FICHA

Título originalEl Bloke – Coslada
Título en España: El Bloke – Coslada
Temporadas: miniserie (2 episodios)
Duración episodio: 75 minutos.
Año: 2009
Temática: Policíaco
Subgénero: Hechos reales
Resumen: Miniserie basada en el escándalo de corrupción que rodeó a la ciudad madrileña de Coslada durante 20 años, centrado en torno al jefe de la policía municipal y a un grupo de agentes conocidos como El Bloke. Los hechos han sido dramatizados, pero, en esencial, responden al desarrollo real de los acontecimientos.
Actores: José Pedro Carrión, José Manuel Seda, Carlos Fuentes, Aleix Rengel, Iván Hermés, Héctor Colomé, Mario Zorrilla, Carolina Bona, Alfredo Villa, Javier Alcina, Álex Barahona, Dritan Biba, Eric Francés, Cristina Khamidoulin, Voro Tarazona, Magda Tomas, Celine Tyll.
Lo mejor: La voluntad de encarar un tema de corrupción y transformarlo en thriller.
Lo peor: El alcoholismo crónico del personaje está reñido con sus éxitos como investigador.
Lo más curioso
: Los personajes hubieran podido ser descritos con más precisión.
¿Cómo verlo?: Se encuentra en la sección Televisión a la Carta de TVE y puede ser bajado mediante programas P2P o verse directamente en youTube.

Puntuación: 7

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

HIP HOP EL BLOQUE

VER SERIE (Televisión a la Carta)

VER SERIE ( episodio 1, youTube)

VER SERIE ( episodio 2, youTube)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (RTVE)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre EL BLOKE – COSLADA

En 2010 existía una tendencia en las distintas cadenas españolas, públicas y privadas, hacia la elaboración de series sobre temas que, por algún motivo, habían alcanzado cierta popularidad. Pudimos ver miniseries muy variadas: Padre Coraje, sobre la búsqueda en Jerez de los asesinos de su hijo, El Caso Wanninkhof, sobre el asesinato de una joven en la Costa del Sol, Fago, sobre el asesinato del alcalde, Vuelo IL 8714, sobre una catástrofe aérea en Barajas y así sucesivamente. Se trataba, en cualquier caso, se miniseries sobre episodios que durante unos días estuvieron en el candelero de la actualidad. Y en este sentido, uno de los más arriesgados fue El Bloke – Coslada, que desveló un increíble caso de corrupción que había tenido lugar en el ambiente de la policía local de esa población. En general, todas estas miniseries (y las que se se filmaron en torno a personajes populares que fueron innumerables, tuvieron una buena factura y, salvo matices en los guiones, puede considerarse de lo más aceptable que han servido las televisiones públicas y privadas en la última década.

En los años 80, fue nombrado jefe de la policía municipal de Coslada  un personaje que llegaría a ser llamado “el sheriff”. Era unánimemente denostado por sus vecinos. Sus abusos de poder, eran conocidos por todos. Muchos habían sufrido sus extorsiones y, al parecer, durante mucho tiempo disfrutó de “protección aérea”. El caso fue que durante 20 años, siguió dirigiendo la policía municipal. Para colmo, en el interior del cuerpo, se creó una especie de asociación, más o menos informal, conocida como “El bloke”, que inicialmente estuvo, al parecer, compuesta por los hombres de confianza de su superior, pero que, finalmente, tal como suele ocurrir en estos casos, cuando aumento el número de fechorías, el desmadre absoluto a causa del consumo de drogas entre sus miembros, cada uno fue actuando por su cuenta. El resultado fue que en el municipio de Coslada, la criminalidad habitual había sido sustituida por una nueva criminalidad protagonizada por funcionarios públicos que recordaba mucho a uno de los temas de La Naranja Mecánica: delincuentes metidos a policías. Todo finalmente estalló en 2009 y la última noticia que se tiene del caso –y que habla por sí misma- indica el pasado 17 de enero de 2018, la preocupación de la fiscalía porque algunos de los delitos cometidos hubieran prescrito. Bochornoso final a una historia ya de por sí bochornosa.

Así pues, hay que alabar el que la dirección de RTVE decidiera asumir el riesgo de tratar este tema con una miniserie en dos capítulos que retrata lo esencial del escándalo. La serie evita presentar los nombres de los que habían contribuido a que un escándalo de tales proporciones hubiera permanecido silenciado y que nadie hubiera investigado las responsabilidades e, incluso, el inexplicable retraso en emitir una sentencia. Pero, en cualquier caso, demuestra la voluntad de TVE de dramatizar algunos episodios de la realidad cotidiana, por mucho que sean polémicos y desagradables.

La serie nos muestra a un nuevo agente que se incorpora a la plantilla de la policía municipal y que pronto se encuentra marginado por un grupo que actúa como “banda organizada”, es El Bloque. El veterano José Pedro Carrión asume el papel de “sheriff de Coslada”, en una interpretación aceptable y enérgica, mientras que José Manual Seda es “Vicente”, el policía novato cargado de buenas intenciones y que se encuentra con una situación prácticamente descontrolada en la que no quiere participar. Trata de blancas, tráfico de drogas, racket de protección, abusos deshonestos, cohechos continuos ensombrecen el día a día. Para colmo, “Vicente”, siente que sus compañeros, especialmente los más corruptos, desconfían de él y el propio jefe de la policía lo transfiere a trabajos burocráticos. En un momento dado, detenido por el Grupo Especial contra el Crimen Organizado, se ofrece a colaborar en la investigación que estos están llevando y que, finalmente, llevará a la desarticulación de El Bloke y a la detención del “sheriff”.

La serie se sostiene sobre estos dos actores que realizan un buen trabajo y dan credibilidad a sus roles. A pesar de sus limitaciones, la serie contribuyó a intranquilizar a franjas de la población que, a la vista de lo ocurrido en Coslada, se preguntaban cómo era posible que algunos policías hubieran degenerado en simples delincuentes y, como a pesar de todo, siguieron durante años, ostentando la autoridad.

De entre lo más notable de la serie y que ha superado las barreras de la misma, figura el rap de “El Bloque”, escrito y cantado por el grupo de hip-hop El Nota. Quizás lo más débil de la miniserie sea, precisamente, el intento de fantasear con las complicidades con las que contó “el sheriff” para mantenerse en su puesto durante 20 años. La figura de un policía que, al parecer, ocupaba un alto cargo en la Dirección General de Seguridad y que lo cubrió, aparece bastante desdibujada y ambigua. Con todo, hay que decir, que los procesados por este caso mantuvieron la “omertá” mafiosa y han defendido hasta hoy (2018) su “inocencia”.

La serie puede convencer a adictos a las miniseries de actualidad, a las producciones españolas y a “testimonios” dados sobre la actualidad. No es una serie “genial”, pero si se le penden dar unas calificaciones medias superiores a las normales en nuestro país: guión bien elaborado, realización dinámica, interpretaciones que oscilan entre lo aceptable y lo brillante, montaje trepidante, intención moralizadora y de denuncia… con un resultado final digno de verse.

Anuncios