FICHA

Título originalSuits
Título en España: Suits
Temporadas: 7 (108 episodios)
Duración episodio: 40 minutos.
Año: 2011-2017
Temática: Drama
Subgénero: Judicial
Resumen: El protagonista es un tipo brillante que desde muy pequeño ha querido ser abogado pero que siempre se ha enfrentado a algún problema que le ha impedido cursar estudios de derecho. Sin embargo, tiene memoria eidética, una casualidad le lleva a uno de los bufetes más importantes que están intentando contratar a un nuevo abogado. Su jefe tiene una visión particular del derecho y la serie discurre entre ambos polos.
Actores: Patrick J. Adams, Gabriel Macht, Meghan Markle, Gina Torres, Rick Hoffman, Max Topplin, Sarah Rafferty, Vanessa Ray, David Costabile, Tom Lipinski,Tricia Helfer, D.B. Woodside, Rebecca Schull, Abigail Spencer, Jacinda Barrett, Eric Roberts, Brandon Firla, Jenny Mollen, Amanda Crew, Lindsey Kraft, Elizabeth Wood, Alyssa Veniece, Jeananne Goossen, Gary Cole, Leeah Wong, Rachael Harris, Melanie Papalia, Christina Cole, Gina Holden.
Lo mejor: intentar crear una serie “de abogados” diferente a cualquier otra del mismo ramo.
Lo peor: los protagonistas típicamente yankis resultan fatuos e infantiles .
Lo más curioso
: la serie empezó con casi 5.000.000 de espectadores en EEUU y, después de un descenso gradual, temporada a temporada, se quedó con apenas un millón..
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Movistar en el canal Series y por Netflix. Puede bajarse mediante programas P2P y comprarse en DVD.

Puntuación: 6

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

VER SERIE (Movistar+ Series)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL (Movistar+ Series)

WEB OFICIAL (USAnetword, en inglés)

Comprarlo en Amazon

 

Lo menos que puede decirse sobre SUITS

Las series de abogados se estrenaron con Perry Mason y, desde los años 50 han ido reapareciendo una y otra vez. En seriestvinfo tenemos censadas una veintena (y aun falta otra veintena más por clasificar. Véanlas en este enlace. Así pues, parece difícil concebir una nueva “serie de abogados” y que parezca diferente a todas las demás anteriores. Fue lo que intentaron los creadores de Ally McBeal y consiguieron en las primeras temporadas antes de caer en el seguimiento de una bogada neurótica, mucho más sobrias son The Night of o Better Call Saul y original también es Cómo defender a un asesino. Con Suits volvemos a una serie que intenta buscar un perfil nuevo de la temática pero que descarrila desde el primer episodio hasta convertirse en lo que podríamos considerar como una de las series más ambiciosas y menos logradas en su género.

La serie nos muestra a un joven de inteligencia extrema y dotado de una memoria eidética (fotográfica) cuyo sueño, casi desde la cuna, ha sido convertirse en abogado. Sin embargo, por distintas circunstancias nunca lo ha logrado e incluso ha sido expulsado de la Facultad de Derecho. Se gana la vida presentándose a los exámenes contratado por otros alumnos que no se ven en condiciones de superar las pruebas. Es descubierto en esta actividad y denunciado a la policía que lo persigue hasta un bufete de abogados en el que están buscando un nuevo socio. Ara evitar ser detenido entrar en el bufete y es entrevista por el abogado encargado de contratarlo. Se trata de un típico abogado neoyorkino que no tiene el menor escrúpulo en saltarse las reglas para lograr resultados. Ambos simpatizan y el joven es contratado e integrado en el bufete. A partir de aquí se iniciarán los casos en los que ambos deberán intervenir: el primer con su prodigiosa memoria y sus dotes para “buscarse la vida” y el segundo con su agresividad y falta de escrúpulos.

Tales son los presupuestos de partida de una serie que ni siquiera en sus primeros episodios es asumible por los amantes de la calidad. El guión nos muestra a dos panolis preocupados por su físico y por el traje, es decir, por todo lo que es look, en medio de un bufete de abogados cortados con el mismo patrón. Los protagonistas, a pesar de su aparente frivolidad, infantilismo insoportable y fatuidad, terminan actuando como si se tratara de Robin Hoods del derecho.

A partir de la segunda temporada los personajes principales pierden los atributos que les había otorgado la primera temporada. Se convierten en erráticos y aumentan su infantilismo. A medida que avanza la serie, el “drama judicial” va siendo sustituido por líos de todo tipo en el interior del bufete. Si a eso unimos el que los secundarios resultan más atractivos que los protagonistas y que, en buena medida, la serie se sostiene sobre ellos, no puede extrañar que la serie fuera decayendo después de unos índices de audiencia aceptables en la primera temporada y que terminara prácticamente huérfana de espectadores. Éstos, en efecto, se fueron cansando progresivamente de una serie palomitera por excelencia.

Si es usted habitual de las series de abogados, sepa que tiene por delante 75 horas de Suits que consumir. Excesivo, pero si el género es de su gusto, ya sabe, sarna con gusto no pica. A aquellos espectadores a los que este género no les diga absolutamente nada, harán bien en abstenerse salvo que quieran conocer a personajes típicamente neoyorkinos que están detrás de cada habitáculo del skyline. Al final, lo único que uno termina crey éndose de esta serie es que haya personajes infantiloides y obsesionados por el look que terminen triunfando en Manhattan Sur.

Anuncios