FICHA

Título originalTop of the lake
Título en España: Top of the lake
Temporadas: 2 (13 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2013-2014
Temática: Drama.
Subgénero: Intriga.
Resumen: Una detective que ha pasado mucho tiempo en Australia regresa a su pueblo natal en Nueva Zelanda en donde se enfrente a la desaparición de una adolescente embarazada miembro de la familia de un cacique local dedicado al tráfico y a la fabricación de drogas.
Protagonistas: Elisabeth Moss, Jaqueline Joe, David Wenham, Holly Hunter, Peter Mullan, Cohen Holloway, Sarah Valentine, Thomas M. Wright, Jay Ryan, Matt Whelan, Mirrah Foulkes, Benjamin Farry, Michelle Ang, Jacek Koman, Lucy Lawless.
Lo mejor: Las interpretaciones de Elisabeth Moss y de las mujeres que viven en la comuna.
Lo peor: algunas líneas argumentales secundarias son irrelevantes.
Lo más curioso
: La serie es de nacionalidad australiana, pero fue filmada en Nueva Zelanda.
¿Cómo verlo?: No se ha emitido en castellano, puede encontrarse mediante programas P2P o bien comprarse en DVD.

Puntuación: 7

PROMO (primera temporada, en inglés)

PROMO (primera temporada, en inglés)

PROMO (segunda temporada, en inglés)

CABECERA

MUSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (Sundance TV, en inglés)

Comprarlo en Amazon (en inglés)

Lo mínimo que puede decirse sobre TOP OF THE LAKE

Se trata de una serie discutida sobre la que no existe unanimidad. Habitualmente ha gustado más a la audiencia que a los críticos que han encontrado todo tipo de pegas allí en donde el espectador medio le había resultado entretenida. En realidad, las mayores críticas han llegado de Hollywood (y de sus émulos). La serie es de factura australiana (rodada en Nueva Zelanda) y se entiende el porqué de las reservas de Hollywood que cada vez tiene más competencia de las cinematografías nórdicas, de las iberoamericanas… y de Australia. Por nuestra parte, somos partidarios de aceptar esta serie tal como es: amena, entretenida, bien interpretada, no completamente coherente, pero ágil y, como balance final, satisfactoria.

La serie nos muestra a una detective oriunda de una pequeña comunidad neozelandesa a orillas de un lago enorme de aguas gélidas. Se ha especializado en cuestiones de menores en Australia en donde ha pasado muchos años; un día regresa a su pueblo en donde, casualmente, una menor ha quedado embarazada primero y luego ha desaparecido. Dicho pueblo está controlado por una familia mafiosa dedicada al tráfico y fabricación de droga y a cualquier negocio que pueda rendir buenos beneficios sin importar su legalidad. El jefe de dicho clan es el padre de la menor desaparecida. La historia se completa con la presencia de una comunidad de mujeres con problemas dirigidas por una gurú que viven en contenedores en una propiedad a cuyo control aspiraba el capo mafioso. Un policía de comportamiento ambiguo completa el cuadro inicial de la historia.

La serie consta de dos temporadas, cada una independiente de la otra. En ambas, la protagonista es Elisabeth Moss (Mad Men y The Handmaind’s tale), bien arropada por un conjunto de actores: un malvado entre los malvados (“Matt Mitchan” interpretado por Peter Mullan), una gurú iluminada (“GJ” tras cuyo pelo grisáceo cuesta reconocer a Holly Hunter), un policía ambiguo (el “sargento Al Parker”, asumido por el siempre inquietante David Wenham) y una serie de personajes menores que completan el reparto. Así pues no puede negarse que en la primera temporada, el reparto ha sido extremadamente cuidado (en la segunda temporada, aparece circunstancialmente Nicole Kidman).

En cuanto a la historia en sí misma, tiene algunos problemas en su desarrollo. No siempre las distintas líneas argumentales están bien atadas, existen demasiados giros que impiden tratar en profundidad a los personajes, si bien contribuyen a dar agilidad y amenidad a la serie. Podemos decir que, a pesar de lo que pudiera intuirse en el primer episodio, la sería tiene muchas “superficie” que “profundidad” (y otro tanto se repite en la segunda temporada), a pesar de que no era esa la intención declarada de su creadora y directora, Jane Campion (que se refleja a sí misma, incluso físicamente, en el personaje de “GJ”). Si la intención era crear una trama psicológica, el intento se ha visto frustrado y lo que ha emergido es un tráiler típico con el valor añadido de tener como escenario una zona inhóspita y aislada de Nueva Zelanda. No es, desde luego, una reedición de Twin Peaks (por mucho que tenga a algunos elementos comunes: la adolescente desaparecida, muchos sospechosos, un entorno misterioso, dos policías especiales, familias mafiosas…), pero se aproxima más bien a The Killing (policía femenina que antepone su trabajo a su familia, víctima adolescente, entorno inusual…).

La serie no se ha emitido en versión española, pero es fácil conseguirla mediante eMule o bitTorrent, en la mayoría de versiones viene con subtítulos en castellano incluidos; en otras éstos deben bajarse de subdix.com o de cualquier otra plataforma similar. La serie recibió muchos premios: en 2013 en el Festival de Sundance, el Sindicato de Productores la nominó como Mejor Serie de TV el mismo año y recibió otras 8 nominaciones a los Emmy, incluida la de Mejor Serie. Elisabeth Mosse, por su parte, también tuvo dos nominaciones a los Globos de Oro. Así pues, la serie ha tenido suficientes reconocimientos internacionales como para merecer nuestra atención. Las opiniones no han sido unánimes: la crítica ha tenido reacciones contradictorias: unos la han exaltado elevándola al Olimpo de las series, otros la han denigrado como pretenciosa. El público, ha reaccionado de la misma manera. Pero, en el fondo, entre los críticos han prevalecido las posturas hostiles, mientras que la reacción del público ha sido mucho más favorable. Muchos de los elogios de la crítica han sido visiblemente desmesurados y excesivos: es una buena serie, pero no más allá de lo que debería ser habitual. Logra entretener, pero no deslumbrar; consigue enganchar pero no hacer devotos; llegaremos hasta el final pero no será una serie de culto. Es, simplemente, una serie digna y original que puede recomendarse y que sabrá apreciar todo tipo de público, salvo quienes busquen exquisiteces o aquellos otros que se sientan enganchados a astracanadas y frivolidades juveniles.