FICHA

Título originalThe Librarians
Título en España: The Librarians
Temporadas: 4 (42 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2014-2018
Temática: Magia
Subgénero: Aventuras
Resumen: En los sótanos de la Biblioteca Nacional de los EEUU existe otra Biblioteca dedicada a almacenar los libros y los objetos de magia de todos los tiempos y preservarlos del uso público. El Bibliotecario, antes de desaparecer, forma un nuevo equipo cuyo líder es “el Guardian” de la Biblioteca. Ella, junto con otros tres aspirantes a bibliotecarios defenderá el contenido del lugar de los ataques de malvados que pretenden que la magia retorne al mundo
Actores: Rebecca Romijn, John Larroquette, Christian Kane, John Kim, Lindy Booth, Lesley-Ann Brandt, Jane Curtin, Bob Newhart, Ben Andrews, Ulric Dihle, Noah Wyle, Clara Lago.
Lo mejor: Es ágil y si ve sin esfuerzo.
Lo peor: Cuando se han visto unos episodios se comprueba que es una serie anodina..
Lo más curioso
: La serie fue creada por John Rogers para la cadena TNT.
¿Cómo verlo?: Fue emitida por ScyFi. Pueden encontrarse algunos episodios en youTube, comprarse en DVD remasterizado, conseguirse mediante programas P2P.

Puntuación: 8,5

PROMO (1ª Temporada)

PROMO (3ª Temporada)

PROMO (4ª Temporada)

PROMO (mix)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (SyFy)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (TNT)

Comprarlo en Amazon (en inglés)

 

Lo menos que puede decirse sobre THE LIBRARIANS

Series como ésta ha habido muchas (objetos mágicos que son buscados en unos casos o protegidos en otros por los protagonistas de la trama y que se ven acechados por villanos) y sería difícil encontrar a esta serie un elemento diferencial que le diera personalidad propia. Ahora bien, eso no quiere decir que sea una “mala serie”, sino, simplemente, que no es completamente original y remite a otras que hemos visto con antelación. Las influencias son fácilmente constatables y son los elementos que hacen de esta serie algo “familiar”, fácil de ver, ligera y entretenida. En absoluto genial.

Obviamente, la primera influencia es la de En busca del Arca Perdida y del ciclo de Indiana Jones, especialmente en los primeros episodios, en donde, por lo demás, abundan los guiños en esa dirección. Hay, pues, aventura en esta serie. Otra mucho más notable y reciente es la que deriva del ciclo de Harry Potter que sitúa a “la magia” (sin tener muy claro lo que históricamente fue) en el centro de la trama. En efecto, los protagonistas, el Bibliotecario, el Guardián y sus ayudantes, lo que hacen a lo largo de toda la serie es proteger los objetos almacenados en “la Biblioteca”. Se trata siempre de “objetos mágicos” y, el lugar, al que se accede a través del ascensor que lleva a los sótanos de una biblioteca pública (las localizaciones corresponden a la Biblioteca del Congreso de Oregón) a través de una “puerta dimensional”.

La serie va por la cuarta temporada y en España se han servido las tres primeras. Su estreno constituyó un éxito moderado de audiencia. Interesó e incluso recibió críticas positivas, pero no suscitó unanimidad. No es raro, se trata de una serie para determinadas franjas de edad. No es en absoluto para “todos los públicos”, sino más bien para un público juvenil que se nutrió en su momento de Harry Potter o bien para los nostálgicos ya canosos de Indiana Jones. Pensar que pueda gustar a otros públicos es vano: por su temática está irremisiblemente vinculados a series “de aventuras” y más concretamente de “aventuras en torno a la magia”.

El cuadro de actores registra algunos rostros conocidos, Nah Wyle, sin duda, es el que nos sonará más. Lo hemos vistos en su papel de “Doctor Carter” en Urgencias, o asumiendo los rasgos de Steve Jobs en Piratas de Sylicon Valley. Su historial profesional no es muy extenso, pero sí ha quedado siempre en buen lugar en los papeles que ha interpretado. Tanto o más conocido que él es John Larroquette (que empezó a destacar como fiscal en Juzgado de Noche y que ha menudeado sus interpretaciones en televisión y en largometrajes), que aquí aparece como “Jenkins”, una especie de tutelador del cuarteto protagonista. Ahora bien, la presencia de ambos actores es una verdadera trampa: ellos no son los protagonistas. De hecho su aparición en los episodios es marginal.

Los verdaderos protagonistas, a pesar de que tienen una pequeña historia filmográfica a sus espaldas, son bastante desconocidos. No es que trabajen mal, es que sus roles han quedado supeditados a una narración en la que lo importante es la acción y, llegado el caso, los efectos especiales. En algunos momentos, da la sensación de que toda la serie se ha hecho con los actores evolucionando ante un fondo verde al que luego se le han añadido localizaciones más o menos espectaculares. Ahora que conocemos suficientemente las posibilidades de la animación digital y de la creación de escenarios ficticios mediante sistemas infográficos, conviene que los creadores se moderen, o de lo contrario, los resultados aparecen como imposibles.

La serie estuvo precedida de un largometrajes y, posteriormente los dos primeros episodios se unificaron y se convirtieron, así mismo, en largometrajes para pantalla grande. Como hemos dicho, es una serie adaptada para un modelo muy concreto de público: si usted no pertenece a los grupos que hemos enumerado, mejor ni intente verla o le parecerá un portento de estupideces. Ahora bien, si queda en usted algo de imaginación infantil, si le quedó un recuerdo imborrable de Harry Potter, la serie puede interesarle, o al menos le divertirá recordar aquellos felices años en los que era adolescente.

Anuncios