FICHA

Título originalTrump, an american dream
Título en España: Trump, an American Dream
Temporadas: 1 (4 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2017
Temática: Documental
Subgénero: Política
Resumen: Hace cuarenta años, Donald Trump era hijo de un conocido constructor neoyorkino. Poco después, él inició su carrera queriendo superar a su padre. Desde entonces ha invertido en casinos, ha estado al borde de la quiebra, ha protagonizado escándalos sentimentales y, finalmente, su ego y su confianza en sí mismo, le han llevado a la presidencia de los EEUU.
Actores: Documental con entrevistas a personajes reales.
Lo mejor: Un alto grado de objetividad.
Lo peor: Imaginen a “Paco el Pocero” siendo presidente de gobierno en España. Pues eso es Trump.
Lo más curioso
: La serie ha sido dirigida por Barnaby Peel, Daniel Bogado y Natasha Zinni que han recogido testimonios de amigos y enemigos de Trump.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Netflix. Está en youtube en versión original.

Puntuación: 7

PROMO (Netflix, subtitulada en castellano)

PROMO (en español latino)  

PROMO (subtitulado en alemán)

PROMO (subtitulado en francés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

VER SERIE (youTube)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL  

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre TRUMP, AN AMERICAN DREAM

Cuando se convocaron las elecciones presidenciales norteamericanas en 2016, buena parte del electorado era consciente de que las cosas no podían seguir como hasta entonces: los EEUU no iban bien, los ocho años del “primer presidente negro” se habían saldado con una crisis económica de dimensiones mundiales que debieron de pagar los sectores más desfavorecidos… justo aquellos a los que Obama les había prometido mayores beneficios. Ahora, el papel de Obama estaba representado por Hillary Clinton, que tras su aparente “progresismo” no auguraba nada bueno, especialmente en sus declaraciones sobre política internacional: el complejo militar-industrial necesitaba una guerra y la beligerancia de la Clinton atemorizó al electorado. Ella era, como Obama, como los Bush, como su marido, partes del “stablishment”. Así que el electorado optó por decantarse hacia un “self made man”: ñlos que habían votado ocho años antes por Barak Obama, lo hicieron ahora por  su antítesis absoluta, Donald Trump.

Este documental en cuatro partes nos muestra quién es el actual presidente de los EEUU y cómo ha llegado a ser lo que es. Lo hace sin estridencias (estamos lejos de los documentales a lo Michael Moore en donde todo lo que no es “progresista” queda denigrado hasta lo irreconocible) y sin subjetividades. Los creadores procuran, en todo momento, mantener altos niveles de objetividad: las entrevistas dispersas a lo largo de las cuatro entregas, han sido seleccionados por la importancia que tuvieron en cada momento, unas a favor de Trump y otros en contra. Así pues, el elogio que puede hacerse de este producto es que se trata de una aproximación equilibrado a la personalidad del actual presidente.

El problema es que para ocupar la presidencia de los EEUU (incluso para dedicarse a la política, en general, en las actuales circunstancias) hace falta tener ciertas características personales que no son las más habituales. Trump las tiene todas: no se dice explícitamente, pero se sugiere algunos rasgos propios del psicópata integrado (encanto superficial, falta de escrúpulos, extraordinaria capacidad para mentir, indiferencia ante los perjuicios causados a otros… características que, por lo demás, pueden encontrarse en la mayoría de políticos que han llegado a los puestos más altos. Lo que hace de Trump diferente a cualquier otro es que, desde muy joven manifestó una extraordinaria capacidad para creer en sí mismo. Podía hacerlo porque tenía el paraguas protector de su padre Fred Trump, millonario gracias al ladrillo al que su hijo siempre ha tratado de imitar y superar. Lo ha conseguido.

El documental está dividido en cuatro partes: en la primera se nos muestran los orígenes del personaje, sus circunstancias familiares y sus primeros pasos en el mundo de los ladrilleros neoyorkinos; en la segunda se nos muestra cómo subió un peldaño introduciéndose, contra el consejo de su padre, en el mundo de los casinos, de los que, finalmente salió malparado; en el tercer episodio se nos narra la vida sentimental de Donald Trump y el período en el que caminó al filo de la navaja de la quiebra. Finalmente, el último episodio es el de Trump “hombre político”, o cómo logró encaramarse a la presidencia. Prácticamente, no queda ningún aspecto en la biografía del personaje que haya quedado fuera de las cuatro horas de metraje.

Sería el documental que recomendaríamos sobre el actual presidente de los EEUU, a condición de realizar una observación: Trump es un personaje público desde los años 70, su vida es suficientemente conocida… pero no es superior ni inferior a la de cualquiera de los otros últimos presidentes de aquel país. Ciertamente, no pertenece al stablishment político (y por eso recibió la oleada de votos que lo encaramaron a la presidencia) pero, una vez en el poder, se ha visto obligado no a ser él mismo, sino a realizar el papel que el stablishment obliga a todos los presidentes de los EEUU. Por el momento su política de reconstrucción del país se ha quedado en nada. Mientras la crisis social va acumulando su potencial explosivo en un país cuya existencia a medio plazo parece difícil de sostenerse. Nuestra generación vio cómo caía la URSS y seguramente la de nuestros hijos podrá ver cómo se produce un desplome interior en los EEUU. Trump habrá sido uno de los artífices. No, desde luego, el único. Este documental ayuda a explicar los motivos.

Anuncios