FICHA

Título originalKfulim (False Flag)
Título en España: Falsa identidad
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2015
Temática: terrorismo
Subgénero: intriga política
Resumen: Cinco ciudadanos judíos aparecen en las noticias como responsables del secuestro de un ministro iraní que se encontraba en visita oficial en Moscú. A pesar de que todos ellos son inocentes y no tienen nada que ver con el secuestro, no han sido elegidos al azar: todos ellos tienen algo que ocultar y lo que es peor, todo ha sido preparado por una fracción del Mossad .
Protagonistas: Ishai Golan, Magi Azarzar, Angel Bonanni, Ania Bukstein, Orna Salinger, Mickey Leon, Moris Cohen, Roy Assaf, Yoav Donat, Igal Naor, Avigail Ariely, Hezi Saddik, Yehuda Mor, Sergey Bukhman
Lo mejor: Mickey Leon en su papel de jefe del equipo de investigación y ex agente del Mossad.
Lo peor: Excesivamente enrevesada en su tramo central..
Lo más curioso
: Se basa, lejanamente, en un caso real en el que resultó asesinado un dirigente de Hamas en Dubai.
¿Cómo verlo?: Emitido en España por Movistar+; puede ser bajado mediante programas P2P.

Puntuación: 7

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (en hebreo)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre FALSA IDENTIDAD

El Estado de Israel se ha incorporado solo muy recientemente al mundo de las series y su capacidad está todavía por debajo de las filmografías nórdicas y alcanzando la calidad de algunas series punteros iberoamericanas. En los últimos años se han producido en el Estado de Israel algunas series de intriga y acción, particularmente interesantes y bien elaboradas, en condiciones de competir en su gama (presupuestos limitados, trabajo fundamentalmente basado en un buen guión y en unos actores que conozcan bien su trabajo y en un montaje dinámico). No podemos olvidar, por ejemplo, que series como En Terapia tuvieron su origen en series producidas en Israel, mejoradas luego en Hollywood, o que series emitidas en España como Fauda, Rehenes o La sombra de la verdad, producidas en Israel nos han puesto en contacto con los problemas y las angustias que se están viviendo en aquella parte del mundo particularmente inestable. Falsa identidad, abunda en esa dirección y nos sitúa en el terreno del terrorismo de Estado.

Con el nombre orinal de Kfulim que, si hemos de creer en el traductor de Google, quiere decir “doblado” o “duplicado”, esta serie ha sido estrenada con el mucho más claro rítulo de False Flarg en el ámbito anglosajón, antes de convertirse en Falsa identidad en España (a no confundir con la serie española, Sin identidad). La serie nos muestra la vida de cinco personas, aparentemente normal y sin complicaciones que, una mañana se levantan y ven sus nombres vinculados a una noticia dramática: un ministró iraní de visita oficial en Moscú, ha sido secuestrado por un grupo terrorista formado por cinco personas de las que los rusos han podido identificar sus nombres y pasaportes. Aparentemente, las cinco personas son absolutamente inofensivas y pueden demostrar en el curso de los interrogatorios que ninguna de ellas se encontraba en Moscú en el momento de producirse el secuestro y que todas ellas llevan vidas aparentemente normales, alejadas de cualquier forma de terrorismo político. Sin embargo, a medida que avanza la trama, el detective encargado del caso, irá comprendiendo que algo oscuro se oculta detrás del episodio y que, las cinco personas tienen algo que ocultar, están implicadas en asuntos turbios e incluso una ha tenido cierta relación con el episodio de Moscú.


La serie se resuelve en ocho episodios que apenas dejan tiempo al espectador para respirar. Cada uno de ellos termina en un momento en el que aparece un nuevo enigma. La tensión y el suspense van aumentando de episodio en episodio y alcanza su clímax en el tramo central de la serie. La contrapartida es que, hace falsa estar extremadamente atento al desarrollo de la trama, porque perderse algún detalle puede suponer no comprender la totalidad de la trama. En algunos momentos, la serie parece extremadamente retorcida y tenemos la sensación de que va a costar cerrarla sin que queden cabos sueltos. En absoluto, en el octavo episodio, la serie se cierra sin dejar nada en el aire, con un final coherente y perfecto en el que los servicios secretos del Estado de Israel, el Mossad, se llevan la peor parte.

La serie está protagonizada por actores desconocidos en España, pero que cumplen perfectamente sus roles. Mención especial merece Mickey Leon que encarna al jefe del equipo de investigación, el Shin Bet, en su calidad de ex agente del Mossad y bien relacionado con la cúpula del mismo.

La serie no tendrá continuación. Es, por tanto, una miniserie, que está siendo emitida por Movistar+. Miniserie especialmente adecuada para los que aman las intrigas políticas y la conspiranoia.

 

 

 

Anuncios