FICHA

Título original: Jessica Jones
Título en España: Jessica Jones
Temporadas: 1 (13 episodios).
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2015
Temática: Género Fantástico.
Subgénero: Superhéroes.
Resumen: Una super-heroína decide renunciar a sus poderes para llevar una vida normal. Decide emprender la profesión de detective privado y utiliza solamente sus poderes fantásticos en casos extremos..
Protagonistas: Krysten Ritter, David Tennant, Rachael Taylor, Mike Colter, Carrie-Anne Moss, Erin Moriarty, Wil Traval, Ryan Farrell, Susie Abromeit, Eka Darville, Robin Weigert, Paul Pryce, Michael Siberry, Colby Minifie, Nichole Yannetty, Rebecca De Mornay, Lisa Emery, Clarke Peters, Gillian Glasco, Danielle Ferland, Rosario Dawson,Elizabeth Cappuccino, Kieran Mulcare, Catherine Blades, Ruibo Qian, Alexis Wolfe.
Lo mejor: el clima generado en los primeros episodios.
Lo peor
: giros argumentales imprevistos y que no vienen a cuento.
Lo más curioso
: fue la segunda serie producida por Netflix que tenía como protagonista a un héroe de la Marvel, después de Daredevil.
¿Cómo verlo?: En Netflix.

Puntuación: 6

PROMO (en inglés)

PROMO  (en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE (en Netflix España)

WEB OFICIAL (Marvel en inglés)

Comprarlo en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre JESSICA JONES

Desde hacía mucho tiempo, era evidente que el futuro de los superhéroes de la Marvel era el cine y la televisión. Fue por eso que Netflix se fijó en ellos y propuso una alianza a la empresa de historietas gráficas norteamericanas: ellos cedían los nombres, Netflix producía. El primer intento con Daredevil fue –es- genial. No puede decirse lo mismo de todo lo que ha llegado después: de hecho, las otras tres series que siguieron, Luke Cage, Iron Fist y Daredevil, están muy por debajo de Daredevil y ninguna ha conseguido, en el momento de escribir estas líneas, alcanzar al abogado ciego de la Cocina del Infierno. Así pues, la Marvel y Netflix optaron por fusionar lo que no terminaba de ir bien con aquello que sí había cuajado y tratar de que ésta última apuntalara a las otros. Fue así como nació The Defenders. Jessica Jones, fue la segunda apuesta de Netflix por los personajes de la Marvel.

En el género fantástico, el crítico no puede apelar a la razón o exigir que los argumentos y los arranques de las series sean lógicos. Si insistiéramos demasiado en una sociedad Stan Lee’s Lucky Man, sobre el origen del brazalete que da buena suerte al protagonista, seguramente la serie perdería todo su encanto. El origen de los superhéroes es algo que compete solo al primer tebeo y que luego se va perdiendo en la lejanía para terminar no siendo recordado por casi nadie, salvo por los coleccionistas que caen en el desasosiego si no tienen en sus manos aquella primera revista en donde “todo” queda explicado. Sin embargo, algunos arranques de super-héroes son más brillantes que otros y dan mucho más juego. Las tres temporadas que hemos visto de Gothan, por ejemplo, son una simple preparación para ver crecer al joven Bruce Wayne que, poco a poco, va asumiendo que será en un futuro cada vez más próximo, Batman. Smalville nos muestra al Supermán joven. Todo el pasado de Jessica Jones se resume en las primeras escenas y no coincide exactamente con el comic creado por Brian Michael Bendis y Michel Gaydos.

En el cómic, Jessica Jones es una adolescente del Instituto Midtown. Estaba enamorada de Peter Parker, pero el día en que se le iba a declarar, una araña radiactiva le mordió y lo convirtió en Spiderman. Tenía mala suerte con lo radioactivo porque yendo con sus padres sufrieron un accidente de coche y ella quedó expuesta a las radiaciones quedando huérfana y siendo ingresada en un orfanato, siendo adoptada luego por el matrimonio Jones. Al volver al instituto empezó a demostrar sus poderes: volando sin saber por qué ni cómo, cayó al vacío y fue rescatada por el mismísimo Thor. ¿Qué cuáles eran sus superpoderes? Una fuerza no cuantificable pero, en cualquier caso, superior a cualquier otra humana o marveliana. Vuela, naturalmente y está protegida “psiónicamente”. Se casa con Luke Cage, superhéroe afroamericano. Pero, sobre todo, cuando decide renunciar a sus poderes, demuestra ser una investigadora genial. Al retirarse y dedicarse a su nuevo oficio, en el cómic la vemos algo más gorda y madura, menos ágil, algo neurótica y solitaria.

