FICHA

Título original: Trust Me
Título en España:  Trust Me
Temporadas:  1 (4 episodios)
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2017
Temática: Drama.
Subgénero: Thriller psicológico.
Resumen: Una mujer enfermera es despedida del hospital en el que trabaja y se instala en Edimburgo suplantando el curriculum de una amiga suya doctora que se ha ido a vivir fuera del Reino Unido. Algunos casos que debe afrontar la superan.
Protagonistas: Jodie Whittaker, Emun Elliott, Sharon Smail, Blake Harrison, Nathan Welsh, Cara Kelly, Lois Chimimba, Michael Abubakar, Andrea Lowe.
Lo mejor: El papel protagonista de la Whittaker.
Lo peor
: A diferencia de otras miniseries, ésta hubiera podido extenderse un par de capítulos más.
Lo más curioso: La serie fue concebida como una crítica a la sanidad británica..
¿Cómo verlo?: Fue emitido por BBC One en agosto de 2017, no se ha emitido en España. Puede bajarse en VO mediante programas P2P.
Puntuación: 7

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

PROMO (en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre TRUST ME

¿Cómo tenemos la seguridad de que el médico que nos atiende en una sala de urgencias es verdaderamente médico? ¿Cómo podemos estar seguros de que ha sido formado en una facultad de medicina, ha culminado sus estudios, ha realizado su período como residente y está cualificado para tratar nuestra, más o menos grave, dolencia? La respuesta es sencilla: nos atiende porque el sistema de sanidad ha comprobado sus referencias y ha constatado que es un profesional cualificado. Así que tranquilos. Pero ¿y si esto no fuera así? ¿Y si la persona que nos atiende es una enfermera con una cualificación profesional muy diferente? Tal es el problema que aborda Trust Me (literalmente: “créeme”).

“Cath Hardacre” es una enfermera que resulta despedida del hospital en el que trabaja después de un caso de negligencia con un paciente. Es una profesional experimentada, está casada y con una hija, pero se ha separado de su marido y no pasa un buen período personal. Decide cambiar de lugar de residencia y empezar una nueva vida. A la vista de su experiencia profesional y de que ha visto en cientos de ocasiones cómo actúan los médicos ante cada caso, en lugar de presentar su curriculum como enfermera, sustrae los datos y la personalidad de su mejor amiga, “Alison Sutton”, que se ha ido a vivir a Australia. La administración del A&E, un hospital de Edimburgo, poco riguroso a la hora de admitir médicos y que no confirma sus credenciales y referencias, la admite como médico de plantilla. A partir de ese momento, ella intenta ampliar sus conocimientos leyendo libros de medicina y poniendo en práctica lo que ha visto en otras muchas ocasiones realizado por profesionales titulados… pero, obviamente, comete fallos. A esto se junta el enamoramiento brusco que experimenta hacia el “Doctor Andy Brenner” y la aparición de compañeros de carrera de la auténtica “Alison Sutton”. Poco a poco, su estado mental y su situación profesional llegan empiezan a desmoronarse, especialmente cuando “Karl”, el padre de su hija y antiguo marido, va a visitarla a Edimburgo.

La serie que, aparentemente, comienza como “drama médico”, termina siendo un verdadero “thriller psicológico” en el que el estudio de la personalidad, de la evolución, de los cambios y de las motivaciones de la protagonista, ocupan el lugar central de la trama. Todo gira en torno suyo y todo está justificado por su irracional actitud de presentarse como alguien que no es. A esta orientación principal y prioritaria hay que sumar una segunda intencionalidad de los guionistas: mostrar los fallos de la sanidad británica. Cualquiera que tenga acceso a los datos profesionales y al número de licencia de alguno de los titulados en medicina puede usurparlos y tratar de ser contratado en algún centro médico: dependerá de la administración de ese centro si comprueba los datos, confirma las referencias y exige compulsas de los títulos presentados… Lo cual –y esto es lo inquietante- no siempre ocurre.

La miniserie se estrenó el 8 de agosto de 2017 en la BBC One y los cuatro capítulos que la integran concluyeron en el mismo mes. Se trata de una miniserie discreta en su intencionalidad, pero efectiva y más que correcta en su ejecución. Está elaborada de tal manera que, desde el primer momento, el público tiende a identificarse con la protagonista, compartir sus angustias crecientes, entender sus motivaciones y lamentar su destino. A ello contribuye, tanto el guión, lineal y sin complicaciones, como las actuaciones de los protagonistas.

Sobre los hombros de Jodie Whitakker descansa el peso de la serie. Sale airosa y con nota, al igual que Emun Elliot (“Doctor Brenner”). La primera es un rostro que nos suena de uno de los episodios de Black Mirror (episodio “Toda tu historia”) y como madre del niño asesinado en Broadchuch, trabajos que, a diferencia, de otra docena y media de series y miniseries televisivas, no han llegado todavía a España. Una carrera jalonada por premios de todo tipo que confirmar sus calidades interpretativas. Otro tanto puede decirse de Elliot, al que recordaremos por sus intervenciones en Juego de Tronos y en Star Wars: el despertar de la fuerza (2015).

Quedaría por decir que la trama discurre en Edimburgo, la capital escocesa, ciudad extremadamente fotogénica de la que esta serie nos ofrece unas pinceladas que invitan a visitarla. La miniserie, en definitiva, es una pequeña joya de la televisión británica que todavía no ha llegado a ninguna televisión española… pero es de esas series sobre las que vale la pena adelantarse y tratar de encontrarlas en la red: está a su alcance, no lo olvide. En efecto, si al leer estas líneas, alguien se ha sentido motivado a verla puede bajarla, de momento, mediante programas P2P y obtener los subtítulos en las plataformas especializadas (recomendamos subdivx.com). Es una serie “de médicos”, pero mucho no se estanca ahí e incursiona en la psicología de la protagonista. Si le interesan los “thrillers psicológicos”, esta serie le ocupará poco tiempo, la podrá agotar en uno o dos días, o en una maratón de fin de semana y, lo que es mejor, es difícil que le decepcione. La recordará, seguramente, la próxima vez que visite a su médico (¿es verdaderamente “médico”?).