FICHA

Título originalI Love Dick
Título en España: I Love Dick
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 30 minutos.
Año: 2016
Temática: Comedia
Subgénero: Matrimonio
Resumen: Una mujer que intenta abrirse una carrera como cineasta, de momento sin éxito, se traslada con su marido a un pequeño pueblo de Texas en donde, inmediatamente, queda fascinada por un ranchero local. Le escribirá cartas de amor que no entrega pero que, inicialmente, reaviven la tensión sexual con su marido. Luego empezarán los problemas y las desconfianzas.
Actores: Kevin Bacon, Kathryn Hahn, Griffin Dunne, Roberta Colindrez, Adhir Kalyan, Phoebe Robinson, India Menuez, Robin Lambaria, Pat Towne, Adam Walton.
Lo mejor: El guión es original e interesante.
Lo peor: Tiene momento en los que la narración flojea y el reiterativa.
Lo más curioso
: La narración se basa en la novela del mismo título escrita por Chris Kraus.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España a través de Amazon, puede ser bajada mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés, subtitulado en castellano)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre I LOVE DICK

Serie discutida por unos y por otros, ganan, finalmente, los que han apreciado sus cualidades frente a los que la han acusado de frívola y superficial. Lo cierto es que el 17 de enero de 2018, Amazon Prime Video canceló la serie, a pesar de que ha sido nominada a varios premios de los EEUU que se dirimirán en las próximas semanas. Se trata de una serie que, no podía gustar a todos, pero que, en sí misma, resulta un producto original, tanto en su planteamiento como en su tratamiento y que puede gustar incluso a quienes no están habituados a series de carácter familiar e intimista.

La serie nos muestra a una pareja de profesionales de clase media. Ella, “Chris”) (Kathryn Hahn) es una directora de cine que todavía no ha logrado un éxito capaz de aupar su carrera. Él, “Sylvere Lotringer” (Griffin Dunne), profesor de historia, ha recibido una beca para realizar un estudio sobre el “Holocausto”. Abandonan provisionalmente su pequeño apartamento en Nueva York y se establecen en Marfa, una minúscula localidad de Texas. Allí se entera de que la película que había filmado y que debía proyectarse en el Festival de Venecia, finalmente, no se proyectará por un problema con los derechos de la banda sonora.  Esto le sume en la depresión. De hecho, con su marido llevan un período de abstinencia sexual, a pesar de los requerimientos de él.

A poco de llegar, conocen a un ranchero que, de paso, es quien ha patrocinado la beca del marido, “Dick” (Kevin Bacon”). “Chris” queda prendado por él. Puede decirse que es un amor al primer copazo. Intenta sumarse a las clases de estética que da, como oyente, pero, una y otra vez, sus intentos de aproximación al objeto de su excitación sexual se ven frustrados. Opta por escribir unas cartas que jamás enviará y que caen en manos de su marido, dando lugar a todo tipo de fantasías sexuales y a que la pareja reavive, al menos inicialmente, su tensión sexual. Sin embargo, el paso del tiempo, hará que el marido empiece a desconfiar y a dudar de su mujer y la relación inicie una pendiente autodestructiva.

Así pues, lo que vamos a ver es una excelente filmación sobre erotismo y sexualidad femenina. El argumento, como puede comprobarse, al menos en sus premisas de partida, es original y nunca antes llevado al universo de las series. Tiene algo de reivindicación feminista y de exploración del mundo de las fantasías sexuales de la mujer y, secundariamente, de la pareja. A pesar del dramatismo de algunas escenas, en otras abunda la ligereza y cierto sentido del humor comedido.

Los tres actores protagonistas realizan unos trabajos que contribuyen a aproximar la trama al espectador. Kevin Bacon se muestra algo distante. Debemos reconocer que ignorábamos las capacidades interpretativas de Griffin Dunne en el papel de marido maduro y erotómano, apenas lo habíamos visto fugazmente en Frasier y en alguna otra serie, en las que pasó completamente desapercibido, quizás debido a que sus intereses se han ido orientando cada vez más hacia la dirección y la producción, lo que le ha reportado varios premios en la escena norteamericana. En cualquier caso, aquí demuestra ser un actor de carácter y consolidado.

En cuanto a la actuación de la protagonista, Kathryn Hahn, es otro de esos rostros que habíamos visto reiteradamente en Crossing Jordan, sin haberle prestado excesiva atención a pesar de estar presente en 104 de los 125 episodios de la serie y, desde entonces, haber menudeado su presencia en otras series, la mayoría de las cuales no han sido proyectadas en España. Ahora se nos muestra como un actriz espontánea, expresiva y que, a diferencia de sus comienzos, tiene presencia escénica.

Por supuesto, el gran mérito de esta serie corresponde a Jill Soloway (creadora del producto y a la vez su directora).  Esta serie es bastante superior a la que estrenó hace tres años (Transparent) y está en una onda parecida a la película que dirigió en 2013, Placeres Vespertinos, no por casualidad, sin duda, protagonizada también por Kathryn Hahn.

Es una serie de las que se ven rápidamente (8 episodios de apenas media hora) y que satisfacen en su conjunto o tomados aisladamente cada uno de ellos. Puede recomendarse especialmente a aquellos que se interesan por el alma femenina y por las fantasías eróticas de la mujer. También adaptada para los que consumen cine intimista o para quienes quieren conocer algo más sobre la sociedad norteamericana alejada de los lujos de Broadway, de las torres de Miami y de lo abigarrado de las calles de San Francisco y Los Ángeles.

Anuncios