FICHA

Título originalFuture Man
Título en España: Future Man
Temporadas: 1 (13 episodios)
Duración episodio: 27 minutos.
Año: 2017
Temática: Humor.
Subgénero: Ciencia Ficción.
Resumen: Un usuario compulsivo de videojuegos, con vida mediocre, llega al último nivel de “Future Man”, acabado el cual los protagonistas se le aparecen y le convencen para que los acompañe a una “misión”: evitar la destrucción de la humanidad localizando y neutralizando a un profesor de biología que está en el origen del holocausto futuro.
Protagonistas: Josh Hutcherson, Eliza Coupe, Derek Wilson, Glenne Headly, Ed Begley Jr, Haley Joel Osment, Aleh Neliubin, Jason Scott, Keith David, Britt Lower, Kevin Caliber, Paul Scheer, Awkwafina, Ron Funches, Martin Starr, David Koechner, Carolyn Hennesy, Megan Gayes, Charlie McDermott, Diona Reasonover, Corey Hart, Carla Gallo, Jon Daly.
Lo mejor: Los toques de ironía dispersos y, a menudo, exquisitos.
Lo peor: En algunos momentos excesivamente desmadrada.
Lo más curioso
: Presencia del niño que “veía muertos” en Los cinco sentidos dieciocho años después.
¿Cómo verlo?: Se emite en España a través de HBO.

Puntuación: 7

PROMO (en castellano)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés, subtitulado en castellano)

PROMO (en inglés, subtitulado en castellano)

CABECERA (y primeras escenas, en inglés)

MUSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (Huhu)

WEB OFICIAL (Showtime)

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre FUTURE MAN

Stranger Things puso de moda la revisión de las series ochenteras, discreta en la primera temporada y obsesiva en la segunda. La experiencia y lo bien que está funcionando parece haber creado escuela y ahora la plataforma Hulu (existente por el momento solo enb los EEUU y que dispone de programas de producción propia) ha intentado circular por la misma senda. Y lo ha logrado de manera muy satisfactoria con Future Man, estrenada mundialmente el 14 de noviembre de 2017 y que está ofreciendo en España HBO desde el 18 del mismo mes. Lo que se recuerda aquí es el cine de acción y, particularmente, la saga de Terminator.

El punto de partida es un joven discreto, vive en casa de sus padres y, lo que es peor, son éstos los que ni siquiera quieren que la abandone, simplemente aspiran a que la herede. Mientras, “Jost Futturman” trabaja de día limpiando y realizando el mantenimiento de unos laboratorios científicos y por la tarde ejerciendo como compulsivo jugador de un videojuego propio de los 90, “Futur Man”. Ha conseguido llegar al nivel que nadie ha alcanzado: el 82, pero el siguiente se le resiste. Cuando, finalmente, logra superarlo se da cuenta de que el juego ha concluido, así que decirse masturbarse ante la foto de la protagonista, una agresiva “Tiger” (Eliza Coupe) con la que sueña habitualmente y que, bruscamente, aparece en carne y hueso, acompañada por otro protagonista del juego (en cuya pierna, por cierto, eyacula…). Ambos le comunican que el juego es un sistema de adiestramiento militar elaborado en el futuro y que el vencedor es considerado como una especie de superdotado, el único que “puede salvar al mundo”. Ambos llegan del futuro para ponerlo al frente de la resistencia. Al parecer se ha producido una hecatombe y los restos de la humanidad se han degradado y viven en penosas condiciones, así pues se trata para ellos de viajar al pasado y eliminar la causa última que generó la catástrofe… que se encuentra, precisamente, en el laboratorio de biología en el que trabaja “Jost”. A partir de aquí se desencadena una trama divertida, ágil, surrealista y absurda que contiene una serie de elementos muy positivos para animarnos a verla.

En primer, la serie es de humor y ciencia ficción, pero integra también otros elementos: en primer lugar, los viajes al pasado permiten realizar a los guionistas crítica social (particularmente divertida en la fiesta de fin de curso, que coincide con la llegada del primer hombre a la Luna en 1969 y que se celebra en una fraternidad universitaria negra), pero también constantes referencias a películas de ciencia ficción y de acción que cualquier cinéfilo sabrá agradecer. Así mismo, los aficionados a los videojuegos tendrán la oportunidad de repasar la evolución de esta modalidad de ocio. Así pues, lo que se nos está proponiendo, con la excusa de tanta broma y desmadre, es ampliar un poco más nuestros conocimientos sobre el pasado y sobre la cultura pop de las últimas décadas. Y eso es de agradecer.

Las actuaciones de los tres protagonistas están al nivel requerido por el guión: un joven adicto a un videojuego que se ve embarcado en una aventura que le rebasa constantemente, una despiadada “jefa de misión” que piensa en términos de un futuro desolador, casi como un personaje de Mad Max, agresiva y decidida, mientras que su compañero, “Wolf”, es el clásico individuo enloquecido por la acción y por la sangre, despiadado y exaltado partidario siempre de solucionar los problemas de la manera más radical posible. El reparto se completa con una serie de conocidos secundario, entre los que merece mencionarse al “doctor Stu”, interpretado por Haley Joel Osment, muy conocido en los años 90 por sus interpretaciones infantiles en Forrest Gump y, especialmente, en “ver muertos” en El sexto sentido. El tiempo no pasa en vano y lo vemos hinchado por los fast-food y un ritmo de vida que no parece de los más sanos.

En cuanto al ritmo de la serie, la fotografía y las coreografías de luchas, los aspectos técnicos y la guionización, tienen un buen nivel y contribuyen a hacer la serie extremadamente digerible. Por otra parte, la extensión resulta acertada, en apenas media hora se puede ver un capítulo y pasar al siguiente. No exige una atención continua durante una hora o incluso algo más.  Por el momento, la serie ha recibido buena acogida en los EEUU y, aunque no se trata de una serie que “todos los públicos” puedan degustar con el mismo nivel de aceptación, por el momento, los sondeos allí le sin ampliamente favorables.

Pero la referencia universal de la serie es Terminator. De hecho, la pareja que ha emergido del videojuego, compuesta por “Tiger” y “Wolf”, son la traslación del personaje interpretado por Schwarzeneger, el robot asesino llegado del futuro. Otra de las series icónicas que es reinterpretada y ampliamente comentada en esta serie es la saga de Regreso al futuro. La ironía acompaña constantemente a todos los capítulos. En alguno, incluso, estamos próximos a la sitcom y a la comedia de enredo, en otros al remake llevado al límite. En su conjunto, la serie es surrealista y absurda, pero no por ello menos convincente y enganchosa. Los espectadores de más de 45 años podrán pillar todos los guiños a los 80 y 90 y estarán en condiciones de satisfacer pruritos nostálgicos.