FICHA

Título originalSecrets of Scotland Yard
Título en España: Secrets of Scotland Yard
Temporadas: documental
Duración episodio: 54 minutos.
Año: 2013
Temática: documental
Subgénero: policía
Resumen: Documental sobre los orígenes de Scotland Yard y algunos datos curiosos sobre su principales éxitos y algún fracaso.
Actores: presentador Samuel West.
Lo mejor: Se desvelan algunos detalles sobre la historia de la policía metropolitana británica habitualmente desconocidos.
Lo peor: Documental demasiado rápido y que deja la sensación de que nos hemos quedado sin conocer parte de la historia de la institución.
Lo más curioso
: Las autoridades penitenciarias de distintos Estados concedieron a Piers autorización para las entrevistas, limitada a una hora.
¿Cómo verlo?: Emitido en España por Netflix; puede ser bajado mediante programas P2P.

Puntuación: 6,5

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER DOCUMENTAL (Netflix)

VERD DOCUMENTAL (youTube)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (Netflix)

Comprarlo en Amazon (en inglés)

Lo menos que puede decirse sobre SECRETS OF SCOTLAND YARD

Si usted quiere saber lo esencial sobre la policía británica, este documental, le dará una versión de los conocimientos mínimos imprescindibles para poder ir “de enterado” sobre el tema. En efecto, se trata de un breve documental de apenas una hora de duración, filmado en 2014 y ofrecido por Netflix a partir del invierno de 2017 para el público español (aunque puede verse en versión original en youTube). El principal elogio que puede hacerse sobre este documental es que es breve y conciso. Y en esto también radica su hándicap: en efecto, demasiado breve.

 

El documental se inicia explicando los orígenes del servicio policial en la Inglaterra de principios del siglo XIX, tras las guerras napoleónicas. El nombre procede de la calle en la que estaba situada la primera sede histórica de la policía metropolitana británica (Scotland Yard = la yarda escocesa). El servicio ha cambiado extraordinariamente desde su origen pero, en cualquier caso, se trata de una de las policías más eficientes del mundo. Y, desde luego, de las más populares, entre otras cosas porque, históricamente sus agentes no van armados.

Realmente, los “secretos” a los que alude el título de la serie no son tales. Más bien habría que haberla titulado “los casos más famosos de Scotland Yard” porque, efectivamente, de eso se trata: de media docena de casos, desde el Jack el Destripador hasta el atraco al tren-correo de Glasgow-Londres en los años 60, que han adquirido fama mundial. Poco a poco, podemos ver como la policía británica se va especializando y cómo las ciencias forenses van siendo asumidas por sus directivos. De hecho, la resolución al caso del robo al tren-correo pudo realizarse gracias al empleo masivo de agentes inspeccionando las pocas huellas digitales que habían dejado los atracadores en la casa rural en la que se albergaron y, especialmente, en las fichas del Monopoly al que jugaron con dinero real producto del robo.

La serie –no hay que engañarse- es, a fin de cuentas, de propaganda de la policía británica. En ella se cuentan muchos éxitos y ningún fracaso (salvo el caso de Jack el Destripador que, periódicamente, sigue sobresaltando a la opinión pública con alguna nueva, real o presunta, “revelación”). Tampoco se habla del peso que la masonería ha tenido y tiene en la institución, hasta el punto de que, en la actualidad, solamente hay dos instituciones de fama internacional en la que, para ascender pueda resultar beneficioso pertenecen a alguna logia: el Pentágono norteamericano y Scotland Yard.

Así pues, hay que tener en cuenta que se trata de un documental demasiado rápido como para hacerse una idea completa del recorrido de la policía británica en los últimos doscientos años. El documental bien habría podido desarrollarse mucho más detenidamente en una serie, especialmente a la vista de la cantidad de especialistas, casi freakys, que se han dedicado a reconstruir la historia de la institución y de algunos de sus casos más célebres.

Un documental que, en principio, interesará a los amantes del género y a quienes, por algún motivo, tengan curiosidad por bucear en la historia de la institución. Se trata de un documental bien armado, variado, perfecta y pulcramente presentado que entretiene y condensa casi 200 años de historia en menos de una hora. Sabe a poco, desde luego. E incluso, si de lo que se trataba era de realizar un solo documental y no una serie, hubiera podido adoptar el formato de largometraje. Pero, en cualquier caso, es una buena introducción al tema y la muestra de que los británicos se sienten orgullosos de su servicio policial.

Anuncios