FICHA

Título originalOrville
Título en España: Orville
Temporadas: 1 (12 episodios)
Duración episodio: 43 minutos.
Año: 2017
Temática: Ciencia Ficción
Subgénero: Parodia
Resumen: El capitán Ed Mercer, un joven aspirante a dirigir una nave interestelar encuentra un día a su esposa acostada con un extraterrestre y sufre una depresión. Sólo un año después se hace cargo de la nave Orville en donde se encontrará que el nuevo comandante es su ex esposa. En los siguientes episodios realizan misiones de todo tipo en la galaxia, generándose todo tipo de situaciones grotescas.
Actores: Seth MacFarlane, Halston Sage, Patrick Cox, Scott Grimes, Mark Jackson, J. Lee,Peter Macon, Adrianne Palicki, Rico E. Anderson, Ryan Babcock, David Barrera,Sean Cook, Christine Corpuz, Eddie Davenport, Michael Duisenberg, Mike Gray.
Lo mejor: Está visiblemente inspirada en Star Trek: la nueva generación.
Lo peor: Su humor es demasiado fácil y apto solamente pare “trekies” decepcionados.
Lo más curioso
: El creador y protagonista de la serie, Seth MacFarlane se considera un “trekie” de estricta observancia.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España a través del Canal Fox y de la plataforma Amazon, puede ser bajada mediante programas P2P y comprarse en DVD

Puntuación: 6

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSIC

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

WEB OFICIAL (Fox)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre THE ORVILLE

Cuando vimos el primer capítulo de The Orville, estrenada en diciembre de 2017, nos dimos cuenta de que solamente podía ser asumida por consumidores decepcionados de Star Trek, es decir, de aquellos que en su infancia y adolescencia no se perdieron un episodio de la más famosa serie de ciencia ficción emitida en televisión, pero que, con el tiempo, se han ido hartando de la misma y empiezan a reprocharle el que los hubiera mantenido fijados a la pantalla –e incluso, obsesionados- durante los mejores años de su vida. The Orville es una serie, pues, pensada para desenganchar a “trekkies” que empiezan a estar saturados de las peripecias de la nave Enterprise y de sus previsibles tripulantes. Y el desenganche se ha hecho en clave de humor.

La historia empieza de manera chusca: un prometedor de la flota espacial llega antes de hora a su hogar y se encuentra a su esposa acostada con un extraterrestre azul que eyacula por sus orificios craneales un líquido azul marino…. Al divorcio siguen los comentarios de los colegas y superiores del oficial “Ed Mercer” (Seth MacFarlane) y la consiguiente depresión que se prolonga durante un año, al cabo del cual se le concede el mando de una nave interestelar de exploración de “nivel medio”. El primer problema surge cuando la oficial adjunta, la “Comandante Kelly Grayson” (Adriane Palicki), resulta ser la ex esposa de “Mercer”. A partir de ahí, la comedia está servida y el resto de la tripulación y sus exploraciones y misiones espaciales sirven tan solo para poner de relieve las aproximaciones y desencuentros de los dos protagonistas.

En los primeros capítulos destaca la figura de la “teniente Alara Kitan, de raza Xelayan”, planeta de mucha más gravedad que la tierra y dotada de una fuerza sobrehumana. No falta el androide, “Isaac, oficial científico”, que considera a los humanos como “raza inferior”. El “teniente-comandante Bortus”, procedente del planeta Moclus, que genera individuos agresivos y belicistas… y así sucesivamente. Se repiten las caracterizaciones que ya vimos en las distintas fases de Star Trek y unas aventuras espaciales que diferirían muy poco de las ya vistas de no ser por su tratamiento humorístico.

La trama discurre a mediados del tercer milenio. En una serie así, los efectos especiales son los que dan o quitan credibilidad. Aquí, hay que decir, que resultan bastante sumarios, en ocasiones, incluso, infantiles. Ahora bien, quizás sea éste un guiño para subrayar lo paródico de la serie. Las razas no terrícolas son las que protagonizan los gags de humor más buenos (como el oficial perteneciente a una raza monosexual que se reproduce por huevos a los que debe incubar y, por tanto, queda rebajado del servicio). Pero, en general, se trata de un humor de “sal gruesa” que solamente pueden apreciar aquellos que estén de vuelta de Star Trek y tengan una cuenta pendiente con la serie.

El creador y protagonista de la serie, Seth MacFarlane, se ha definido a sí mismo como un “trekkie compulsivo”. Sin embargo, no es precisamente culto a la serie lo que se practica en The Orville, sino más bien desmitificación, parodia y burla de los rasgos más característicos de la saga originaria.

La serie, en algunos momentos, da la sensación de que está realizada demasiado apresuradamente y de que le quedaba bastante por pulir. No es, desde luego, una serie que pueda disfrutar cualquier espectador y no es, en absoluto, una sitcom espacial. Es más bien una dramatización irónica de un modelo de serie que admiran sus partidarios, muchos de los cuales están dispuestos a batirse en duelo contra los seguidores de Star Wars, y que, deja completamente indiferentes a los que ni se consideran trekkies ni están atraídos por el género. Y, como ya hemos dicho, la serie no gustará a los trekkies de estricta observancia, sino que está más bien dirigida a los que empiezan a rechazar lo que les ofrece la franquicia en sus últimas reapariciones.

Anuncios