FICHA

Título originalGoliath
Título en España: Goliath
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2016
Temática: Drama
Subgénero: Abogados
Resumen: Unos pescadores sobre en alta mar una terrible explosión que mata a uno de ellos. La viuda decide demandar a una compañía y el caso va a parar a un peculiar abogado que ha sido despedido del bufete que él mismo creó y que ha caído en el alcoholismo. A partir de ese momento deberá enfrentarse a ese mismo bufete que no escatima ponerle dificultades y hostilizar su trabajo.
Actores: Billy Bob Thornton, Maria Bello, Olivia Thirlby, Tania Raymonde, William Hurt,Nina Arianda, Sarah Wynter, Ever Carradine, Britain Dalton, Patrick Robert Smith,Kim Hidalgo, Shelby Rabara, Diana Hopper, Sarah Baker, Kevin Weisman.
Lo mejor: Billy Bob Thornton da de sí todo lo que podía esperarse de él.
Lo peor: Una lentitud que, en algunos tramos, resulta exasperante.
Lo más curioso
: El guión no es completamente convincente y adolece de falta de veracidad.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España a través de Amazon, puede ser bajada mediante programas P2P y comprarse en DVD

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en alemán)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Amazon Prime Video)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Amazon Prime Video)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre GOLIATH

Se trataría de una serie irrelevante de no ser por la presencia de dos actores de campanillas: Billy Bob  Thornton y William Hurt, en papeles contrapuestos. Es una serie cuyo tema de fondo lo hemos visto en muchas ocasiones, aunque quizás nunca llevado al extremo al que se han atrevido los creadores de Goliath y que ya puede adivinarse por el mismo título de la serie: la lucha de un “pequeño” contra un “grande”, en la que, por supuesto, el Goliath de turno quedará finalmente noqueado.

 

La serie es “de abogados” con todo lo que ello implica: el sistema judicial norteamericano se parece poco al español y, desde aquí cuesta entender algunos de los giros de la serie. El “David” de la serie es un abogado (“Billy McBride”, asumido por Billy Bob Thornton) que ha caído en desgracia y se ha visto eyectado del bufete que él mismo contribuyó a crear. Éste bufete se ha transformado en una gigantesca corporación multinacional en la que trabajan cientos de abogados y cuyos tentáculos e intereses se extienden por los ambientes más variados. Esta corporación de abogados está dirigida por un misterioso personaje cuyo rostro está desfigurado por quemaduras, no sale nunca de su oficina y es un completo desconocido para sus empleados, salvo por los más íntimos (“Donald Cooperman”, interpretado por William Hurt). Sin embargo, desde su despacho está al tanto de todo lo que ocurre en los juzgados mediante videocámaras conectadas a su despacho.

De manera casual, “McBride” asume el caso ya archivado de un pescador que ha resultado muerto en alta mar víctima de una extraña explosión. Su viuda responsabiliza a una fábrica de armamentos que es clienta del bufete dirigido por “Cooperman”. Ambos, por supuesto, se odian. Y ese resentimiento mutuo es todavía mayor desde el momento en el que la ex esposa de “McBride” es una de las responsables del mismo. A partir de aquí, vamos a asistir a una lucha judicial (en el que “Cooperman” utiliza las más variadas armas y presiones extrajudiciales) entre el pequeño David y la gran corporación de abogados, el malvado Goliath.

La trama se enriquece con distintos personajes: la prostituta abogada, la abogada tartamuda, los familiares de la víctima, etc, etc. Hay que decir que la serie adolece de un exceso de fantasía que tiene poca credibilidad. Las situaciones son cada vez más extremas e, incluso, delirantes en algunos casos. Sin duda, el personaje más realista es el de “McBride”, habitual de los círculos de Alcohólicos Anónimos y con recaídas frecuentes… que son incompatibles con su lucidez como jurista. Esa falta de credibilidad y el que algunos personajes y escenas parecen realizadas en clave de comedia (aunque no son sonrisas precisamente lo que provocan, sino más bien, escepticismo) constituye el mayor hándicap de esta serie.

La serie está diseñada para ser apreciada por consumidores habituales de series “de abogados” que encontrarán en ella los elementos habituales con el añadido de las escenas, las situaciones y los personajes surrealistas. Por supuesto, el lucimiento de Thornton en su papel y su mera presencia constituye un atractivo (y, en nuestra opinión, el valor añadido que justifica verla mucho más que el argumento). Los que vieron a Hurt en los años 70 y 80, quedarán decepcionados por lo estático, limitado y maligno del rol que le ha tocado desempeñar, pero siempre les agradará saber que sigue en forma.

No es una serie completamente convincente pero que puede satisfacer a determinado público y, en cualquier caso, se ve con facilidad, sin exigir mucho al espectador. A lo que parece, se ha contratado una segunda temporada que Amazon Prime Video ofrecerá a sus abonados en 2018.

Anuncios