FICHA

Título originalCapital
Título en España: Capital
Temporadas: 1 (3 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2018
Temática: Drama
Subgénero: Terror
Resumen: Los vecinos de un barrio multiétnico del sur de Londres empiezan a recibir sistemática e insistentemente unas postales en las que se lee solamente: “Queremos lo que tienes”. No se sabe, inicialmente a qué se refieren y la policía entra en acción. Un directivo de banca de inversiones se muestra decepcionado por la negativa de la empresa a pagarle las comisiones que ha obtenido el último año.
Actores: Toby Jones, Gemma Jones, Adeel Akhtar, Rachael Stirling, Wunmi Mosaku,Robert Emms, Lesley Sharp.
Lo mejor: La interpretación de Toby Jones en su papel protagonista.
Lo peor: El mensaje políticamente correcto que transmite sin ningún tipo de crítica.
Lo más curioso
: La serie está basada en la novela de John Lancherster (cada una de las partes esta basada en un volumen) y fue reescrita por Peter Bowker.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por SundanceTV (Movistar+), Puede bajarse mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)  

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en italiano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar)

VER SERIE (YouTube, episodio 1, en inglés

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL (BBC)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre CAPITAL

Para comentar esta serie hace falta realizar una presión previa de Londres y de la sociedad británica que ha dado lugar al Brexit. Lo hacemos justo el mismo día en que una ciudadana española ha sido agredida en el metro de Londres al grito de “En Inglaterra se habla inglés”. Agredida ¿por fanáticos xenófobos y racistas? Seguramente, pero el problema es que se trataba de un grupo de inglesas de origen africano. Vale la pena tener en cuenta este detalle. Inglaterra (mucho más que Escocia o que el Ulster) se ha convertido en un territorio multiétnico, particularmente Londres. Así como en EEUU se da como un hecho casi inevitable el que los grupos étnicos permanezcan separados, en el Reino Unido se cree sinceramente en la integración racial. Las series inglesas son buena muestra de ello. Es más, se hace todo lo posible para promoverla llegando hasta los extremos cómicos de mostrar en la serie Troya: la caída de una ciudad, a un Zeus o un Aquiles, o a hoplitas griegos y troyanos representados con rasgos africanos (por algún motivo recordamos aquella película de Cantinflas en la que lo expulsan de una filmación sobre la revolución francesa por dar gritos contra el Rey con acento mexicano). Al parecer, lo importante no es solamente carecer de prejuicios racistas y creer firmemente en la igualdad étnicas, sino que, además, hay que retorcer la realidad e imponer el multietnicismo incluso allí en donde jamás existió. Habitualmente se logra un efecto inverso al buscado (como en la citada serie en donde todas las críticas apuntan contra estos excesos multiculturales).

Ahora tenemos esta otra serie inglesa, Capital,  en donde esta temática aparece de una forma mucho más sutil y, por supuesto más llevadera. Pero el trasfondo es similar: tender a la demostración de que las razas pueden convivir sin problemas, es más, que los problemas que sufren en ciudades como Londres son los mismos, sea el grupo étnico al que se pertenezca. Obviamente, esta serie es incomparablemente mejor que Troya: la caída de una ciudad y logra mantener el interés y la tensión aun cuando seamos conscientes de que en Londres existen más problemas y, como mínimo, de la misma intensidad, que los que deja entrever esta miniserie.

La trama nos muestra a distintos vecinos del barrio londinense de Pepys Road. Pertenecen a distintos grupos raciales y a distintos niveles económicos, pero todos están unidos por el común lugar de residencia.  Policías negros, comerciantes paquistaníes, jubiladas de clase media baja, un alto funcionario bancario, etc, protagonizan la trama: es decir, una muestra de la sociedad de Pepys Road, aquí y ahora. Todos ellos reciben unas curiosas tarjetas postales en las que se dice simplemente: “Queremos lo que es tuyo”. Nadie sabe exactamente a qué se refieren, si se trata de una broma, de una hábil campaña publicitaria, de un intento de comprarles sus viviendas para una operación especulativa de altos vuelos. El caso llega a la policía que inicia una investigación, mientras la alarma cunde en el vecindario e interfiere en sus problemas cotidianos. A medida que avanza la serie, las vidas de todos estos personajes tienden a confluir. En este sentido, la serie merecería llamarse: “vidas y razas cruzadas”.

La serie resulta interesante, si bien el mensaje políticamente correcto resulta algo cansino a la vista de que está presente, de una forma u otra, en todas las series inglesas postbrexit. Es cierto que la especulación inmobiliaria es un problema real, pero no es menos cierto que en la Inglaterra del siglo XXI, en donde el Islam está a punto de ser la religión con mayor número de seguidores (en Londres ya no es), existen otros problemas que tampoco son como para tomárselos a broma.

De toda la serie lo más destacable es la actuación de Toby Jones, un actor de aspecto vulgar que, precisamente por eso, encarna a las mil maravillas cualquier rol que se le encargue, desde Juego de Tronos hasta esta serie en la que representa a un alto funcionario de banca decepcionado por la negativa de la empresa a pagarle las comisiones que cree que merece. Buena parte del peso de la serie recae sobre él y, también cabe decir, que lo mejor de la serie, tiene lugar en torno suyo.

La fue creada para la BBC y ha llegado a España de la mano de SundanceTV, canal que tiene cabida en la plataforma Movistar+. Es una serie que gustará sin duda a los que fueron y se sintieron “indignados” en 2010 y seguramente a los incondicionales de las miniseries producidas por la BBC. A los que aborrecen la corrección política (que los hay) les recomendaríamos que atendieran especialmente a los valores narrativos de la serie.

Anuncios