FICHA

Título original: Les hommes de l’ombre
Título en España: En la sombra
Temporadas: 3 (18 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2014-8
Temática: Thriller
Subgénero: Policíaco
Resumen: El asesinato del Presidente de la República genera una carrera por la presidencia en la que participa el asesor de imagen del fallecido que opta por la candidatura más contraria al primer ministro a quien quiere destruir. La serie tiene tres temporadas en las que se muestra lo que precede a la llegada al poder, el ejercicio del poder y luego, la oposición
Actores: Bruno Wolkowitch, Grégory Fitoussi, Philippe Magnan, Yves Pignot,Marianne Fabbro, Nicolas Marié, Nathalie Baye, Carole Bouquet, Aure Atika,Valérie Karsenti, Clémentine Poidatz, Philippe Hérisson, Olivier Rabourdin,Emmanuelle Bach, Abdelhafid Metalsi, Stéphanie Crayencour, Mathieu Barbet,Jérémy Bardeau.
Lo mejor: la ambición de trasladar a la pantalla, las intrigas de los períodos electorales.
Lo peor: muy simple en su concepción, el argumento y los diálogos deberían haber estado más trabajados
Lo más curioso
: La serie inició sus emisiones en enero de 2012 y el último episodio se emitió en noviembre de 2016.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por el SundanceTV, entre otras plataformas, en Movistar+. Puede bajarse mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)  

PROMO (en francés)

PROMO (en francés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (SundanceTV, en castellano)

WEB OFICIAL (FranceTV, en francés)

Comprarlo en Amazon (en francés)

 

Lo menos que puede decirse sobre EN LA SOMBRA

Serie de política ficción ambientada en Francia que va por la tercera temporada y las 18 entregas a pesar de que ha ido perdiendo audiencia desde los primeros momentos. Ahora llega a España de la mano de Movistar+ y en el canal SundanceTV. Es uno de esos productos que se van apagando poco a poco y que, tras un inicio particularmente, tenso, inició el declive. De hecho, debería haberse detenido tras concluir la primera temporada en lugar de extenderla a otra dos adicionales.

El presidente de la República Francesa, cargo equivalente al Rey de España, sólo que allí con mando efectivo sobre la política, visita a una fábrica que se va a cerrar. A pesar de estar custodiado, logra aproximarse a él, alguien de aspecto magrebí que lleva un detonador y está cargado de explosivos. Consigue hacer estallar la carga y asesinar al presidente. A partir de ese momento se inicia una carrera para ver quién será su sucesor en las elecciones que se convocarán inmediatamente. Un asesor de imagen del presidente fallecido, que tiene cuentas pendientes con el primer ministro, un tipo displicente y odioso, estará dispuesto a apoyar a cualquier otro candidato que consiga acabar por él. Sin embargo, cuando aún no se ha iniciado la campaña electoral, el asesor se entera de que el atentado no ha sido yihadista, sino causado por un trabajador de origen magrebí nacido en Francia en protesta por haberse quedado sin trabajo. El primer ministro, que conoce la verdad, se niega a hacerla pública. Por su parte, la candidata a la que apoya el asesor, se desvela que había sido amante del presidente de la República fallecido…

Tales son las premisas con las que se inicia esta serie. Se va a hablar de “alta política”, pero los argumentos, las situaciones y las conversaciones son algo pedestres y recuerdan más bien las luchas al desencadenarse procesos electorales municipales en poblaciones de menos de 1.000 habitantes… Sin embargo, hay que reconocer que la serie tiene, especialmente en su primera temporada, interesante y llevadera. Algo aprenderemos sobre los entresijos de la política francesa en períodos electorales.

La serie denota la crisis que vive el Estado francés y la falta de confianza en sí misma que afecta a toda la sociedad francesa. Se diría que los franceses han dejado de creer en las bondades de su sistema electoral y retienen solamente lo sórdido de esos procesos. Llama la atención también que se intente quitar hierro al yihadismo, como si este no hubiera causado 130 muertos en la sala Bataclan, en 2015. Pero, ya se sabe que esto no puede extrañar a la vista del rumbo políticamente correcto de la policía del vecino país.

Los actores cumplen con sus roles, con dignidad y entrega. Algunas de las tomas están realizados en palacios y ministerios (l’hôtel du Chatelet sede del ministerio de trabajo, presentado como el Matignon, sede de la jefatura del gobierno, o la sala del ayuntamiento de Gagny que se presente como el Elíseo). A lo largo de las tres temporadas, se ha querido presentar el “ciclo del poder”: antes de ocupar el poder, en el poder y después de ejercerlo. En realidad, la más interesante es la primera. Inevitable recordar Borgen que discurre por el mismo sendero (si bien, está presente en la serie danesa un segundo acceso al poder…).

Serie para realizar una aproximación a la política francesa. Especialmente interesante la primera temporada, para iniciar luego un declive. No es ni un House of Cards a la francesa, ni un Borgen: es Francia, con su crisis y su corrección política y sus pequeñas miserias.

Anuncios