FICHA

Título originalThe Pacific
Título en España: The Pacific
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2010
Temática: Bélica
Subgénero: Drama
Resumen: Historias de tres marines que sirvieron durante la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico Sur participando en las batallas de Guadalcanal, Iwo Jima, Okinawa… Se muestran también, especialmente en el episodio tercero, la estancia de los marines de permiso en Australia.
Actores: James Badge Dale, Joseph Mazzello, Jon Seda, William Sadler, Rami Malek,Ashton Holmes, Brendan Fletcher, Nathan Corddry, Isabel Lucas, Jon Bernthal,Josh Helman, Ben Chisholm, Chris Milligan, Byron J. Brochmann, Martin McCann,Keith Nobbs, Toby Leonard Moore, David Ludlow, Jacob Pitts, Tom Budge,Dylan Young, Conor O’Farrell, Joshua Biton, Linda Cropper, Leon Ford,Scott Gibson, Liam McIntyre, Annie Parisse, Gary Sweet, Matt Craven.
Lo mejor: La ambientación que llegó hasta el extremo de reconstruir tanquetas japonesas.
Lo peor: Es una serie bélica de carácter muy tópica destinada a glorificar la participación de los marines en las batallas del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial.
Lo más curioso
: La serie tiene como productores ejecutivos a Tiom Haks y Steven Spielberg.
¿Cómo verlo?: Es emitida en España a través de HBO, puede ser comprada en DVD, y bajada mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (9ª entrega, en inglés)

PROMO (10ª entrega, conclusión)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (HBO)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (HBO)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre THE PACIFIC

Las historias sobre la Segunda Guerra Mundial, para poder ser valoradas positivamente, deberían ser innovadoras en relación a las ya vistas. No pueden limitarse a contar, más o menos, lo de siempre, casi con las mismas escenas de siempre, mejoradas con algún filtro de objetivo o bien con algún efecto de sonido no contemplado en las películas que se filmaron antes. Básicamente, podemos trazar el pedigrí de esta serie: primero fue Salvar al soldado Ryan (1998); la película sorprendió por el color, los efectos especiales y el verismo en los combates, así como por una cuidada ambientación. Luego, todos estos elementos volvieron a aprovecharse en Band of Brothers (2001) y, finalmente, reaparecen de la mano de los mismos productores (Spielberg y Hanks), en The Pacific (2010).

La diferencia es que el origen de este árbol cinematográfico fue un largometraje, luego se paso a una serie que suponía una ampliación de la misma temática y, visto el resultado, el equipo optó por trasladar la trama al Pacífico en la misma época, la Segunda Guerra Mundial. Se conocen las preferencias estéticas de Spielberg sobre este tema desde que rodó 1941 (1979). El problema es que, con el tiempo, este “árbol” se ha vuelto excesivamente rutinario y efectista. El mensaje oscila entre el pacifismo y la heroica exaltación del cuerpo de marines de los EEUU y del “enemigo” parece hablarse muy poco nada. Así pues, hemos regresado a las películas de postguerra… solo que, estéticamente, mejor presentadas.

La serie nos muestra en 10 episodios la vida de tres marines de los EEUU destinados a aquel frente durante la Segunda Guerra Mundial. Nos muestra los combates en Guadalcanal, Cape, Gloucester, Peleliu, Okinawa e Iwo-Jima, es decir, acción bélica, interrumpida solamente por momentos de descanso en Australia o en hospitales de campaña. En general, el espectador no aprende mucho, ni sobre el desarrollo de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico (que se resolvió mediante enfrentamientos aeronavales mucho más que a través de operaciones “tierra”), ni sobre las modalidades de aquellos combates (por mucho que se encargarán de construir cuatro tanquetas japonesas Ha-Go 95 especialmente para la miniserie, una de las cuales figura actualmente n el Museo Nacional de Singapur). Lo único que el espectador ve son una serie de tiroteos realizados con los movimientos de cámara, los filtros de objetivos, el retoque de postproducción y los efectos de sonido ya ensayados en Salvar al soldado Ryan.

Si la serie Band of Brothers apareció en un momento en el que los EEUU se preparaban para sus intervenciones injustificables en Afganistán e Irak, y era necesario despertar un clima bélico entre la población que sintonizase y evocase la “resistencia contra los nazis”, nueve años después, cuando se filmó The Pacific, lo esencial era mantener el espíritu heroico y evitar por todos los medios que avanzase el movimiento pacifista que ya había comprometido las operaciones en Vietnam y que cada vez estaba más fortalecido a raíz del número de víctimas en las guerra coloniales iniciadas por George W. Bush. Así pues, la intencionalidad de la serie está muy clara.

Algunos episodios son superiores a otros. Por nuestra parte, salvamos exclusivamente el episodio 9 que, posiblemente, sea el que absorbe mayores recursos económicos que los anteriores. De todas formas, la serie recibió premios nacionales e internacionales suficientes como para ser tenidas en cuenta, en especial Premios Emmy.

La serie está realizada a partir de las memorias de dos soldados que participaron en los combates. Así pues, se trata, de una producción que intenta transmitir, no la historia, ni la geopolítica del conflicto, en absoluto, estudios estratégicos sobre la guerra, sino simplemente, los sentimientos y emociones de los que participaron en ellas por el lado norteamericano. Es un buen intento, pero el resultado decepciona. En primer lugar, porque eso ya se había intentado en Band of Brothers e, igualmente, había estado presente en el tronco común dedicado al inefable “soldado Ryan”. En segundo lugar porque la parte del león del presupuesto se fue para efectos especiales y postproducción y los actores contratados para encarnar los roles principales no fueron suficientemente convincentes.

Se trata de un productor que verán con especial deleite los aficionados al cine bélico, especializados en Segunda Guerra Mundial. Convencerá mucho menos al espectador medio que, de aceptar verla, se planteará si todo eso no lo había visto ya en numerosas películas anteriores. Será denostada por aquellos que encuadren la película en una época y establezcan su intencionalidad más evidente: mantener la tensión bélica en los EEUU, cuando se estaba llegando a la última fase de las guerras coloniales de Oriente.

Quedaría por decir que a medida que el soldado Ryan ha ido teniendo hijos, estos han sido progresivamente de menor calidad.

Anuncios