FICHA

Título originalThe Rain
Título en España: The Rain
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Catástrofes
Resumen: Un experimento libera un peligroso virus asesino que se transmite con la lluvia. Un par de hermanos queda aislado en un búnker durante seis años hasta que deciden salir y encontrar a su padre que ha sido uno de los responsables del experimento. La serie nos muestra su viaje por lo desconocido junto a un grupo de jóvenes.
Actores: Alba August, Lucas Lynggaard Tønnesen, Mikkel Boe Følsgaard, Lukas Løkken, Jessica Dinnage, Sonny Lindberg, Angela Bundalovic, Lars Simonsen, Johannes Kuhnke, Inge Lise Goltermann.
Lo mejor: Alba August asume de manera muy convincente su papel protagonista.
Lo peor: El guión tiene muchos cabos sueltos
Lo más curioso
: La serie se estrenó en junio de 2017 en Dinamarca y Suiza alcanzando gran éxito y el 4 de mayo de 2018 se realizó su estreno mundial simultáneo.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Netflix, Puede bajarse mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO (en danés, subtitulado en inglés)

PROMO   

PROMO (en danés, subtitulada en inglés)

PROMO (en castellano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL  

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

 

Lo menos que puede decirse sobre THE RAIN

Serie de origen danesa, producida por los mismos creadores de Borgen y con algunos rostros conocidos por su intervención en Bron/Bröen, que parte de un episodio apocalíptico para centrarse luego en lo que ha ocurrido seis años después, cuando los supervivientes pugnan por encontrar una salida. Tiene algo de The 100, o de Lost, La Cúpula, The Leftowers y series similares, sólo que el cine danés le ha prestado sus características y su personalidad propia, con lo que puede decirse que, sin ser una serie original, si al menos es “especial”.

Las primeras escenas resultan equívocas. Podría pensarse que vamos a asistir a una de esas películas norteamericanas de institutos en lasque un grupo de jóvenes evolucionan realizando ante las cámaras gamberradas propias de la edad y viendo como aparecen las primeras pasiones entre ellos. Bruscamente, todo cambia: lo que parece frivolidad y ligereza, se convierte en los momentos previos a un apocalipsis. El padre de dos alumnos, hermanos, un crío de diez años y una adolescente de dieciséis, aparece por el centro de estudios y se los lleva a toda velocidad. Huyen de lo que parece, en principio, solamente una gran tempestad, pero luego resultará que cada gota de agua trae un virus mortal. El padre los lleva a un búnker subterráneo adaptado para la supervivencia, propiedad de la empresa en la que trabaja, Apollo. Y allí se quedan los dos jóvenes durante seis años. Fin del primer episodio. Entrarán en contacto con otros supervivientes en el segundo y conseguirán su objetivo –saber exactamente qué es lo que ha ocurrido y de qué manera contribuir a la creación de una vacuna en la que está trabajando la empresa Apollo. Pero, para ello, tienen que desplazarse a Coopenhague, de ahí, atravesar el famoso puente que dio nombre a la serie Bron/Bröen. Esto es lo que podemos contar sin revelar los extremos concretos de la serie.

Se trata, evidentemente, de una “primera temporada”. Los productores no renuncian a poder estirar varias decenas de entregas el mismo tema a la vista de los cabos sueltos que quedan cuando concluye el último episodio que sirve desde el 4 de amyo de 23018 Netflix para el público español.

Lo dicho sobre el argumento tendrá cierta resonancia en los habituales al mundo de las series: nos muestra el momento en el que se desencadena el apocalipsis que pone el listón de salida a la trama y la marcha permanente de los protagonistas hacia la recuperación de su estado previo a la catástrofe. Las personas que antes eran buenas, justas y razonables, se encuentran con un mundo que ya no existe y en el que la única ley es la de la supervivencia. Reaccionan o mueren. Sobreviven los más agresivos, los que actúan de manera más drástica. El resto, van muriendo poco a poco. De hecho en cada episodio de este guión muere o desaparece algunos de los protagonistas del grupo que se forma al principio del segundo capítulo.

No es un argumento nuevo ni excesivamente original, pero tratado “a la danesa”,  adquiere un realismo que está ausente de la mayoría de producciones de este estilo. No importa, desde luego, que el argumento sea inverosímil o que las situaciones tengan un prurito de absurdo, lo que importa, verdaderamente, es que los actores y la realización contribuyen a hacerlo creíble. Solamente, tras acabar los títulos del último episodio nos preguntamos si lo que hemos visto tiene algún sentido. Lo que nos respondemos es: “quizás en la próxima temporada lo adquiera”.

La serie tiene tres alicientes: unas magníficas interpretaciones por parte de los protagonistas, en su mayoría jóvenes, un ritmo narrativo aceptable que aporta fluidez a unos episodios bastante homogéneos y de temática variada y, finalmente, una duración adecuada para este tipo de producciones: 45 minutos.

La serie puede verse a través de Netflix y en los próximos días podrá bajarse mediante programas P2P.

Anuncios