FICHA

Título originalSafe
Título en España: Safe
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Crimen
Resumen: Un médico cirujano recién enviudado busca frenéticamente a su hija que ha desaparecido después de una fiesta salvaje en casa de unos amigos. En el curso de esta fiesta ha fallecido un joven que es el novio de la chica. Se cree que ambos hechos están relacionados. Junto a él participa en la búsqueda un amigo suyo de las Fuerzas Armadas y una policía con la que está relacionado emocionalmente.
Actores: Michael C. Hall, Amanda Abbington, Hannah Arterton, Louis Greatorex, Raj Paul, Chook Sibtain, Hero Fiennes-Tiffin, Freddie Thorp, Tyler Conti, Katy Carmichael, Darren Kemp, Joshua Akehurst, Paddy C. Courtney, Oli Meredith, Joshua Riley, Isabelle Allen, Audrey Fleurot, Imogen Gurney, Amy James-Kelly, Nigel Lindsay, Laila Rouass, Emmett J Scanlan, Marc Warren, Hannah Maddox, Joseph Palmer.
Lo mejor: Las interpretaciones de Michael C. Hall y de Amanda Abbington.
Lo peor: La historia puede parecer algo retorcida y cuesta ver la luz
Lo más curioso
: La serie se estrenó universalmente el 10 de mayo de 2018 a través de Netflix, salvo en Francia que se pasó en el Canal8.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Netflix.

Puntuación: 7,5

PROMO (en castellano, Netflix)

PROMO (en inglés)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en francés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL (C(, en francés)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre SAFE

El 10 de mayo de 2018 Netflix estrenó lo que parece es su serie más “fuerte” para este mes: Safe. La serie tiene como principal atractivo la presencia protagonista del actor Michael C. Hall que anteriormente ha protagonizado dos series de gran éxito: Dexter y A dos metros bajo tierra. Por si esto no fuera poco, vemos también en acción a Amanda Abbington, una secundaria que colaboró en que series como Mister Selfridge o Sherlock, fueran redondas. El resto del casting es igualmente atrayente con Marc Warren (Snatch, Jonathan Strange & Mr Norrell, etc), Audrey Fleurot, e incluso algunos de los rostros jóvenes son reconocibles por su presencia en series inglesas de tercera división. Pero lo más interesante de esta serie no son su cuadro de actores, sino su temática.

“Tom Delaney” (Michael C. Hall) es un cirujano que ha enviudado recientemente. Está a cargo de dos hijas adolescentes, una de las cuales le culpa de haber estado con otra mujer el día que murió su madre. La chica acude a una fiesta salvaje celebrada en un chalet vecino donde se encuentra con su novio. Éste aparece muerto al cabo de unos días, tras estar desaparecido y de ella no se sabe nada desde el momento en el que abandonó la fiesta. “Delaney” se dedica frenéticamente a buscar a su hija apoyado por una policía con la que tiene una relación sentimental y un amigo con el que sirvió en las Fuerzas Armadas. A medida que avanza la búsqueda, van apareciendo nuevos elementos, cada vez más perturbadores hasta el último episodio en el que se resuelve toda la trama con una coherencia de hierro.

Es de agradecer que, entre los elementos y recursos dramáticos, aparezca algún guiño humorístico propio de comedia negra. La serie no se hace en ningún momento pesada pero sí resulta angustiosa en varios tramos: una angustia que es buscada y querida por el creador de la trama, Harlan Coben, escritor norteamericano que antes ha sido el autor de series tan notables como Última oportunidad, o The Five, con la que esta serie tiene algunos paralelismos (retorno al pasado, generación de efectos en el presente que son causa de sucesos del pasado). Coben ha demostrado suficientemente su capacidad para generar tensión y angustia en el espectador.

Los ocho episodios de 45 minutos tienen una alta capacidad de enganche: en todo momento nos estamos preguntando si la chica desaparecida está con vida o no y porqué se ha producido la desaparición. En estos casos, cuando a lo largo de ocho episodios, la trama se va complicando más y más, el riesgo es que se llegue al final y queden cabos sueltos. Aquí no está presente esta deficiencia que suele arruinar a las series policíacas españolas (desde Mar de plástico hasta Bajo sospecha): el final es coherente y da sentido a toda la trama.

La serie ha sido producida por Netflix y es de factura británica, a pesar de que aparecen actores norteamericanos. De hecho, el Telegraph la ha definido como “una aproximación americana al thriller criminal británico”. Hay algo de eso, desde luego. Lo mejor que puede decirse de ella es que se trata de una serie que sin ser innovadora, rompedora o espectacular, es, sin embargo, entretenida, coherente, agradable de ver y logra el efecto deseado por el creador.

Obviamente, su visionado será un festival para quienes admiraron a Hall en sus memorables intervenciones anteriores. Además de encarnar a un siniestro y sombrío psicópata o a un probo gestor de funeraria, sabemos que también puede asumir un papel dramático y aparecer como el padre de familia más atribulado. Gustará a los amantes de series británicas y a los consumidores de misterios. Finalmente, por su duración, número de episodios y conclusión, será un producto adecuado para los que huyen de series interminables. Recomendable, en cualquier caso para un público amplio.

Anuncios