FICHA

Título originaliFamily
Título en España: iFamily
Temporadas: 1 (8 episodios)
Duración episodio: 70 minutos.
Año: 2017
Temática: Humor.
Subgénero: Familiar.
Resumen: Dos hermanos: uno un millonario displicente, viudo y despreocupado por sus hijos y otro, balarrasa, jugador y aventurero; el primero entra en coma y, una vez salido, mantiene el coma, para eludir un juicio por defraudación de impuestos y el otro se hace cargo de los hijos. La situación altera profundamente la vida de ambos.
Protagonistas: Raúl Fernández, Antonio Garrido, Antonio Resines, Fernando Cayo, Bárbara Goenaga, Santi Díaz, Karmen Garay, Arnau Colomer, Alicia Fernández, Alicia Chojknowski, Sara Vidorreta, Chanel Terreno, Susana Béquer, Dario Paso, Carlota García, Magdalena Broton, Denisse Peña, Roberto Correcher, Javier Ruiz de Somavia, Pablo Arbués, Javier Mendo, Miriam Correa, Guillermo Campra, Alex Rillo, Jorge Cabrera, Guillermo Lavado.
Lo mejor: Bárbara Goenaga, Raúl Fernández y Antonio Garrido hacen una muy buena actuación.
Lo peor: Los capítulos son excesivamente largos para una comedia.
Lo más curioso
: La comedia ha sido producida por TVE y por Juan Alexandre que antes había sido responsable de Ana y los Siete.
¿Cómo verlo?: Se emitió a través de TVE1 y está disponible en Televisón a la Carta.

Puntuación: 6,5

PROMO

PROMO

INTRO

MUSICA

VER SERIE (Televisión a la Carta)

WEB OFICIAL

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre iFAMILY

iFAMILY aspira a ser una comedia de situación “extendida”. Cuando la inmensa mayoría de este tipo de fórmulas apenas se prolongan durante 20 minutos, ésta serie estrenada por TVE en la primavera de 2017, duraba casi cuatro veces más. Ya hemos dicho en otras ocasiones –y siempre relacionado con críticas a series de humor españolas- que el gran error que se repite una y otra vez en casi todos los canales, es pensar que una serie de humor puede hacer reír continuamente durante tanto tiempo. Si en lugar de los 8 episodios que dura la serie y que exigen al público una inversión de nueve horas de su tiempo, se hubiera recurrido a 30 episodios, es muy probable que los guionistas se hubieran sentido más cómodos y hubieran estados en condiciones de acentuar la carga de humor de cada parte. Pero éste, como se sabe, es un mal endémico de las series de humor españolas.

Sobre el contenido de iFamily, el primer misterio, radica en establecer el título, es, evidentemente, una serie familiar, pero el prefijo que implicaría una vinculación con la modernidad o con la red de redes, está del todo injustificado. Es cierto que aparece algún toque que denota cierta preocupación por tocar temas propios de la modernidad (el bullying que realiza un ex novio de la hija mayor a través del móvil, pero este detalle fugaz y otros por el estilo, apenas ocupan un lugar anecdótico en la serie. Sin embargo, la serie puede verse, e incluso tiene momentos de humor relevantes. Así pues, no la descartemos como entretenimiento, sino que vale más que la tengamos en cuenta para ver cuando nos apetezca: en efecto, se encuentra en el archivo visual de Televisión a la Carta.

La serie nos presenta a dos hermanos, opuestos como la noche y el día: el primero, interpretado por Antonio Garrido, es un empresario de éxito que se ha quedado viudo y padre de cuatro hijos que, en la práctica, están a cargo de la chacha. Un buen día sufre un accidente de automóvil y queda en coma. Sin embargo, cuando se ignora el tiempo en el que va a durar en ese estado, es trasladado a su domicilio familiar y allí despierta. El abogado, Fernando Cayo, un tipo malcarado, taimado y desagradable, le convence de que “no hay mal que por bien no venga”. En efecto, el empresario debe responder de varios delitos económicos a la Hacienda Pública y corre el riesgo de ser condenado a doce años de cárcel. Así pues, ambos deciden mantener en secreto la recuperación y mantener la ficción de que se sigue en coma. El problema que se plantea es quién se encargará de los cuatro hijos, que el abogado pretende distribuir entre varios internados europeos. La alternativa es que un familiar próximo asuma su custodia con el beneplácito de los hijos. Es así como el otro hermano, un tipo desaprensivo, no particularmente malvado, pero sí jugador, pendenciero, buscavidas y superviviente, se ve al frente de una familia que no es la suya justo cuando es perseguido por una banda de acreedores que quiere cobrar deudas pasadas de juego.

Con estos elementos se arma una serie que tiene dispersos toques de humor y que, en general, no aburre. Si bien no todas las interpretaciones son de la misma calidad, lo cierto es que el equipo protagonista cumple perfectamente con sus papeles. Se trata de actores que tienen mucho rodaje televisivo y con los que el espectador está familiarizado. Así pues, el resultado, sin ser excepcional, no es malo, y sin ser una serie de grandes ambiciones merece ser vista, especialmente si tenemos en cuenta que otras series que han contado con medios mucho mayores han resultado auténticos despropósitos en la temporada 2016-2017.

La serie destila cierta ingenuidad para todos los públicos, algunos de los gags cómicos ya han sido utilizados en otras producciones (el de la persona que finge estar muerta o en coma y que recibe bofetones a cascoporro, es habitual en estas situaciones), pero lo cierto es que “funcionan” en esta. Ninguno de los protagonistas da la sensación de no haber interiorizado sus papeles y la serie tiene un fluir natural no exento de momentos vodevilescos y de alguna que otra salida imprevista. El final es bastante previsible: nueve horas para comprobar que los protagonistas que han iniciado la serie han mutado progresivamente en el curso de la misma y han “mejorado como personas”. Previsible, ingenuo, pero entretenido. Pronto el espectador advertirá que los trazos de los personajes han sido diseñados con brocha gruesa y que resultan excesivamente básicos y poco elaborados. Pero ya hemos dicho que la serie no tiene grandes ambiciones. La longitud de los episodios fue, en nuestra opinión, lo que hizo que sus resultados de audiencia no fueran los esperados: en dos meses pasó de un 8’7% de share a un 6,5%. Contó con una media de 987.000 espectadores. Poco, en realidad, para emitirse en el prime time nocturno.