FICHA

Título originalShaka Zulú
Título en España: Shaka Zulú
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 1986
Temática: Aventuras
Subgénero: Drama bélico
Resumen: Biopic del rey de los zulúes y de sus relaciones con el explorador y aventurero británico Francis Farewell. Parte de la historia es verídica y otra parte queda escamoteada por el particular momento político en el que fue filmada. Se insiste en las cualidades innatas como jefe y como guerrero de Shaka.
Actores: Edward Fox, Henry Cele, Robert Powell, Trevor Howard, Fiona Fullerton, Christopher Lee, Dudu Mkhize, Roy Dotrice.
Lo mejor: Los que parecen extras no lo son, sino que es el pueblo zulú auténtico.
Lo peor: El final no coincide históricamente con lo que sabemos.
Lo más curioso
: Los árabes enemigos hablan en su idioma, sin embargo, los árabes amigos lo hacen en inglés con ligero acento.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España a través de Netflix, puede ser bajada mediante programas P2P y, a través de youTube..

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

VER SERIE (YOUTUBE)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre SHAKA ZULÚ

En 1986, el gobierno de Pretoria estaba en manos de la minoría blanca –afrikaaners- que había disminuido las condiciones del apartheid en relación a la mayoría negra. Ésta, por su parte, estaba dividida en etnias rivales de las que la más coherente eran los zulúes. En aquel momento, las luchas tribales causaban mucho más muertos que la política del apartheid. De los grupos africanos, los zulúes eran los más próximos al gobierno afrikaaner. Esto fue lo que impulsó en 1986 a la South African Broadcasting Corporation a filmar esta serie que es, en definitiva, una exaltación del Imperio Zulú y del que fuera su rey Shaka Zulú. Así pues, la serie que lleva su nombre, puede considerarse como un biopic del personaje que abarca desde los años de juventud y de los primeros amores hasta el momento en el que es asesinado por los suyos.

Shaka Zulú, filmada en 1986 (apenas un lustro antes de que el gobierno afrikaaner cediera el poder al Congreso Nacional Africano, después de una época de completo aislamiento internacional) no había sido emitida en España. Ahora, Netflix la trae en versión original o doblada al “español latino”.

Las fuentes en las que se basa la serie son las tradiciones orales transmitidas por el pueblo zulú. El problema es que estas fuentes son en absoluto divergentes: unas lo presentan como un héroe popular, mientras que para otras se tratada de un tirado que fue asesinado por sus más próximos para cortar sus abusos y tropelías. Sin embargo, todos coinciden en que fue el forjador del “imperio zulú” entre 1820 y 1823. Se sabe, igualmente, que de los 1.500 miembros de su tribu que inicialmente le apoyaron, pasó a gobernar un pueblo de casi medio millón de almas, de las que 50.000 eran guerreros. Su reinado duró apenas 12 años (entre 1816 y 1823). También se le considera como el creador de estrategias que consiguieron mantener en jaque a los británicos durante años y de mantener un imperio cuyo origen fue la provincia de Natal (descubierta por Vasco de Gama en 1497, y situada en la parte más oriental de la República de Sudáfrica. Los guionistas han hecho encaje de bolillos para que la serie gustara a todos, especialmente a los zulúes de 1986.

Este elemento es el que hace algo ecléctica esta serie e, incluso, algo arcaica. Es una de esas series en las que cada cual puede ver lo que desee: el rey Shaka aparecerá a algunos como un “gigante africano”, valiente, jefe militar intuitivo y capaz, mientras que a otros les parecerá un tirano supersticioso y psicópata que anuncia a los que hemos visto en la segunda mitad del desgraciado siglo XX africano. Es posible que fuera lo uno y lo otro en cantidades muy parecidas…

La presencia blanca en esta serie es algo forzada. Es cierto que existió un “teniente Francis Farewell” (en la serie el papel es interpretado por Edward Fox) que fundó, tal como registra la serie la colonia de Port Natal. No se cuenta que Farewell participó en las guerras napoleónicas y que, tras ser capitán de la marina mercante, se casó con la hija de un comerciante en Ciudad del Cabo. A partir de ahí empezó su aventura en el extremo sur del continente negro. La narración de la serie empieza en 1823 cuando Farewell se propone organizar una expedición para establecer un comercio de marfil en Natal. Fue con una treintena de colonos y allí conoció al rey Shaka que le impresionó favorablemente. Lo que la serie no explica –obviamente por conveniencias políticas de 1986- es que Farewell resultó asesinado por el sucesor de Shaka (al que había asesinado previamente, tal como registra la serie). Una historia, en cualquier caso, africana.

La serie está filmada entre las tribus zulúes y tiene unas altas dosis de realismo. En su momento, constituyó una superproducción, sin duda la mayor que se ha realizado en aquel país y no superada hasta la fecha. Fue un éxito en los países en los que se estrenó, entre otras cosas por la presencia de actores muy conocidos en aquellos momentos (Edward Fox, Christopher Lee, Treword Howard). Pero el reparto es equívoco: la historia descansa especialmente sobre las espaldas del actor zulú Henry Cele. Cele (1949-2007) tuvo un discreto historial cinematográfico del que esta producción representa su momento álgido y que volvió a repetir en un remake en 2001. La presencia de los “grandes” de la escena británica fue solamente un subterfugio para la exportación de la serie.

A pesar de que la serie fue concebida y producida hace algo más de treinta años, ha resistido bien el tiempo. Lo que sorprende, sobre todo, son las masas movilizadas en un momento en el que los efectos especiales estaban reducidos a la mínima expresión y que es propia de superproducciones.

La serie gustará a los amantes del cine de aventuras, de los escenarios africanos. También deberían verla aquellos que quieren aprender algo sobre la historia de la República Sudafricana. Hay que advertir que el público español no está habituado actualmente a los doblajes en “Español latino” y puede resultar algo sorprendente. En cualquier caso, hay que agradecer a Netflix el haber incorporado esta serie a su catálogo.

 

Anuncios