FICHA

Título originalGame of silence
Título en España: Game of silence
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 41-48 minutos.
Año: 2016
Temática: drama
Subgénero: intriga
Resumen: Un grupo de chicos que habían cometido la torpeza de robar un coche y tener un accidente hiriendo a otra persona son recluidos en una cárcel correccional en el que son sometidos a abusos y vejaciones. Años después, cuando ya son adultos y parece que todo este episodio ha quedado atrás, se enfrentan con su pasado.
Protagonistas: David Iwanicki, Joshua Mikel, Sharon Blackwood, Myles Grier, Scott Christopher Kelly, Stephanie Olah Kelly, David Lyons, Matt O’Leary, Anna Arden Oplev, Tim Peek, Michael Raymond-James, Larenz Tate, Claire van der Boom, Caleb Bendit, Bre Blair, Rowan Bousaid.
Lo mejor: Serie extremadamente dinámica y en la el espectador apenas respira.
Lo peor: Demasiado exagerada y desmesurada, especialmente en su descripción del sistema penal.
Lo más curioso
: Es el remake de una serie turca, Suskunlar.
¿Cómo verlo?: Emitido por Netflix.

Puntuación: 6,5

PROMO

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (en Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (en NBC)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre GAME OF SILENCE

Por mucho que los sistemas penitenciarios hayan de ambos países hayan dado lugar a buenas películas, Turquía y los EEUU no son lo mismo. Así pues, una serie de matriz turca que trata sobre un correccional para delincuentes jóvenes al que van a parar de manera fortuita un grupo de descarriados momentáneos pero no habituales, no puede ser trasladada sin más a los EEUU en donde, indudablemente, las garantías democráticas de los presos son mayores. Tal es el principal defecto de esta serie, nacida turca, y adaptada como efecto de la falta de ideas por los guionistas de Hollywood a la situación norteamericana de los años 80. Error. La desmesura de la situación, lo exagerado de los padecimientos de los adolescentes en el correccional, son inconcebibles, incluso en el sistema penal norteamericano. La ventaja es que, dado que se trata de una serie extremadamente ágil y dinámica, en algunos tramos, hasta el agobio, este elemento pasa bastante desapercibido y se acepta –no sin cierta resignación- como exigencia del guión.

La serie nos muestra a un grupo estilo Verano Azul o Los Goonies: adolescentes ochenteros con ganas de divertirse y correr aventuras, muy solidarios entre sí y, fundamentalmente, buenos chicos. Al ir a buscar a la única chica del grupo, ven que está siendo golpeada por su madre, así que roban el coche de la madre y se montan en él emprendiendo una alocada, pero inocente carrera, que les lleva, finalmente, a estrellarse frontalmente contra otro vehículo causando heridas graves a su ocupante. Los cuatro chicos son procesados y encarcelados en un correccional durante algo más de un año. Allí sufren todo tipo de maltratos, abusos y vejaciones por parte de los funcionarios, del director y de otros reclusos. La amplitud de estos sufrimientos se va viendo a medida que avanza la serie en forma de constantes flashbacks.

Han pasado dos décadas y las vidas de cada uno de estos cinco chicos ha tomado un rumbo propio. Son oriundos de un pueblo situado a 150 km de Houston, pero solamente uno de ellos ha logrado prosperar y ejercer como exitoso abogado en la capital tejana. El resto se van defendiendo, más o menos, en la misma población en la que nacieron. Uno de ellos, bruscamente, un buen día, se cruza a alguien que reconoce como uno de los guardianes del correccional y lo agrede brutalmente hasta matarlo. Los otros dos amigos acuden a Houston a ver a su compañero abogado para pedirle que asuma su defensa. A partir de aquí, reavivan su deseo de venganza, especialmente cuando detectan que quienes les hicieron la vida imposible en el correccional se están dedicando a la política y han constituido una especie de mafia local con múltiples ramificaciones.

Sobre este guión discurren los 10 episodios que llegan a su fin sin que la historia concluya. Lamentablemente, la serie no tendrá continuación. Al concluir, la NBC no renovó el contrato para una segunda temporada… algo que el espectador debe tener en cuenta a la hora de iniciar la trama, porque está tiene un potencial adictivo bastante elevado.

La serie está interpretada correctamente. No hay que hacer excesivo caso a los diálogos, someros y esquemáticos, ni a los personajes que están descritos con rasgos mínimos, pero, en cualquier caso, la serie resulta digestiva y agradable de ver, pero que no aporta gran cosa, ni puede considerarse una serie de alta gama. Resulta atractiva, únicamente, para los que buscan acción trepidante por encima de cualquier otro elemento narrativo y que no atienden excesivamente a la coherencia del guión. Es una serie para ver rápidamente, en esos momentos en los que uno no seba que otra cosa ver.

Anuncios