FICHA

Título originalFallet
Título en España: Fallet
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 28 minutos.
Año: 2017
Temática: Crimen
Subgénero: Humor
Resumen: Uno de los peores policías del Reino Unido es destinado a Suecia para investigar un caso junto a una de las peores policías de este país, ambos son destinados a una comisaria desastrosa dirigida por un inepto y con un joven policía poco predispuesto para el trabajo. Pronto se ponen a trabajar en el esclarecimiento del asesinato escabroso de un ciudadano británico.
Actores: Lisa Henni, Adam Godley, Tomas von Brömsssen, Björn Kjellman, Lia Boyssen, Pia de Malmberg, Magnus Krepper
Lo mejor: con mucho, la mezcla entre el nordic noir y el humor inglés.
Lo peor: algunas situaciones son excesivamente forzadas.
Lo más curioso
: La serie fue producida poara la SVT1, cadena sueca y ha sido filmada íntegramente en aquel país.
¿Cómo verlo?: Emitida actualmente por Netflix.

Puntuación: 7

PROMO (VO)

PROMO (VO)  

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix, en castellano)

WEB OFICIAL (BBC)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre FALLET

El problema del catálogo de Netflix es que encierra algunas maravillas entre una montaña de morralla. Netflix en los EEUU se ha ganado la fama de ser una especie de sumidero para películas y series infumables o de muy escasa calidad. Su estrategia consiste en vencer a cualquier otra plataforma en streamming estando presente constantemente con novedades. Una vez más se cumple el hecho de que cantidad y calidad sean inversamente proporcionales. Así pues, Netflix es un catálogo que exige que se “busque”. Y si se busca, se encuentran productos de indudable calidad e interés, algo de los cuales apenas han sido siquiera promocionados por la propia plataforma. Tal es el caso de Fallet.

El planteamiento de esta serie es original en muchos aspectos: en principio porque supone una forma de “mestizaje” (o, “maridaje”, si prefieran utilizar esta otra palabra icono de la modernidad), entre dos géneros de indudable empuje: de una parte del “nordic noir” (las tramas policíaco-detectivescas elaboradas en los últimos 15 años en alguno de los cinco Países Nórdicos (Finlandia, Islandia, Dinamarca, Noruega y Suecia), de otra el tradicional y consabido humor inglés, flemático y sin estridencias, ejecutado con seriedad e ingenio.

Para lograr tal efecto, los guionistas han estimado que los protagonistas no podían ser eficientes investigadores, sino más bien, policías fracasados en sus profesiones a los que sus superiores les conceden –a la vista de su buena voluntad y de sus esfuerzos- una última oportunidad. En efecto, ambos deberán investigar un crimen cometido en una pequeña comunidad rural sueca, Norrbacka (población, obviamente inexistente, cuya fonética remite directamente a la serie Los crímenes de Fjälbacka).

Allí ha sido asesinado un súbdito inglés, se le ha desangrado, se le ha colgado de un árbol y se le ha clavado una Biblia con un puñal en el esternón (“Me alegra que la gente se acerque a la Biblia”, dice, flemático, el reverendo del lugar). Se da la circunstancia de que el policía británico, interpretado por Adam Godley (cuyo rostro extremadamente característico apareció en Mad Men, Breaking Bad, Merlin, The Good Wife, Homeland, Expediente X, etc.), está obsesionado con la figura de su madre, mientras que la policía en cuestión, es originaria precisamente de ese pueblo, Norrbacka, y ha roto con su madre, a la que ambos deben visitar en tanto que sospechosa o, en cualquier caso, testigo.

La serie discurre por unos canales humorísticos a los que no son ajenos el resto de protagonistas: desde el joven inspector de policía, permanentemente distraído, con pocas ganas de trabajar, con una vida personal muy activa a través del móvil, y el jefe de la comisaría local, implicado en asuntos turbios en su comunidad. El papel ha sido interpretado por Tomas Birger Brömssem, el hombre de los mil rostros que, en esta ocasión, asume el papel de un policía, al parecer típico, de la Suecia profunda. Existen, efectivamente, algunos elementos que remiten (el propio ritual del asesinato) a series como True Detective (primera temporada), o bien al estilo de Fargo, las otras dos grandes influencias de las que se resiente esta serie.

No se trata, todo hay que decirlo, de una serie genial que incite a la carcajada permanente, sino de un producto correctamente realizado, imaginativo, que toma elementos prestados de aquí y de allí, deliberadamente, sin importar que se note perfectamente, cuál ha sido el lugar en el que inicialmente ha aparecido, pero que, a fin de cuentas, logra mantener el interés a lo largo de todos los capítulos (se trata, además, de capítulos breves y la serie puede agotarse en un fin de semana) y nos hace pasar buenos momentos, a condición, eso sí que estemos atentos a los diálogos. La serie, además, nos permite anticiparnos a algunos de sus desarrollos, lo que, indudablemente, es deliberado y, lejos de ser una serie “previsible” por lo tópica, lo es, al contrario, por lo creativa.

Si series como Lillyhamer suponían una fusión entre Hollywood y las cinematografías nórdicas, ésta serie, Fallet, lo es entre el humor inglés y el nordic noir. Objetivo alcanzado. Reconocemos que hemos dado por casualidad con esta serie y cuando nos proponíamos ver si se había estrenado otra de nombre Félix… En cualquier caso, bien hecho está lo que termina bien.

Anuncios