FICHA

Título originalDon Matteo
Título en España: Don Matteo
Temporadas: 10 (220 episodios)
Duración episodio: 50 minutos.
Año: 2000-2016
Temática: Intriga
Subgénero: Comedia.
Resumen: En un pueblo del centro de Italia, un sacerdote colabora con su mejor amigo, un sargento de los carabinieri, en la resolución de crímenes y misterios que se suceden en la localidad, aportando, no solamente sus altas dotes de observación e investigación, sino también su conocimiento del alma humana y su deseo de ayuda al necesitado.
Protagonistas: Terence Hill, Nino Frassica, Natalie Guetta, Francesco Scali, Flavio Insinna, Pietro Pulcini, Pamela Saino, Simone Montedoro, Caterina Sylos Labini, Milena Miconi, Claudio Ricci, Evelina Gori, Giuseppe Sulfaro.
Lo mejor: La humanidad que destila la serie en todos sus personajes.
Lo peor: A medida que una se habitúa a la serie, ésta se convierte en previsible.
Lo más curioso
: El extraordinario éxito de la serie hizo que tuviera una continuación en Cerca del Cielo, con prácticamente la misma fórmula.
¿Cómo verlo?: Fue emitida por TV2 en 2013, por casi todos los canales autonómicos y puede encontrarse a través de E-Mule, o bien comprarse en DVD.

Puntuación: 7,5

PROMO

PROMO (8ª temporada, en italiano)

PROMO (9ª temporada, en italiano)

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Netflix)

DESCARGA TORRENT

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (9 temporadas)

Lo menos que puede decirse sobre DON MATTEO

Terence Hill está ligado a un personaje del espagueti-western de los 70: Trinidad, que, junto con Bud Spencer, apareció en media docena de películas rodadas en Almería, repartiendo estacazos a diestro y siniestro. Aquellas películas han sido reemitidas en innumerables ocasiones desde entonces y han aportado a Terence Hill (de verdadero nombre Mario Girotti) fama internacional. Borrachuzo, pistolero, pendenciero, guasón eran las cualidades que le adornaban. Por eso, ver al mismo actor reconvertido en un sacerdote formal y circunspecto, sobre el sillín de su bicicleta, de una lugar a otro en un pequeño pueblo de la Umbria italiana, cuesta, inicialmente, algo de asimilar. Pero cuando se han vencido las reservas que uno pueda tener, esta serie se convierte en algo imprescindible.

Se trata de una serie mixta en la que encontramos elementos propios de las series de investigación criminal y otros de carácter cómico. El común denominador lo constituye un afán doblemente moralista: por una parte, el mal siempre implica recibir un castigo, pero, por otra parte, también el malvado precisa de redención. Y ahí está Terence Hiller, convertido en “don Matteo” para impartir lo uno y lo otro. El papel, que le cayó del cielo cuando cumplía los 61 años y que ha interpretado durante quince años, con su prolongación, Cerca del Cielo, ha reconvertido la carrera de este actor que corría el riesgo de verse encasillado para la historia del cine en el subgénero de los espagueti-western. Hill ha resultado ser un consumado actor dramático.

La serie nos muestra a un sacerdote que ejerce su ministerio en el pequeño pueblo de Gubbio (que realmente existe y en donde se ha filmado la serie), es un cura que vive modestamente acompañado por un ama de llaves y un sacristán. En las dos últimas temporadas filmadas, el escenario se trasladará a Spoleto. Don Matteo, el cura, tiene una tendencia innata a la observación y a la deducción lógica, facilitada, además, por el conocimiento de sus feligreses, así que cuando se produce algún “hecho misterioso” (habitualmente un crimen o un robo), con una u otra excusa, siempre termina colaborando con el cuartel de Carabinieri en la resolución del caso. Su mejor amigo es precisamente un sargento de este cuerpo (el “sargento Cecchini, interpretado por Nino Frassica) quien debe rendir cuentas a su superior, el “capitán Tommasi” o el “capitán Anceschi”. Con estos elementos y con un tratamiento entre dramático y humorístico de las situaciones, la serie va avanzando y demostrando una inmensa capacidad para enganchar a los espectadores.

A lo largo de 220 episodios, la serie ha ido cambiando en ubicación y en protagonistas, pero siempre ha conservado el mismo esquema que, por increíble que parezca, nunca ha cansado al público, a pesar de su reiteración: en el pueblo se produce un delito (robo, asesinato, secuestro…). Siempre, de alguna manera, alguno de los implicados o afectados, resulta estas relacionado con Don Matteo el cual entra en acción. Mientras, los carabinieri detienen a algún sospechoso que resulta ser, tal como sospechaba Don Matteo, inocente. El sargento y el sacerdote terminan trabajando mancomunadamente para la resolución del caso, mientras las vidas de los protagonistas siguen una línea argumental autónoma que se prolonga durante toda la temporada. Siempre, el caso se resuelve en el  último momento gracias a que el sacerdote ha observado alguna pista casi imperceptible que le lleva a la resolución.

Inicialmente, la serie fue emitida por la RAI1 y, posteriormente por otros canales italianos. Se incorporó a la edición italiana de Netflix y llegó a España en 2013 de la mano de TV2, para luego pasar a los canales autonómicos en lengua castellana. No puede decirse que fuera de Italia haya sido un éxito de audiencia por la naturaleza de los canales en los que se ha emitido y por el horario de tardes, sin embargo, hay que reconocer que siempre ha contado con un público fiel que se convirtió en incondicional de la serie en cualquier tramo de la misma en el que se haya sumado. En Italia se convirtió en un programa de culto derrotando en audiencias incluso al mismísimo Gran Hermano en la temporada 2004 y siempre ha liderado los programas de la tarde en aquel país.

Se trata, por otra parte,  de una serie “barata” de realizar y cuya explotación ha rendido beneficios cuantiosos a los propietarios del copyright. Esto ha facilitado el que se resupiera en canales autonómicos. Se trata de una serie “ligera”, correctamente realizada, casi costumbrista, en la que lo de menos es la abundancia de crímenes y sucesos que ocurren en un pequeño pueblo. Se trata de una de esas series en las que la trama resulta correcta, todos los personajes centrales aparecen como entrañables y que solamente podía filmarse en Italia, en donde el Vaticano sigue teniendo una indudable influencia y el personaje de un cura desenfadado pero fiel a la ortodoxia, transmite todos los valores que la Iglesia quiere encarnar en el momento actual.

La serie, quizás, pueda llegar a cansar, pero nunca decepcionará. Los problemas y las vicisitudes personales de los miembros del cuartel de carabinieri, del entorno de Don Matteo, siempre mantienen el interés de la narración y descongestionan el elemento central: la resolución de un crimen. Se trata de una de las pocas series realizadas en los últimos tiempos que pueden seguir siendo consideradas como “para todos los públicos y para públicos con distintas aficiones”. Lo que, en sí mismo, ya se trata de un mérito.

La serie –que es ocasionalmente repuesta en canales autonómicos y de la que TV2 no ha ofrecido todas las temporadas aún- puede ser descargada a través de E-Mule (los enlaces para bitTorrent no son completamente seguros) o bien adquirirse en formato DVD.