FICHA

Título originalBobby Kennedy for President
Título en España: Bobby Kennedy for Presidente
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2018
Temática: Documental
Subgénero: Historia
Resumen: Semblanza de Robert Kennedy, hermano del presidente Kennedy y, a su vez, víctima de un atentado en plena campaña para las elecciones presidenciales de 1968.
Actores: Documental realizado con entrevistas a personajes reales.
Lo mejor: Una muy buena selección de fragmentos de documentales políticos y personales sobre Robert Kennedy.
Lo peor: la serie es demasiado favorable al biografiado y carece de elementos críticos
Lo más curioso
: La serie alude en el primer episodio al asesinado de su hermano JFK y en el último a la tragedia que costó la carrera política a su otro hermano, Ted Kennedy.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Netflix.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (presentación serie, en inflés)  

PROMO (en inglés)

PROMO  

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL  

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

 

Lo menos que puede decirse sobre BOB KENNEDY FOR PRESIDENT

Bob no fue más que otro capítulo de la “maldición de los Kennedy”. Fue la prolongación de su hermano John, su sombra y, más tarde, cuando abordó la campaña electoral para las elecciones presidenciales de 1968, la reproducción del estilo y de los temas de su hermano mayor. Fue también, aunque mucho más dramático, el preludio del fracaso de la carrera presidencial de su hermano Ted que quedó varada en el puente de Chappaquiddick donde murió su secretaria, Mary Jo Kopechne.  Realmente nunca sabremos lo que hubiera dado de sí Bob de haber llegado a la presidencia. De hecho, no sabemos casi nada sobre él, ni sobre su pensamiento político, ni siquiera sobre si su muerte fue una conspiración o la habitual acción del “loco solitario”. Esta serie, a decir verdad, no nos aclara gran cosa.

Bob Kennedy for President, es un documental en cuatro entregas en la que se tiene la pretensi´no de abordar todos los aspectos en la vida de este malogrado político norteamericano. Lamentablemente, el documental se ha hecho con una intención encomiástica que resta toda intención crítica y se queda como mero elemento hagiográfico y, por tanto, con poco valor histórico. Ahora bien, el documental tiene elementos interesantes que hacen que recomendemos su visionado, especialmente para entender cómo eran y qué ocurría en los EEUU de los años 60.

El país que había iniciado la marcha hacia su “nueva frontera” durante el mandato de JFK, no era precisamente un paraíso. La integración racial era solamente una intención, las luchas étnicas eran más fuertes que en ninguna otra época desde la guerra civil, las desgraciadas intervenciones acometidas por JFK en política exterior (especialmente en Cuba y Vietnam) se habían cerrado con saldos ampliamente negativos y sectores laborales (como el de los trabajadores agrícolas, ya por entonces, mayoritariamente hispanos) cobraban salarios de miseria. Olvidando que buena parte de estas desgracias habían sido el resultado de las políticas emprendidas durante el tiempo en que su hermano JFK ocupó la presidencia y de la gestión del que había sido su vicepresidente, Lyndon B. Johnson, Bob Kennedy se lanzó a la carrera presidencial aprovechan el remanente de la popularidad de su hermano mayor muerto, el hecho de que había sido fiscal general de los EEUU y congresista por Nueva York y que disponía de una fortuna familiar suficiente para pagarle cualquier capricho que pudiera tener, incluso el que más gracia hacía a su padre, que otro de sus hijos obtuviera la presidencia de los EEUU.

A lo largo de las entrevistas vemos que Bob Kennedy tenía apenas unos rudimentos doctrinales: algo de integración racial, bastante populismo y pocos más. El resto era una simple explotación de su apellido y de los recursos familiares. No es lo que se dice en las cuatro partes del documental, pero si lo que queda involuntariamente claro, especialmente para los que estén atentos a las motivaciones políticas de Bob Kennedy para proseguir la carrera política.

En la primera parte del documental se alude a la vida familiar de los Kennedy y al tiempo en el que JFK hizo campaña para las presidenciales. Se pasa de soslayo prácticamente, el hecho de que Bob trabajó con el senador MacCarthy en el Comité de Actividades Antiamericanas que desencadenó la “caza de brujas” de los años 50. En la segunda parte, asesinado ya JFK, se para revista a la campaña realizada por Bob para alcanzar el asiendo de congresista por Nueva York y su compromiso para luchar por los “derechos civiles” y para oponerse a la guerra del Vietnam (iniciada por su hermano). La tercera parte nos lo muestra embarcado en las elecciones presidenciales y termina con su asesinato. La última entrega baraja las distintas teorías de la conspiración y la personalidad de su asesino, Sirham Bishara Sirham.

En su conjunto, las cuatro partes constituyen un elogio hagiográfico más que una biografía crítica. Se intenta que el mito de los Kennedy siga vivo. Lamentablemente, no termina con unas conclusiones sólidas ni nos hacemos tampoco una idea exacta de lo que supusieron los Kennedy para la política norteamericana de los 60, más allá de la versión oficial dada por los partidarios del a familia.

Lo mejor del documental son los fragmentos de filmaciones privadas y públicas en las que aparece Bob Kennedy. Se trata de un material histórico inapreciable que un futuro documental mucho más equitativo tendrá a su alcance para poner los puntos sobre las ies. Documental que gustará especialmente a los partidarios de la familia Kennedy y de las “versiones oficiales” y disgustará a quienes busquen objetividad y rigor.

Anuncios