FICHA

Título originalDer fall Barschel
Título en España: Fatal News
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: 85 minutos.
Año: 2015
Temática: Política
Subgénero: Intriga
Resumen: El presidente democristiano del land de Schleswig-Holstein, Uwe Barschel, aparece muerto en un hotel en Ginebra. No se sabe si se trata de un suicidio o de un asesinato, ni los motivos que han conducido a éste. Un par de periodistas inician la investigación. Basada en hechos reales.
Actores: Alexander Fehling, Fabian Hinrichs, Matthias Matschke, Martin Brambach, Antje Traue, Edgar Selge, Luise Heyer, Paula Kalenberg, Patrick Hastert, Rolf Lassgård.
Lo mejor: el inicio de la narración que contiene los hechos reales sin fugas hacia la ficción.
Lo peor: demasiadas teorías y ninguna certidumbre de lo que ocurrió.
Lo más curioso
: El caso de Uwe Barschel conmovió a la opinión pública alemana y suscitó un interés similar al que pudo tener en España el asesinato de los marqueses de Urquijo.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Filmin.

Puntuación: 7

PROMO (en alemán)

PROMO (en alemán)  

PROMO (en alemán)

PROMO (en alemán)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Filmin)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Filmin)

WEB OFICIAL  

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre FATAL NEWS

La aparición del cadáver del político alemán Uwe Barschel en un hotel de Ginebra el 11 de octubre de 1987, supuso una conmoción para la clase política alemana. Barschel, hasta hacía poco, presidente democristiano del länder de Schleswig-Holstein, en el norte de Alemania, había debido dimitir de su cargo, tras haber mentido en relación a descalificaciones contra su adversario socialista en la campaña electoral. Poco después, se producía la aparición del cadáver en Suiza. Aparentemente, se trataba de un suicidio.

Sin embargo, no todas las opiniones iban en esa dirección. Dos periodistas de un diario de Hamburgo iniciaron una encuesta que llevó a conclusiones diametralmente opuestas. En su cuerpo se encontraron cuatro drogas diferentes, tres de ellas tranquilizantes y la tercera, letal, fue ingerida posteriormente, cuando el efecto de las tres primeras hacía imposible el que se la hubiera administrado el propio suicida. Se habló de un “suicidio asistido” (dado que se encontraron huellas de una segunda persona en la habitación), pero también pudo tratarse de un asesinato. La cuestión era explicar los motivos. Y esto es lo que hacen los dos periodistas encargados del caso, uno de los cuales es un escéptico que se basa solamente en pruebas objetivos y el otro, poco a poco, va cayendo en la conspiranoia.

Sobre este argumento discurre esta miniserie en dos entregas que ofrece Filmin desde su irrupción en España y que ha pasado inmerecidamente desapercibida. A la serie se le puede reprochar únicamente, el que, a medida que avanza, se vaya convirtiendo en cada vez más conspiranoica (acaso por necesidades del guión). No siempre el argumento está bien atado y el final es decepcionante en el sentido de que la tesis que defiende la miniserie es que se trató de una conspiración (y, por tanto, de un asesinato) pero no aclara completamente nombres, situaciones y personajes. Pero la serie no engaña a nadie: desde el principio afirma que está “basada” en hechos reales, pero dramatizada. Así pues, no se está defendiendo ninguna visión conspiranoica, sino simplemente tomando como trampolín un hecho real que conmocionó a Alemania y tuvo eco en toda Europa, para elaborar una serie de investigación, un thriller de tensión. Por otra parte, en la actualidad, se tiende a aceptar el hecho de que, efectivamente, la muerte de Barschel fue el resultado de una conspiración, seguramente en relación con el tráfico internacional de armas y, quizás –tal como apunta la miniserie- relacionada de alguna manera que es difícil de establecer, con el famoso caso Irán-Contras. La aparición en los archivos de la STASI de algunas informaciones al respecto, parece que abunda en esa hipótesis.

Así pues, se trata de un tráiler político formidablemente interpretado por Alexander Fehling y Fabien Hinrichs, con dos secundarios igualmente extroaridnarios (Antje Traue en el papel de ambigua agente del BND, enamorada -¿o no?- de uno de los periodistas, y Edgar Selge, en su cargo de jefe de redacción del diario y hombre que se basa sólo en pruebas para publicar un artículo.

La serie, además del tratamiento del asesinato/suicidio de Uwe Barschel, plantea el problema de cómo una obsesión puede llegar a situaciones de estrés (tal es el caso de uno de los periodistas) hasta el punto de desintegrar completamente la personalidad y la vida social y familiar de un sujeto.

Se trata de uno de los pocos productos de “cine político” que se encuentran actualmente en las plataformas en streamming y solamente por esto, ya valdría la pena verlo. No hay que perder de vista, eso sí, que no todo lo que se cuenta está confirmado: es una simple aproximación a los sucesos realizada con honestidas, pero sin olvidar la función de todo espectáculo: entretener. En este caso, además, informa.

Anuncios