FICHA

Título originalLeverage
Título en España: Las reglas del juego
Temporadas: 5 (77 episodios)
Duración episodio: 42 minutos.
Año: 2008-2012
Temática: drama
Subgénero: catástrofe.
Resumen: Una ladrona, una estafadora, un pirata informático, un culturista matón y un antiguo investigador de seguros, componen un grupo de “justicieros” en el que hasta ese momento nadie estaba acostumbrado a trabajar mancomunados con los demás. Las causas con las que se comprometen suelen ser causas justas (aunque no siempre). Los protagonistas, por su parte, a pesar de tratarse de delincuentes parecen tener un alto sentido moral y ético.
Protagonistas: Timothy Hutton, Christian Kane, Gina Bellman, Aldis Hodge, Beth Riesgraf, Mark Sheppard, Andrew J. Lee, Drew Powell, Jeri Ryan, Robert Blanche, Gerald Downey, Elisabetta Canalis, Leon Rippy, Kari Matchett, Wil Wheaton, Matt Barnett, Rick Overton, Val Landrum, Lisa Schurga, Danny Bruno
Lo mejor: Dinamismo en todos los episodios.
Lo peor: El presupuesto con el que contó la serie fue muy limitado.
Lo más curioso
: La serie está apoyada por un fuerte contenido transmedia.
¿Cómo verlo?: a través de Cuatro, TNT Series y FDF o bien a través de programas P2P. Algunos episodios pueden verse en versión original en youTube y está a la venta en DVD.

Puntuación: 7,5

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO  (en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

DESCARGA TORRENT (a las cinco temporadas)

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon

Lo menos que puede decirse sobre LAS REGLAS DEL JUEGO

Suele ser una serie en la que pocos reparan, que para colmo en España ha sufrido distintos cambios horarios, ha aparecido y desaparecido de canales generalistas, con lo que le ha resultado muy difícil al espectador familiarizarse con los personajes y engancharse a la serie. Sin embargo, se trata de una serie agradable de ver, en la que lo mejor son los protagonistas y las situaciones que aparecen en cada episodio. Sabemos –o, mejor, intuimos- lo que va a ocurrir en cada entrega, pero siempre ocurre algo que trastoca los planes del equipo, el cual debe improvisar, actuar con reflejos y rapidez y salir airoso… todo lo cual ocurre inevitablemente en cada capítulo.

En la primera entrega, vemos a un “Nate Ford” (Timothy Hutton), que ejerce como agente de seguros y él mismo está asegurado en la compañía en la que trabaja. Sin embargo, cuando su propio hijo requiera una costosa asistencia médica, la aseguradora se la niega, con lo que el niño fallece. Se trata de un hombre de rectas costumbres (incluso albergó en algún momento de su vida, la posibilidad de convertirse en sacerdote) y provisto de sólidos principios éticos y morales. El trauma sufrido le induce a adoptar una posición menos ética y más pragmática: reunirá a un grupo de personajes fuera de la ley que, en principio, no tienen nada que ver unos con otros, para reciclarlos como grupo operativo especializado en “misiones imposibles”. Inicialmente, los miembros del grupo –una estafadora, una ladrona, un hacker, un mercenario y el propio “Nate Ford”- no están habituados a trabajar juntos, tienden a desconfiar unos de otros y a mostrar reservas por el plan y la estrategia adoptada. Todos ellos hablan de que cuando terminen la primera misión (la recuperación de los planos robados de un avión), cada cual reemprenderá su camino. Sin embargo, al terminar y conseguir el objetivo empiezan a valorar que trabajando mancomunadamente pueden obtener mejores resultados.

La serie recuerda extraordinariamente a la película El golpe (1973). En efecto, en cada episodio se trata de crear a la “víctima” (que siempre resulta ser un personaje odioso y sin escrúpulos) una ilusión, situar en su entorno a algunos miembros del grupo y a otros observándolo desde fuera, controlando sus comunicaciones y siguiéndolo allá donde fuera. Finalmente, la trama se cierra cuando el engaño se pone en marcha y rinde los frutos previstos. Siempre aparece alguna dificultad, obstáculos e imprevistos que obligan al equipo a improvisar, introducir nuevos elementos, reaccionar rápidamente, con el riesgo de ver interrumpida su misión y desveladas sus intenciones. Y siempre, claro está, consiguen terminar victoriosamente la misión para la que han sido contratados.

La serie puede considerarse un híbrido de la película que antes hemos mencionado (El Golpe) con elementos que ya estuvieron presentes en la serie sesentera Misión Imposible. De esta serie extraer la capacidad para el engaño, el hecho de que cada miembro del equipo tiene una misión especializada, la introducción del personaje de la “mujer fatal”, hipnótica, cautivadora, valiente y eficiente en su trabajo, que siempre consigue lo que se propone. Este trabajo le corresponde a Gina Bellman (“estafadora Sophie Devereaux”), misteriosa actriz judeo-rusa que llegó a la serie después  de unas pocas intervenciones en series y cuyo historial profesional es muy limitado. De hecho, la serie está marcada por su presencia y por la de Beth Riesgraf, una aparentemente frágil jovencita que, en realidad es la imprescindible “estafadora Parker”. El papel protagonista le corresponde Thimoty Hutton, brillante actor norteamericano cuya carrera arrancó definitivamente cuando fue requerido por Robert Redford para su película Gente Corrientes (1980) que le valió el Oscar de ese año al Mejor Actor de Reparto. Con la estatuilla en la mano, sus nuevos trabajos que le han llevado a actuar junto a los actores más famosos de los últimos 30 años, incluida en la película La caja Kovak (2007) de Daniel Monzón o en El buen pastor (2005).

La serie resulta extremadamente agradable de ver. A pesar de que el esquema de la serie es muy parecido en todos los episodios, no resulta en absoluto reiterativa. La serie tuvo unos muy buenos niveles de audiencia en los EEUU y solamente cuando decayeron ligeramente, la serie fue rescindida. En realidad, se prolongó lo justo con pocos cambios y la misma estructura interior: cuando el esquema ya estaba completamente agotado y exprimido, la serie, con muy buena lógica, concluyó, a pesar de que seguía teniendo unos elevados índices de audiencia. En la actualidad, puede verse en FDF en España y obtenerse con mucha facilidad en formato DVD o bajándole mediante bitTorrent o algún otro programa P2P. Lo único que puede reprocharse a la productora es que no hubiera destinado más presupuesto a este producto. Las limitaciones son evidentes, especialmente en las coreografías de acción. Pecata minuta en relación a la calidad media de una serie que solo pretendía entretener.

Anuncios