FICHA

Título originalNo offence
Título en España: Sin ofender
Temporadas: 2 (15 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2015
Temática: Policiaca.
Subgénero: Tragicómica.
Resumen: Serie sobre un ficticio cuerpo de policía metropolitana de Manchester especializado en trabajar en barrios complicados. De manera casual, una inspectora advierte que existe un asesino en serie operando en la zona y que actúa especialmente sobre determinado tipo de mujeres.
Protagonistas: Elaine Cassidy, Saira Choudhry, Julie Clerehugh, Ste Johnston, Abigail Katie Lambert, Charlie May-Clark, Will Mellor, Neet Mohan, Paul Ritter, Alexandra Roach, Colin Salmon, Joanna Scanlan, Tom Varey, Hannah Walters, Risteard Cooper, Hanna Bieniuszewicz, Mia Blakeley, Philip McGinley,Siobhan McSweeney, Kate O’Flynn, Ben Tavassoli.
Lo mejor: El papel de las tres protagonistas femeninas con sus características propias.
Lo peor: La protagonista tiene, en determinadas ocasiones, reacciones impropias de un policía.
Lo más curioso
: El lanzamiento de la serie en el Channel 4 del Reino Unido arrastró los mayores niveles de audiencia desde 2012.
¿Cómo verlo?: No se ha emitido todavía en España. Puede verse bajando los episodios a través de algún programa P2P en versión original. Los subtítulos pueden encontrarse en Nordiken.net o en subdivx.com También puede comprarse en DVD.

Puntuación: 7

PROMO (2ª temporada, en inglés)

PROMO (1ª temporada, en inglés)

INTRO

MUSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (Channel 4)

WEB OFICIAL (Abbot tv)

Comprarlo en Amazon (en inglés)

Lo menos que puede decirse sobre NO OFFENCE

En el momento de escribir estas líneas, No offence no ha sido todavía emitida en España (como un número considerable de series y miniseries inglesas de mucha calidad que parecen llegar a nuestro país con cuentagotas) y es una pena porque esta serie es completamente innovadora, está realizada con una pulcritud técnica notable y las interpretaciones, especialmente de las tres protagonistas femeninas, son notables.

La traducción de No offence, viene a ser “sin ofender” o “sin ofensa”. No está muy claro si se refiere a las continuas bromas escatológicas que aparecen (los policías protagonistas se reúnen clandestinamente en el retrete de mujeres de la comisaría) o bien es el lema de la policía metropolitana de Manchester. Se trata, en cualquier caso, de un cuerpo de policía ficticio pero que, en la serie, se ve obligado a trabajar en los barrios difíciles de aquella ciudad. No es una tarea fácil: los laboratorios de drogas y los grupos de skinheads, los pirómanos y los asesinos, proxenetas y toxicómanos, los pequeños traficantes y los gamberros de poca monta, constituyen constantes quebraderos de cabeza para la comisaría.

Los tres protagonistas principales son femeninos. Todo gira en torno a la “inspectora jefe Vivienne Deering” (Joanna Scanlon), enérgica, con bastantes kilos de más, lo que no le genera malestar alguno, que está flanqueada por una eficiente “inspectora Dinah Kowalska” (Elaine Cassidy) y una frágil y dubitativa “sargento Joy Freers” (Alexandra Roach). El resto de los protagonistas son inspectores de la misma comisaría, cada cual con rasgos propios: unos son verdaderas hormigas laboriosas, otros están deslizándose por el peligroso camino de las adicciones, el superior de todos ellos, quiere dirigir al grupo de una manera, pero la “inspectora jefe Viv” siempre termina imponiendo sus propios criterios. La serie, hay que reconocerlo, está dominada por las tres protagonistas principales cuyos rasgos han sido cuidados en extremo por los guionistas encabezados por Paul Abbott, de paso, creador de la serie. Recordemos que Abbott ha sido el creador también de series como Shameless (2004 y 2011) o la miniserie Exile (2011) que pasó desapercibida pero que podemos calificar como impagable.

La serie se inicia cuando la “inspectora Dinah” termina despidiendo a su compañero tras una noche de fiesta y se topa con un peligroso asesino buscado por su grupo. Baja del taxi, se descalza y lo persigue… cuando parece que el criminal ha logrado escapar, en un descuido, un autobús se lo lleva por delante. La inspectora, a la vista de que registraba algunas copas de más, opta por desaparecer de la escena ignorando que sido grabada por las cámaras. Así comienza la serie: con el inesperado, brusco y casi grotesco atropellamiento del asesino. La escena marca la pauta de lo que será la serie: giros humorísticos, buenas dosis de ironía, bromas, seguidas de persecuciones, situaciones dramáticas, actos perentorios, asesinatos y dramas. ¿Tragicómica? Hasta cierto punto, a condición de separar con nitidez lo trágico de lo cómico. Más bien sería una serie “trágica y cómica”.

En la primera temporada todo gira a un asesino en serie que actúa en la zona y que está especializado en liquidar a chica jóvenes afectadas por el “síndrome de Dawn”. Inicialmente, la presencia de ese asesino había pasado completamente desapercibida, pero gracias a la “inspectora Dinah” y a la casualidad, advierte que existe un nexo entre tres casos que nadie hasta ese momento había relacionado. Así pues, el trasfondo de la serie es dramático y en este sentido es una muy buena serie policíaca. Las partes cómicas e irónicas tienen que ver, especialmente, con la vida y las reacciones de los propios protagonistas y con algunos de los denunciantes que aparecen por su comisaría.

En su estreno en el Reino Unido la serie causó una excelente impresión llegando a los 4.000.000 de espectadores que luego se fueron reduciendo, pero que, en cualquier caso, tanto la primera como la segunda temporada, tuvieron un importante seguimiento y un éxito de crítica y de valoración de los espectadores. El hecho de que la serie no se haya emitido en España, en la actualidad, no puede ser una excusa para no verla. Existen herramientas suficientes como para acercarla al público español, a condición de tener la paciencia suficiente para “bajar” los capítulos por un lado y los subtítulos por otro. Pero, créanme, vale la pena.