FICHA

Título originalSalvation
Título en España: Salvation
Temporadas:  1 (13 episodios)
Duración episodio: 42 minutos.
Año: 2017
Temática: Triller.
Subgénero: Pre-apocalipsis.
Resumen: Un joven estudiante del MIT elabora un software capaz de detectar que en apenas 186 días un cometa se estrellará contra la Tierra provocando el apocalipsis. Un cinetífico y multimillonario elabora un plan alternativo al del gobierno para salvar al planeta, ayudada por la relaciones públicas del Pentágono.
Protagonistas: Ian Anthony Dale, Dennis Boutsikaris, Santiago Cabrera, Jennifer Finnigan, Charlie Rowe, Aaron Poole, Kyle Alcock, Lovina Yavari, Sean Connolly Affleck,Jacqueline Byers, Greg Calderone, Rachel Drance, Simon Northwood,Igor Shamuilov, Dean Armstrong, Christian Bako, Shazi Raja, Erica Luttrell, Josette Jorge, Raven Dauda, André Dae Kim, Brian Markinson, Sasha Roiz, Mark Moses, James Gilbert.
Lo mejor: Intenta que “pasen cosas” en los 42 minutos de proyección.
Lo peor: Las premisas de la serie son insostenibles.
Lo más curioso
: Se ha encargado una segunda temporada.
¿Cómo verlo?: A través de Netflix.

Puntuación: 6

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

CABECERA

MUSICA

VER SERIE (en Netflix)

WEB OFICIAL (CBS, en inglés))  

Comprarlo en Amazon (no está a la venta)

Lo menos que puede decirse sobre SALVATION

Por si la temática de esta serie no estuviera clara a partir del título, en los 20 primeros minutos del primer episodio, tras la presentación de los personajes que nos acompañarán a lo largo de las 11 entregas siguientes, se nos introduce directamente en el fondo de la cuestión, justo después de una tórrida escena de sexo (el momento en que aparece es tal como prescribe el software con el que se crean este tipo de series). La tierra va a desaparecer, así que, nada de ponerse nerviosos, ni encomendarse a Dios y vivir intensamente hasta el estampido fatal del cometa con el planeta, sino que se opta por el silencio y trabajar para encontrar una salida airosa. El planteamiento es propio de una serie de ciencia ficción y lo hemos visto en otras muchas ocasiones en largometrajes: Deep Impact (1998), Armaggedon (1998), Cuando los mundos chocan (2012), 3 días (2008), Sólo el fin del mundo (2016), entre las más recientes y sin apurar la lista. Así que hagámonos a la idea de que no vamos a ver en esta serie un tema original.

Un joven estudiante de astrofísica del MIT, justo cuando está haciendo el amor recibe un aviso de su teléfono móvil que dispone de una aplicación conectada a un software que él mismo ha diseñado (la criatura, como se ve, es un genio). Un cometa lejano va a chocar contra la Tierra en un plazo de 186 días. Despierta en la noche a su profesor y le comenta el descubrimiento, pero este desaparece pocas horas después y su casa da muestras de haber sido registrada violentamente. El joven se dirige a su ídolo, “Darius Tanz”, científico vanguardista, osado empresario a quien convence de que hay que hacer algo. “Tanz” está al cabo de la calle y ha diseñado un “salvavidas” en el que podrán embarcarse algo más de un centenar de terrícolas para dirigirse a Marte y establecer allí una colonia terrestre. Opta por dirigirse al Pentágono y dar cuenta de su descubrimiento. Allí son recibidos por el secretario y por la relaciones públicas e, inmediatamente, tienen acceso a casi todos los secretos: los “militares” también han detectado el comete y pretenden desviarlo de su trayectoria, pero el cohete y la tecnología que emplean fracasa. A partir de entonces se evidencia lo malévolo del secretario y la distancia que empieza a separarlo de la relaciones públicas que se alinea, casi desde el primer momento con “Tanz” y el joven estudiante del MIT…

No parece un gran guión. Pero, de hecho, podría estar tan bien desarrollado como cualquier otro, a condición de que el casting fuera aceptable, la evolución de los hechos fuera coherente a partir de estas premisas y todo fluyera de manera natural. Pues bien, nada de todo esto ocurre. En su desarrollo la serie, por no tener, ni siquiera tiene en cuenta la situación emocional de personajes que saben que están a punto de ser borrados del mapa a fecha fija y que todavía se preocupan por guardar secretos, ordenar asesinatos y conspirar para mantener siquiera unos días más su espacio de poder.

La serie ha sido definida como “serie veraniega” pues no en vano la CBS la estrenó en los EEUU en julio de 2017. Allí pasó con más pena que gloria. Las críticas favorables fueron escasas y sospechosas, el público se interesó por ella (5.000.000 de audiencia en el primer episodio que se quedó en algo más de 3.000.000 en el último). En España pasará completamente desapercibida y se mantendrá perdida entre los cientos de productos ofertados por Netflix. Por mucho que a uno le guste la ciencia ficción y el cine apocalíptico y de catástrofes, resulta evidente que esta serie es banal, realizada rutinariamente, poco cuidada en su guionización, con actores de tercera fila que no logran emocionarnos con sus interpretaciones y con un montaje descuidado que aumenta la sensación de liviandad del producto.

Uno de los mensajes que no hay que perder de vista –y que es, en el fondo, lo que justifica esta serie- es la importancia de privatizar algunas actividades que hasta ahora se creía que correspondían al Estado. Éste aparece como en la ideología neo-liberal, como un portento de burocratización y lentitud, con múltiples niveles de decisión e incapaz de asumir reacciones rápidas; el aparato del Estado aparece, incluso, como malvado. Afortunadamente –según las pautas del neoliberalismo- existe la empresa privada, dirigida por próceres que son, humanistas y filántropos aventajados, científicos brillantes y hombres de energía y valor incalculables capaces de reconocer a los mejores entre sus colaboradores (el estudiante del MIT) y asumir una tarea redentora de la humanidad que el Estado no está en condiciones ni siquiera de reconocer… Así pues, además de todo lo mediocre y banal que pueda resultar esta serie, hay que concluir que encierra un mensaje ideológico todavía más pobre. Si vale la pena verla es solamente para constatar todo esto…