio: 20 minutos.
Año: 2018
Temática: documentales
Subgénero: actualidad
Resumen: Serie de documentales rápidos sobre temas de actualidad: dietas que no funcionan, criptomonedad, pop koreano, monogamia, importancia de las investigaciones sobre ADN, la brecha racial, etc. Los documentales ofrecen una visión rápida sobre el tema que tratan y procuran aportar al espectador los elementos básicos para poder juzgar por sí mismo.
Actores: documentales con entrevistas y sin presentación
Lo mejor: la selección de los temas tratados.
Lo peor: el que, en la mayoría de los casos, el espectador se queda igual que antes de ver el documental.
Lo más curioso
: ha sido elaborado por Vox para Netflix como “nativo digital”
¿Cómo verlo?: Estrenado por Netflix el pasado 13 de junio, semanalmente va añadiendo episodios

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés, subtitulado en castellano)

PROMO (en inglés)  

PROMO (episodio sobre la monogamia, en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

Comprarlo en Amazon

 

Lo menos que puede decirse sobre EN POCAS PALABRAS

Esta serie se ha promocionado en los EEUU como la “primera elaborada para nativos digitales”. Hará falta definir, en primer lugar, qué implica este concepto. El término se acuñó en 2001 y fue ideado por Marc Prensky. Describe al grupo social que será dominante en el futuro: los que hayan nacido en la era de la informática. Hoy ya empiezan a ser mayoría. Los más mayores somos “inmigrantes digitales”: hemos nacido en la era pre-informática y hemos debido adaptarnos, cambiar la máquina de escribir de teclas por el ordenador, leer los digitales en lugar de la prensa convencional, utilizar el email en lugar del sobre y el sello. Los que vienen después, no habrán conocido nada de lo que se nutrió nuestra juventud y los años de la primera madurez. Esto implicará cambios en los hábitos, culturales y sociales, no solamente generacionales. Los niños, a poco de nacer, ya empezarán a utilizar ingenios informáticos y, a partir de ahí, nada en su desarrollo será como el de sus mayores que no pasarán de ser “inmigrantes digitales”. Pues bien, esta serie, En pocas palabras, se ha elaborado para los que ya son “nativos digitales”.

No puede, por tanto, reprocharse al grupo Vox, productora de documentales, el que buena parte de este producto elaborado para Netflix (que en España ya cuenta con millón y medio de abonados y con más de cien en todo el mundo) no sea comprensible para los “inmigrantes digitales”. De hecho, creo que la diferenciación establecida por Prensky no tiene aplicación en el medio televisivo. Efectivamente, temas como el fracaso de las dietas o las criptomonedas, pueden interesar tanto a “nativos” como “inmigrantes”, pero dudamos de que unos y otros hayan podido extraer buenas conclusiones después de ver los episodios de esta serie relativos a estos temas. No digamos, otros como el K-Pop, el pop coreano que en España dista mucho de haber penetrado. En realidad, aunque el “nativo” y el “inmigrante digital” hayan nacido en períodos diferentes, los dos convergen en los mismos puntos y, a fin de cuentas, un documental es comprensible o no lo es.

Quizás sea que una de las características de los “nativos digitales” (especialmente norteamericanos, hacia los que va elaborado el documental, no en vano los usuarios de Netflix son mayoritariamente norteamericanos) sea la superficialidad: el ir de enterados. La otra característica es que exigen velocidad y rapidez en la exposición. El resultado final es que después de 20 minutos de escuchar datos sobre dietas, el espectador, “nativo” o “inmigrante” lo único con lo que se queda es que no suelen funcionar para la mayoría, sobre las criptomonedas apenas queda la sensación de que algunos se han enriquecido pero y que sirven para comprar productos ilegales en la “Internet oscura”, la visión sobre el ADN de diseño es cualquiera cosa menos científica, ni siquiera aproximativa y sobre la “brecha racial”, los tópicos manejados impiden ver nada con claridad. Dudamos incluso que en 20 esos 20 minutos se aporten suficientes elementos como para poder “ir de enterado” sobre alguna materia.

No es, desde luego, el mejor documental que ofrece Netflix, aunque si aborda algunos temas de actualidad. Quizás el error consiste en haber tomado en vano el concepto de documental: el documental debe ofrecer elementos suficientes de información como para que el espectador pueda forjarse una opinión. No basta con seleccionar un tema y aportar cortes de entrevistas de personas que parecen entender sobre el asunto, sino en ordenar la información, presentarla de manera didáctica y, como es de rigor en un medio en el que el tiempo vale oro, sintética. El que se presentes o no conclusiones dependerá del modelo de documental, pero la intención de que el espectador disponga de los elementos básicos para juzgar la materia tratada, si forma parte del denominador común que debería estar presente en todos los documentales y que, no siempre, lamentablemente, está. En este caso, podemos decir que se encuentra en grandísima medida, ausente, por mucho que la coartada sea que va dirigido a “nativos digitales”. A veces tratar un tema “en pocas palabras” es, casi, como no tratarlo.

Anuncios