FICHA

Título original
Título en España:
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2018
Temática: drama
Subgénero: familiar
Resumen: El fundador de la dinastía Redstone es un multimillonario propietario de una de las compañías de comunicaciones más importantes del mundo. Es mayor y sufre un ataque que lo inmoviliza. Ninguno de sus hijos está completamente preparado para asumir la dirección de la empresa, especialmente cuando se enteran de que esta no está tan saneada como parece, sino que tiene un pasivo de 8.000 millones de dólares.
Actores: Kelly P. Williams, Katie Lee Hill, Peggy J. Scott, Christine Spang, Zack Robidas, Mei C Li, Holly Kreh, Hiam Abbass, Edan Alexander, David Anzuelo, Ellie Ash, Swayam Bhatia, Mary Birdsong, Nicholas Braun, Christopher Convery, Brian Cox, Kieran Culkin, Justin Cunningham, Peter Friedman, Natalie Gold, Aliya Golding, Marcos A. González, Molly Griggs, Greg Harvey, Marcus Ho, Noelle Hogan, Darius Homayoun, Sean Kilkenny, Michael T. King, Raymond J. Lee, Matthew Macfadyen, Aly Mang, Jared Martinez, Nikki Massoud, Quentin Morales, Scott Nicholson, Paul A Nielsen, Andreas Pliatsikas, Ray Rosario, Alan Ruck,Parker Sawyers, Jon Norman Schneider, Robert Shulman, Michael Slusher, Sarah Snook, Jeremy Strong, Julian Wheeler, Rob Yang, Chris Banks
Lo mejor: con toques de humor negro.
Lo peor: algo monótona y aburrido.
Lo más curioso: se estrenó mundialmente el 27 de abril de 2018 y ha llegado en junio del mismo año a España
¿Cómo verlo?: La serie puede verse a través de HBO y bajarse mediante programas P2P

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (HBO – España)

VER SERIE (HBO – EEUU)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (HBO – EEUU)

WEB OFICIAL (HBO – EEUU)

Comprarlo en Amazon

 

Lo menos que puede decirse sobre SUCCESSION

Hacía tiempo que las distintas plataformas y canales televisivos no nos regalaban un drama familiar. Succession no es una nueva Dinastía, o algo similar a Falcon Crest, o un remake de Dallas, en realidad, culebrones a la norteamericana, pero sí su estructura es la misma: familia pudiente que no está muy unida que digamos y en cuyo interior las peleas a navajazos solamente remiten ante amenazadas exteriores. En este sentido, Succession no es una serie original, pero sí entretenida.

Todas estas series parecen decirnos: “mirad: incluso las familias de multimillonarios tienen problemas insuperables, así que no os preocupéis con vuestra suerte y conformaros con lo que tenéis”. Tal es el leit-motiv que subyace en el fondo de la trama: a todo el mundo le gustaría disponer de varias VISAS-platinum sin límite, vehículos con chófer, mansiones repartidas por todo el mundo y yate en el embarcadero, pero… a nedie le gustaría sufrir las crisis, las rivalidades y los odios sarracenos interiores de todos estos clanes. Por tanto… sabemos lo que vamos a ver. La cuestión es si Succession está mejor o peor dirigida e interpretada y si es un producto aceptable o una serie olvidable que ni siquiera vale la pena invertir una hora semanal en su visionado.

La serie nos muestra a la familia Roy compuesta por el patriarca y sus cuatro hijos. El fundador de la saga, Logan, es un anciano todavía enérgico que sigue al frente del holding empresarial del sector de la comunicación. Sabe que le quedan pocos años de vida así que está buscando cuál de sus cuatro hijos puede sustituirle: no termina de encontrar heredero para los negocios. El mayor carece de fuerza de voluntad, preparación suficiente, energía y, para colmo, ha sufrido distintas toxicomanías y permanecido tiempo en sanatorios de desintoxicación. El otro hijo tiene aún menos experiencia. La hija está desinteresada y el último tiene ideas excéntricas. Después de afirmar que seguirá cinco años más, cae en coma y ni los médicos pueden establecer si volverá a estar consciente y con capacidad para dirigir el holding. A partir de entonces se desatan las luchas por quién se coloca al frente de la empresa. Todo esto se complica porque, cuando han decidido quién se encargará, la secretaria de su padre, les comunica que el grupo empresarial está en muy mala situación económica al tener un endeudamiento de 8.000 millones de dólares…

La serie explora a cada uno de los miembros de la familia: su psicología, sus circunstancias, sus tendencias y sus capacidades. Y lo hace con toques de humor negro y destellos de genialidad, pero dista mucho de ofrecernos un panorama riguroso de una de esas sagas familiares que, habitualmente, ya están desentendidas de la gestión directa del patrimonio y la encargan a técnicos eficientes, despiadados y diestros en ofrecer trimestralmente suculentos dividendos. Esto hace que el guión sea cuestionable y la serie, aun siendo entretenida, carezca de verosimilitud. En algunos momentos, la serie resulta aburrida y en otros ingeniosa, pero nunca realista.

No es un culebrón al estilo de las sagas que hemos mencionado al principio, pero sí una historia familiar. Si en lugar de una multinacional de comunicaciones, la trama se hubiera desarrollado en torno a una pescadería del mercado, quizás habría ganado en credibilidad. La serie puede gustar a los aficionados a las tramas familiares y a los líos empresariales. Sobre las interpretaciones hay de todo, mejores y peores y no será ese terreno en el que la serie destaque como tampoco en fotografía. Obviamente, Brian Cox como patriarca de los “Roy”, destaca con luz propia.

Anuncios