FICHA

Título originalThe Windsors
Título en España: The Windsors
Temporadas: 2 (12 episodios)
Duración episodio: 25 minutos.
Año: 2016
Temática: comedia
Subgénero: ironía
Resumen: Historias grotescas en clave de humor sobre la familia Real Inglesa. Solamente se salva de la crítica la Reina Isabel. La serie incluye entre sus ironías, en especial al Príncipe Carlos y a Camila Parker, a los hijos del primero, Harry y Edward, al hermano de Carlos, el príncipe Andrews y a su ex esposa Fergie, así como a sus dos hijas. A Kate Middleton y a su hermana Pippa. Todos los personajes se ven envueltos en situaciones enloquecidas que reflejan –lejanamente- noticias que han aparecido en la prensa sensacionalista.
Actores: Matthew Cottle, Celeste Dring, Louise Ford, Richard Goulding, Morgana Robinson, Hugh Skinner, Ellie White, Haydn Gwynne, Harry Enfield.
Lo mejor: Se trata de una sátira extrema, desenfadada e irrespetuosa.
Lo peor: Diez minutos después de iniciado el primer episodio, queda claro el tono de todo lo que queda por delante.
Lo más curioso
: La serie ha sido escrita por los creadores de Star Stories, Bert Tyler-Moore y George Jeffrine y ha sido calificada como “comedia punk”.
¿Cómo verlo?: Emitido en España por SundanceTV; puede ser bajado mediante programas P2P.

Puntuación: 5,5

PROMO (1ª Temporada, en inglés)

PROMO (2ª Temporada, en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés, especial de Navidad)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (SundanceTV)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (en inglés, Channel4)

WEB OFICIAL (en castellano, SundanceTV)

Comprarlo en Amazon (en inglés)

Lo menos que puede decirse sobre THE WINDSORS

Lo menos que puede exigirse a una sátira es que esté bien elaborada, que los personajes tengan alguna relación con la realidad y que, el humor tenga gags que induzcan a la sonrisa sino a la carcajada. Nada de todo esto se encuentra presente en The Windsors, salvo paletadas de sal gruesa y humor que aspira a justificarse por lo irreverente, más que por lo ingenioso. No es, The Windsor, ni una buena parodia, ni una buena serie, ni siquiera una serie que resulte refrescante: vistos los 10 primeros minutos, vistos los 12 episodios restantes…

En una parodia de este tipo, lo primero que se requiere es que los personajes tengan una caracterización aproximada que recuerde a los personajes originales. En The Windsor, cualquier parecido físico es pura coincidencia y se limita a unos toques de peluquería y algún vestido característico. En algunos casos (Camilla Parker, Fergie, el propio príncipe Carlos, Pippa Middelton…) el parecido es pura coincidencia.

Lo segundo que se requiere es que las situaciones y los gags generados tengan algo de originalidad. Tampoco se encuentra esta característica. La serie se conforma con ser “irrespetuosa”. Nada más: como si eso lo justificara todo y bastara por sí mismo para entretener. Cualquier programa español en el que se ha criticado a nuestra clase política, o incluso al Rey Juan Carlos I, ha tenido más originalidad y humor que esta serie que presume de “humor punk”, pero que no pasa de ser un conglomerado de despropósitos y de tópicos tabernarios.

A decir verdad, esta serie lo único que demuestra es que la monarquía inglesa no atraviesa los mejores momentos y que se ha convertido en carne de prensa del colorín, tabloides sensacionalistas y noticias frívolas, así como en tema de comentarios en pubs y tabernas. Una parte importante de la población británica que, en otro tiempo se ha visto muy apegada a la monarquía, desde el momento en el que ésta ha decidido comportarse como cualquier otro familia, la ha juzgado como tal. Despojado de su rango de estilo, inviolabilidad, convertida en algo próximo, han aparecido dos tendencias, la de tratar de examinar el papel de la monarquía desde el punto de vista irónico (el de esta serie) y el de realizar ese examen desde la historia reciente del Reino Unido (en series como The Crown). Obviamente, esta segunda es muy superior a la primera, y, al menos evidencia, cierto respeto, sino por la monarquía, sí al menos por la verdad histórica.

La serie The Windsors, apenas sirve para otra cosa que para ser vista por borrachines de pub antes de dormir la mona ante el televisor. Lo peor de la serie, no es el tema en sí, ni siquiera el tratamiento que se le hace, sino la falta de humor y de originalidad, las reiteraciones que se perciben desde el primer episodio y la falta de habilidad para sacar partido a chistes y comidillas sobre la familia real.

La serie ha sido calificada en el Reino Unido de “lastimosa” para unos y “indignante” para otros. Ha recibido pocos elogios. En el último episodio aparece Donald Trump en un gags igualmente mediocre. En alguna ocasión se alude también a los políticos del Reino Unido (a Tony Blair en el segundo episodio y a Theresa May en el último). Pero tampoco estas referencias lograr elevar el nivel medio de la serie.

Algunos se han preguntado si una serie así podría filmarse en España. De hecho, en televisión han aparecido algunas parodias sobre la Casa Real y la clase política. Así que la respuesta es positiva en lo que se refiere a las posibilidades. Ahora bien, si de lo que se trata es de plantear si una serie de este tipo podría ser tan patética en España como esta que llega del Reino Unido, cabría decir que aquí sobran facultades para hacer algún producto de mayor nivel… por mucho que aquí haya pocas series de humor que puedan calificarse de geniales.

Anuncios