FICHA

Título originalEureka
Título en España: Eureka (también se ha emitido como Un lugar llamado Eureka)
Temporadas: 5 (77 episodios)
Duración episodio: 44 minutos.
Año: 2006-2012
Temática: ciencia-ficción
Subgénero: conspiranoia.
Resumen: Un policía llega a un pueblo perdido en un lugar remoto y sufre un accidente que le retiene en el lugar. Allí empieza a observar que suceden fenómenos extraños. Luego sabrá que la población ha sido creada por el gobierno de los EEUU como lugar de residencia de científicos y cerebros privilegiados en donde pueden realizar experimentos secretos.
Protagonistas: Colin Ferguson, Salli Richardson-Whitfield, Joe Morton, Jordan Hinson, Erica Cerra, Neil Grayston, Chris Gauthier, Niall Mattre, Ed Quinn, Matt Frewer, James Callis, Debrah Farentino, Christopher Jacot, Tembi Locke, Felicia Day, Frances Fisher, Wil Wheaton, Jaime Ray Newman, Vanya Asher.
Lo major: Algunos destellos esparcidos de elevado sentido del humor
Lo peor: Lo inorgánico de la narración.
Lo más curioso
: La serie en algunos países hispanos se llama “Sector 5”.
¿Cómo verlo?: Fue emitido por SciFi en España y actualmente está siendo emitido por Mistar+. Puede comprar en DVD y bajarse a través de programas P2P.

Puntuación: 6

PROMO

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE

VER SERIE (en Movistar+)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL (en inglés en SyFy)

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre EUREKA

A finales de los años 40 se generalizó un nuevo estilo de hacer cine que registró el favor del público: películas de ciencia-ficción, bajo presupuesto, guiones poco exigentes, producidas en cadena y con actores de segunda o tercera fila. Se le llamo “Serie B” y sus cintas se hicieron extremadamente populares en cines al aire libre, locales para jóvenes y como complemento en programas dobles. La historia ha ido relegando este género al olvido y pocas son, realmente, las películas que se puedan salvar y que mantengan hoy alguna relación con los códigos de comunicación actualmente en vigor. Pues bien, en 2006 a algún “showrunner” de Hollywood se le ocurrió que se podría revitalizar el género en formato televisivo y de esta idea –tan buena como cualquier otra- surgió Eureka. Así pues, lo que vamos a encontrarnos son pequeñas muestras en cada entrega de lo que fue el cine de Serie B en su período glorioso.

Esto no quiere decir que la serie sea ni excesivamente buena, ni tenga una calidad media aceptable, sino, simplemente, que responde a las características de lo que antes hemos definido como “Serie B”… Lo cual, por cierto, no es muy reconfortante para los que buscamos en el mundo de las series productos nuevos, sí, pero también de cierta calidad y originalidad. Revitalizar lo que en su momento álgido no era más que un cine mediocre y sin ambiciones ni calidad, no parece el mejor método de alcanzar una calidad media aceptable. Una vez vemos la serie (que alcanzó la inusitada cifra de 77 episodios) nos damos cuenta de que, aparte de los dos primeros episodios (que son de puesta en situación), el resto está dominado por ese aire, entre casposo y ingenuo-felizote que tenía el subgénero originario.

Claro está que una historia de este tipo puede resultar entrañable para aquellos que recuerdan que fue en la oscuridad de una sala de “Serie B” donde dieron el primer beso furtivo a una chica, o se formaron pandillas de amigos con los que todavía hoy se mantienen vínculos. Puede servir también para recordar los temas que interesaron en la infancia y en la juventud… para poco más. Realmente, con ver los tres primeros episodios, uno se puede hacer una idea de cómo es la serie. Los dos primeros sirven para describir a los personajes que van a aparecer en los siguientes, el tercero como muestra de cómo serán los 74 restantes. Cada episodio (salvo los dos primeros) puede verse desordenadamente o de manera salteada, presentan historias autoconcluidas situadas todas dentro del marco de “un lugar llamado Eureka”.

¿Y qué nos cuenta la serie? El planteamiento es bueno: a mediados de los años 40, el gobierno de los EEUU puso en marcha el Proyecto Manhattan que tenía como objetivo, el crear una ciudad de científicos que investigaran la posibilidad de obtener un arma nueva: la bomba aytómica. Aún hoy se duda del resultado final de aquel trabajo que reunió a miles de científicos y costó algo así como un billón de dólares… para obtener unos resultados mediocres que solamente cambiaron cuando los científicos alemanes, que habían actuado casi individualmente, fueron enviados a EEUU tras la rendición del Tercer Reich. Se ha escrito –y no precisamente por fuentes conspiranoicas- que las dos bombas que estallaron en Hiroshima y Nagasaki no fueron construidas en EEUU sino en Alemania.

Así pues, tampoco hay que exagerar sobre la importancia del Proyecto Manhattan, sino tenerlo como un icono mitológico para el arranque de esta serie. Al terminar el conflicto, el presidente Truman, con la ayuda de Einstein, consideró que era una buena idea el que los cerebros más brillantes del país estuvieran concentrados en una zona remota de la costa del Pacífico para seguir trabajando en proyectos y avances para la humanidad… Aquella comunidad se llamó “Eureka” y es a la que llega por accidente el oficial de policía Jack Carter acompañado por su hija, una típica adolescente díscola que no tiene más interés que su padre y su madre se reconcilien. Al llegar a la población, Carter empieza a ver que ocurren en ella fenómenos extraños y pronto le confiesan lo que ocurre: el problema es que, a partir de ese momento, cuando conoce uno de los secretos mejor guardados del país, ya no puede abandonar la ciudad de la que será nombrado sheriff. Tal es el arranque de la trama.

En los episodios siguientes conoceremos a los más distinguidos y excéntricos ciudadanos de Eureka, sus tiras y aflojas con agentes del gobierno, los ataques y problemas infiltración a los que se enfrentarán, la naturaleza casi mágica de algunos de sus experimentos y las inevitables escenas de ligoteo de la hija de Carter con los jovenzuelos de lugar…

Algunos episodios son más brillantes que otros, todos, en general, pretenden destilar cierto sentido del humor que siempre se queda a medio camino. La serie es bastante repetitiva, amparada en algunos efectos especiales que han absorbido lo esencial de un presupuesto que desde el principio se adivina limitado. No es, de ninguna manera, una serie brillante, ni que valga la pena ver los 77 episodios que se filmaron. Ahora bien, si es una serie que puede resultar en algunos momentos y en algunos personajes, simpática y que tiene el valor añadido de que puede verse desordenadamente (a condición de que hayamos visto los dos primeros episodios).

Para nostálgicos de su infancia, para amantes de la Serie B y para todos aquellos que no tienen prevenciones ante un producto que desde el principio se adivina casposo.

 

Anuncios