FICHA

Título originalDen Serbiske Dansker
Título en España: El danés serbio
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2001
Temática: Terrorismo
Subgénero: Política
Resumen: Un sicario serbio prepara el asesinato de una intelectual iraní condenada a muerte por el gobierno de los ayatolahs, que ha sido invitada a Dinamarca por una periodista defensora de los derechos humanos. El sicario explica los motivos por los que ha llegado a ser un asesino a sueldo.
Actores: Dejan Cukic, Lotte Andersen, Philip Zandén, Troels Lyby, Michael Asmussen, Ivan Bekjarev, Søren Spanning, Jesper Christensen.
Lo mejor: El protagonista, Dejan Cukic, hace una muy buena actuación.
Lo peor: La miniserie no insiste suficientemente en los sufrimientos del pueblo serbio.
Lo más curioso
: En el segundo episodio aparece Steen Birger miembro de la banda de punk-rock Sort Sol.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Filmin.

Puntuación: 7

PROMO (en danés)

PROMO (fragmento en danés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Filmin)

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL DANÉS SERBIO

A pesar de que el protagonista es un asesino a sueldo oriundo de Serbia,  a pesar de que, por su oficio, no puede quedar en muy buena situación, lo cierto es que viendo los tres episodios de esta miniserie danesa, podemos aproximarnos –al menos ligeramente- al drama que vivió Yugoslavia en los últimos 15 años del siglo XX. Drama sangriento, en el que a los serbios, les tocó representar el papel de “enemigo” y de “malvado”, mientras que “Occidente” aparecía como defensores de los “derechos humanos, la democracia y la libertad”. Y sin embargo, los serbios pusieron los muertos: de todas las guerras civiles que estallaron en los Balcanes durante los últimos 15 años del siglo XX, sin duda, la de Bosnia y la de Kosovo, fue la más enconada. Sin embargo, se trató de dos conflictos completamente diferentes. Su único factor común fue que Occidente apoyó la secesión de entidades islámicas en los Balcanes que ni estaban justificadas históricamente (Kosovo fue la matriz de la nacionalidad Serbia) y a aquellos frentes fueron a parar yihadistas de todo el mundo. En el colmo de la histeria agresiva, se produjeron los bombardeos de la OTAN sobre Serbia, un país indefenso y se armó a una banda de forajidos y delincuentes comunes que dieron lugar al actual “Estado de Kosovo”, hasta ahora el único “Estado bandido” en territorio europeo. Esta introducción nos sirve para comprender algunos de los motivos que explica el protagonista de esta miniserie, un serbio, en algunos fragmentos, especialmente del segundo episodio.

La historia nos muestra dos partes: de un lado las andanzas de “Vuk”, el asesino por encargo serbio afincado en Dinamarca y de una periodista, volcada en cuerpo y alma a la defensa de “Sara Santanda”, una intelectual iraní, a la que invita a visitar Dinamarca a la vista de que el gobierno se niega a formular la invitación. Esta actitud tendrá para ella un elevado coste personal, especialmente en lo relativo a su matrimonio. A lo largo de los tres episodios vemos como el asesino va preparando el atentado, cómo se aproxima a la periodista, la vigila, está cerca de ella y, paralelamente, cómo los servicios de inteligencia intentan localizar al criminal y neutralizarlo.

Se trata, pues, de un thriller a medio camino entre la política y la investigación criminal. Nos muestra de manera muy realista, la actividad de los servicios de inteligencia del Este y del Oeste y, sobre todo, y esto es lo que nos parece más digno de ser resaltado, los motivos por los que “Vuk” comete sus crímenes. No es un asesino a sueldo por dinero, sino porque tiene sus valores políticos: los de la vieja Yugoslavia que aprendió en su infancia en medio de una familia que fue íntegramente asesinada por islamistas bosnios.

La serie, está protagonizada por Dejan Cukik, realmente actor de origen serbio (nacido en Montenegro) afincado en Dinamarca y con unos ojos particularmente fríos y expresivos. Actúa habitualmente en la televisión danesa con papeles de tipo duro. Lo hemos podido ver también en Los Borgia. Su oponente, la periodista, es Lotte Andersen, a la que hemos visto en varias series procedentes de los países nórdicos: en la segunda temporada de Bron/Bröen, en las dos temporadas de Rita, etc. Obviamente, el papel del primero es mucho más elaborado, mientras que el de la periodista resulta menos creíble3 y su fanatismo en pro de los derechos humanos  llega a ser insoportable.

La serie se basa en una novela escrita por Leif Davidsen y dramatizada por Thomas Borgström. Fue emitida inicialmente en 2001. La emisión del segundo episodio se pospuso a la vista de que coincidió con el ataque norteamericano a Afganistán (no muy diferente de los ataques de la OTAN sobre Serbia, por cierto). La serie recibió varios premios como “mejor serie dramática” en Dinamarca y en Italia. En cuanto a la banda sonora fue compuesta por el grupo Twin Cocteau.

Es una serie que puede interesar a un público muy amplio: a amantes del “nordic noir”, desde luego; a seguidores de las series de trasfondo político, también; a los que buscan intrigas policiales rápidas y con un innegable trasfondo psicológico. La serie es ofrecida en el catálogo de Filmin.

Anuncios