No todos los rasgos del personaje del cómic están recogidos en la serie. Ésta reserva sorpresas y giros argumentales continuos, muchas veces peregrinos y que no ayudan a seguir los pasos de la superheroína retirada y que sólo ocasionalmente exhibe sus capacidades. A diferencia de otros personajes de la Marvel, en esta ocasión, la protagonista no estará permanentemente vestida con trajes ajustados y excéntricos propios de su oficio de heroína de tebeo. Usará habitualmente trajes oscuros que le permitan movilidad y poses de artes marciales. La serie tiende a combinar elementos procedentes del “género negro”, con otros propio del arsenal Marvel.  El personaje que nos ofrece la serie es casi adolescdente, agresivo, en forma, y en condiciones de enfrentarse al “malo” por excelencia: “Killgrave”, el antiguo Hombre Púrpura, que ya había tenido pendencias anteriores con Jessica y que antes aun, en el imaginario Marvel, era uno de los enemigos recurrentes que se enfrentan a Daredevil. “Killgrave” tiene la capacidad de controlar las mentes (pero no la de Jessica gracias a la “protección psiçónica”…).

Como se ve la temática no difiere mucho de la de cualquier otra serie de este tipo. Ahora bien, los personajes no están suficientemente bien diseñados y no terminan de ser asimilados y asumidos por los espectadores –salvo por los que, desde el principio, se sienten atraídos por el personaje y se convierten en sus fanáticos-. La serie entretiene, pero si hay que situarla en relación al primer producto de la colaboración Marvel-Netflix, Daredevil, su posición sería indudablemente por abajo (aunque por encima de Luke Cage y de Iron Fist).

La protagonista de la serie es Krysten Ritter, que a pesar de las apariencias, va camino de los 40 años, aunque parece recién salida de una High School. Inicialmente modelo, pasó a intervenir en pequeños papeles en series consolidadas (Las chicas Gilmore, 2006-2007) y en papeles secundarios en películas (La sonrisa de mona Lisa, 2003). Su fama aumentó al participan en 10 episodios de Breaking Bad (en 2009-2010). No estamos muy seguros de que sea la actriz que mejor encarna al personaje tal como lo pintaron en el cómic, pero es el que la productora eligió y, a pesar de que su actuación difiere del original, cumple y demuestra ser buena actriz. Y este es el gran hallazgo de esta serie y lo que la ha mantenido en pie: que sus dos polos, la superheroína y su reflejo, el supermalvado, están perfectamente interpretados y constituyen los dos puntales de una serie con problemas de guionización.

En efecto, El “adversario”, el Hombre Púrpura, “Killgrave”, está interpretado por David Tennant, un excelente actor escocés al que ya hemos podido admirar en una gran serie de televisión, Broadchurch, encarnando el papel protagonista: el “detective Alec Hardy”. Se trata de un actor, aparentemente frágil, pero con una presencia escénica que lo convierte pronto en el centro de atracción, interprete el papel que interprete. Aquí es el de “gran malvado” y lo borda.

La serie es solamente apta para habituales de este género y resulta impenetrable para los que no están ni muy familiarizados con lo fantástico, ni con los héroes Marvel, ni con los espacios y las sagas creados por esta compañía. La segunda temporada está anunciada para 2018. La crítica norteamericana resultó extremadamente favorable a la serie, pero en Europa ha pasado completamente desapercibida y no ha merecido mucho interés. El hecho de que el personaje de Jessica Jones fuera incluido en The Defenders, así como el retraso en el estreno de la segunda temporada, indica a las claras que la serie no ha terminado de funcionar comercialmente y que se intenta paliar su bajo rendimiento económico fusionando, tres personajes (cada uno con sus partidarios) que no terminaban de rentar los beneficios esperados, con otro que si lo ha dado abundantemente. Ahora bien, si te gustó Daredevil, esta serie, probablemente te decepcione o, en cualquier caso, comprobarás que es netamente inferior.