FICHA

Título originalKnightfall
Título en España: Knightfall
Temporadas: 1 (10 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2017
Temática: historia
Subgénero: aventuras.
Resumen: Durante el sitio de Acre, la última fortaleza cristiana en Tierra Santa, después de la pérdida de Jerusalén, un grupo de templarios se llevan el Grial a Europa. La nave es hundida por fuego de catapulta. Una vez en Europa, quince años después, deberán estar presentes en los últimos momentos de la Orden del Temple antes de que fuera abolida, perseguida y destruida por Felipe el Hermoso, rey de Francia y por el papado.
Protagonistas: Tom Cullen, Padraic Delaney, Simon Merrells, Olivia Ross, Julian Ovenden, Ed Stoppard, Sabrina Bartlett, Bobby Schofield, Sarah-Sofie Boussnina, Nasser Memarzia, Akin Gazi, Cengiz Dervis, Jim High, Sam Hazeldine, Marcos Franz, Joey Batey, Edward Bourne, Thomas Coombes, Lourdes Faberes, Ryan Early, Isabelle Amyes, Oliver Ashworth, Vikash Bhai, James Coombes, Ben Lamb, Oliver Maltman, Roy McCrerey, Peter O’Meara, Robert Pugh.
Lo mejor: Acción continua.
Lo peor: No tiene de “histórica” ni siquiera una remota aproximación.
Lo más curioso
: Se alude al “reino de Cataluña” confundiéndose con el “Reino de Aragón”. A partir de ahí cualquier
¿Cómo verlo?: Emitida por HBO.

Puntuación: 5,5

PROMO (subtitulado en castellano)  

PROMO (en inglés)

INTRO

MUSICA (marcha de los Templarios)

VER SERIE

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre KNIGHTFALL

Hay series que si se limitaran a aspirar a ser expresiones del cine de aventuras, podrían tener un interés limitado y determinados méritos, especialmente en lo que se refiere a efectos especiales y coreografías de acción. Pero, cuando una producción se presenta como “histórica”, se emite desde un canal reputado por ofrecer exclusivamente “temas históricos” y cuando toda relación con la Historia es pura coincidencia, estamos ante un fraude, en ocasiones caricaturesco. Y esto es lo que ocurre con Knightfall, verdadero disparate desde el punto de vista histórico.

Parece evidente que la seria se ha tomado aprovechando elementos técnicos que ya habían sido desarrollados en series y películas anteriores: las escenas inspiradas en El Señor de los Anillos, en la trilogía de El Hobbit o en El Reino de los Cielos en películas ya añejas como 300, o en series más recientes como The Last Kingdom. Esto, en sí mismo, es accesorio, porque, en definitiva, una serie depende, sobre todo, de un guión y éste es rematadamente malo. Y lo peor es que un buen tema para una serie de televisión, se ha quemado a causa de un producto poco meditado y menos trabajado.

La serie pinta mal desde el principio, cuando en las primeras escenas, vemos escenas del asedio a San Juan de Acre, a templarios gritando aquello de “¡cubre ese flanco!” o aludiendo una y otra vez al Grial (que resulta ser una tosca copa que termina hundiéndose en el mar para luego reaparecer unos años después en Francia). Como se sabe, el auge de los caballeros templarios se produjo durante las cruzadas y la orden declinó tras la pérdida de Tierra Santa en 1291. Apenas unos años después, con la cúpula de la orden instalada en Francia, el Rey Felipe el Hermoso, con la complicidad del papado, prohibió la orden y se incautó de sus tesoros. En 1314, los jefes templarios fueron quemados en una isla del Sena. Así pues, la trama se sitúa precisamente en esos momentos postreros de la Orden del Temple.

El argumento incluye tópicos medievales y si bien es cierto que aparecen figuras históricas que realmente existieron (Nogaret, el responsable directo de la caída de los templarios aparece como malvado entre los malvados), todos los personajes, sin excepción, son planos, están malamente descritos, las situaciones llegan hasta lo ridículo y el voto de castidad del protagonista se prolonga solamente durante los primeros 20 minutos de la serie.  Puede admitirse que una serie televisiva debe ser necesariamente fiel a los hechos, sin embargo, cuando la emite el Canal Historia, se supone que debería de tener un mínimo de fidelidad histórica. Si lo que vemos es un simple relato de aventuras, no particularmente, original, con elementos propios de El Código da Vinci o de La Búsqueda, no solamente este producto sino cualquier otro que emita el Canal Historia corre el riesgo de quedar inmediatamente devaluado.

Resulta lamentable que una serie de alto presupuesto, con unos efectos especiales, no desconocidos pero si elaborados, y un terma histórico de indudable interés, se pongan al servicio de un relato sin el más mínimo interés, absolutamente grotesco y con unos arcaísmos lamentables.

La serie se emite por HBO desde el 6 de diciembre de 2017 en capítulos semanales. La serie se filmó en la comarca adriática de Ragusa (hoy Dubrovnik, en Croacia). Viene publicitándose desde el mes de febrero y en el primer capítulo de su estreno ha recogido en EEUU críticas no particularmente favorables, algo que se entiende perfectamente. En Europa, la serie no puede verse sino como un mal chiste creado por esos bromistas de Hollywood…

 

 

 

 

 

Anuncios