FICHA

Título originalBloodlands
Título en España: Bloodlands
Temporadas: 1 (6 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2014
Temática: Crímenes
Subgénero: Documental
Resumen: Seis crímenes cometidos en la última década en distintos lugares de los EEUU son reconstruidos y llevados al plasma desde las fases previas hasta la detención del culpable, pasando por el descubrimiento del cadáver, la investigación forense, el trabajo policial, los testimonios sobre la víctima, etc. Se alternan testimonios reales con reconstrucciones dramatizadas
Actores: distintos personajes reales y actors diferentes en cada episodio.
Lo mejor: Se trata de crímenes muy bien seleccionados, diferentes unos de otros.
Lo peor: Demuestra que los psicópatas están entre nosotros… y hacen daño.
Lo más curioso
: Existen varias series con el nombre de “Bloodlands” que se identifican por el año de emisión. En este caso 2014.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Netflix, Puede bajarse mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL (BBC)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

 

Lo menos que puede decirse sobre BLOODLANDS

Serie de relleno en el catálogo de Netflix, fácilmente confundible con otras que llevan incluso títulos parecidos y que solamente pueden identificarse con el año, en los que ni siquiera la plataforma se ha tomado la molestia de colocar promos que mostraran una aproximación al contenido de los seis episodios. De todas formas es una serie que existe, está ahí, e incluso tiene ciertos valores que la acreditan como un producto, poco original, pero digno, que seguramente interesará a los amantes de las reconstrucciones de crímenes reales.

El denominador común de los seis episodios que llegan con el nombre de Bloodlands 2014 es que, todos tienen como víctimas a gentes que, en principio, no podían estar clasificadas en “grupos de riesgo”. Los crímenes son siempre truculentos, sin sentido y los asesinos demuestran siempre que en la sociedad existe realmente ese 2% de psicópatas a los que se llama “integrados”, pero que, antes o después, hacen un daño irreparable a la gente que le es próxima.

El primer episodio cuenta la historia de un estudiante tan ingenuo como brillante que conoce a una chica en Internet y que durante meses se hace ilusiones de que será la mujer de su vida. Durante ese tiempo y por distintas razones, nunca la ha visto físicamente, ni siquiera por Skype o cualquier plataforma que existiera en aquel momento. Sin embargo, la víctima, un buen día, cree que ha llegado el momento de conocer a la chica y acude a su domicilio, situado en otra población. El resto se lo pueden imaginar: la chica no existe, nunca ha existido,  y el que se hacía pasar por ella, pillado en la mentira, asesina al estudiante. En tiempo récord, un grupo de policías habilidosos, ayudados por  las huellas dejadas en el chat que utilizaban para comunicarse, logra dar con el culpable: un joven, sin antecedentes, pero con una mentalidad, visiblemente trastornada. Un psicópata de manual.

Cada uno de los seis episodios registra los testimonios de algunos de los amigos de la víctima y de los policías que tomaron parte en la investigación. El resto es dramatizado por actores que reconstruyen los momentos cruciales del episodio. No es una fórmula nueva, pero sí un combinado que suele dar buenos resultados y al que el público ya está habituado. Si esta serie destaca sobre otras, es porque cada uno de los casos seleccionados, tiene elementos propios que lo hacen único, pero, al mismo tiempo, emblemático de un peligro presente en nuestras sociedades.

Cada uno de estos episodios es un caso cerrado (a diferencia de otras series similares como Badlands Texas, The keepers, La sombra de la verdad, Your Worst Nightmare, etc.) y tiene mucho en común con otra serie posterior, Real detective, basada en casos que impresionaron a los policías que los investigaron.

Aun no aportando nada original y, siendo, desde el principio, conscientes de que se trata de una serie de relleno, Bloodlands es de esos productos que pueden recomendarse porque evidencian el estado de desintegración de la civilización norteamericana, más que ningún otro documental. Es en los EEUU en donde se da –por algún motivo que corresponde a sociólogos, criminalistas y psicólogos estudiar- el mayor número de psicópatas por kilómetro cuadrado. Tratándose de crímenes únicos, tienen, en cambio, mucho en común con los cometidos por asesinos en serie: en efectos, los culpables son psicópatas que hasta ese momento, no habían demostrado rasgos asesinos, pero que, si no hubieran sido detenidos tras el primer crimen, habrían cometido, sin duda, otros muchos.

Para amantes de este género, especialmente y para abonados a Netflix que, en un momento dado, no sepan que ver.

Anuncios