FICHA

Título originalDr. Kildare
Título en España: Doctor Kildare
Temporadas: 5 (191 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 1969-1976
Temática: drama
Subgénero: médicos
Resumen: Un médico residente, recién salido de la universidad y en período de prácticas trabaja en su hospital bajo las órdenes de un médico veterano que sigue un línea de comporamiento muy diferente a la que Kildare está dispuesto a seguir y que, frecuentemente, especialmente en las dos primeras temporadas le causa continuos enfrentamientos.
Protagonistas: Richard Chamberlain, Raymond Massey, Leslie Nielsen, Lee Meriwethr, Hayden Rorke, Jean Inness, Martin Balsam, Diane Baker, Andrew Prine, Donna Loren, Marlyn Mason, William Shatner, Tom Nardini, David Opatoshu, Patricia Barry, Naomi Stevens, Robert Reed, Dean Stockwell, Joanna Pettet, Hazel Court, Norman Fell, Jack Nicholson, Sharon Farrell, Fred Astaire, Kathy Garver, Cloris Leachman, James Mason, Darren McGavin, James Earl Jones, Ricardo Montalban, Lesley Ann Warren, Suzanne Pleshette, Angie Dickinson, Ed Begley, Murray Hamilton, George Kennedy, Sorrell Booke, Daniela Bianchi, Alida Valli, Mercedes McCambridge, Ramon Novarro, Shannon Farnon, Harry Morgan, Yvette Mimieux, Mary Astor.
Lo mejor: Fue la primera serie “de médicos” que se preocupó de presentar situaciones verosímiles y enfermedades habituales en los hospitales
Lo peor: Después de un comienzo espectacular la serie fue decayendo especialmente en sus dos últimas temporadas en las que se vio abandonada por el público.
Lo más curioso
: La serie tuvo un continuación en 1972, al amparo del éxito de Marcus Welby, médico de familia, pero solamente alcanzaron a rodarse 24 episodios.
¿Cómo verlo?: Emitido por TVE. En la actualidad pueden verse algunos episodios en youTube en versión original y también bajarse mediante programas P2P y comprarse en DVD en versión original.

Puntuación: 6,5

PROMO (1ª temporada)

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (en youTube)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre DOCTOR KILDARE

Fue la primera de las series hospitalarias, basada en un personaje que había generado interés en los 30-60, tanto en el cine como en novelas y cómics. En efecto, el “Doctor James Kildare”, apareció por primera vez en 1930 en formato de novela barata, escrita por Max Brand. El éxito del personaje fue tal que siete años después la Paramunt lo transformó en largometraje y en 1940 vendió los derechos a la Metro. Los nuevos propietarios explotaron al personaje, inicialmente, en el medio radiofónico a lo largo de los 50 y hasta que el parque de televisores en los EEUU no fue lo suficientemente amplio como para justificar su transformación en serie televisiva y, paralelamente, el tira cómica. El cénit del personaje fueron los años 60. Así pues, como puede observarse, el “doctor Kildare” fue un personaje de largo recorrido, extremadamente popular de 1935 a 1965.

Se trataba de un médico joven, dechado de interés por la profesión y que al término de sus estudios universitarios entra como médico interno y residente en un hospital en donde tendrá frecuentes encontronazos con su superior, el “doctor Gillespie”. Así pues, lo que se nos está narrando son las vicisitudes de un médico novato y de un veterano displicente y duro. La serie, vista con más de medio siglo de distancia puede parecer un tostón, pero en su momento constituyó una verdadera revolución que ha persistido como “modelo canónico” para otras series que le han seguido. Lo importante era que el protagonista tuviera unos rasgos perfectamente definidos y chocara con otros personajes con distintas apreciaciones sobre la medicina y distintas formaciones. No es nada que no se hubiera hecho antes en otras serie y, por supuesto, desde el cine mudo… pero era la primera vez que las cámaras de televisión entraban en un plató convertido en sección hospitalaria., el “Blair General Hospital” que jamás existió. El choque entre “Gillespie” y “Kildare” se resumía en la frase, mil veces repetida a lo largo de la serie por el primero: “Nuestra obligación es salvar vidas, no decirles cómo vivir”. Kildare se obstinaba, sin embargo, en tratar de remediar, no solamente la enfermedad de su paciente, sino en redimir su vida.

El actor contratado para el papel fue Richard Chamberlein, entonces en sus primeros pasos en interpretación y cuya carrera, ya en la edad provecta, ha durado hasta no hace mucho. En 2006 apareció en la serie Nip/Tuck. Sobreactuaba excesivamente y su carrera fue excesivamente dispersa y sin una orientación concreta, probablemente por eso, deberá conformarse con una estrella en el Paseo de la Fama. Por tocar, quiso tocar incluso la canción y lo hizo con cierto éxito en los primeros años 60. Pero su fama se apagó pronto.

Su oponente en la serie era Raymond Massey, uno de los rostros de la televisión más conocidos en los años 50-60. Actor canadiense, veterano de la Primera Guerra Mundial, su interpretación como Abraham Lincoln en 1938 en Broadway le elevó a la fama. Recorrió las principales series televisivas de los 60 (Sugarfoot,  Carson City, El oro de Mackenna…) y será recordado siempre como la antíotesis del “doctor Kildare”.

En su conjunto se trata de una serie precursora que tuvo como característica principal, el que su creador pasó mucho tiempo deambulando por hospitales, entrevistándose con médicos y residente, captando temas de lo que luego sería esta serie que tiene, realmente, poco que ver con las novelas escritas en los años 30, salvo la referencia al mismo personaje. En este sentido, fue una serie que instaló la necesidad de conocer la vida de un hospital para poder realizar una serie sobre el tema. Cada episodio era autoconcluido y no existía ningún nexo de unión en las temporadas, al menos en los dos primeros años de emisión. Luego, los productores advirtieron las ventajas de la serialización e incorporaron temáticas que Así que en esto también Doctor Kildare sentó un precedente que todavía hoy se utiliza.

Otro de los elementos que incorporó esta serie fue un amplio elenco de “actores invitados”. Prácticamente, los rostros más conocidos del cine de los años 40-60 aparecieron por esta serie e incluso algunos desconocidos: Robert Redfortm James Caan, Yvette Mimieux, Ricardo Montalbán, entre los segundos y Frad Astaire, Mary Astor, Lauren Bacall, Joan Blondell, James Mason, Walter Pidgeon, entre los primeros.

Los primeros 20 episodios de la serie constituyeron un éxito sin precedentes y fueron el programa más visto de la televisión norteamericana de su época. Se cuenta que Chamberlein recibía entonces unas 12.000 cartas anuales de fans que lo convirtieron en ídolo de las adolescentes de la primera mitad de los años 60.

La serie, obviamente, ha sido muy superada por otras series de médicos y de hospitales que se produjeron especialmente a partir de los 80 años y con muy distintas orientaciones, pero verla supone percibir el material originario en el que se han inspirado casi todas. La serie murió al decaer las audiencias y, a pesar de que la irrupción de Marcus Welby, doctor en medicina, contribuyó a reavivar el interés por las series “de médicos”, el nuevo intento de relanzar al personaje en 1972 a través de la serie Young Dr. Kildare, constituyó un fracaso, acaso porque su ciclo vital había concluido con sobresaturación de productos en torno al médico y en distintos campos. En España, se difundieron paralelamente los cómics y la serie a mediados de los 60 y, también aquí, se convirtieron en un fenómeno de masas.

Anuncios