FICHA

Título original: The Cuba Libre Story
Título en España:  Cuba Libre
Temporadas:  1 (8 episodios)
Duración episodio: 45 minutos.
Año: 2016
Temática: Documental.
Subgénero: Histórica.
Resumen: Documental constituido a base de fotografías, fragmentos de películas y multitud de entrevistas a historiadores cubanos norteamericanos y europeos sobre la historia de Cuba a partir de la lucha por su independencia. Una verdadera mina de conocimientos sobre aquel país y su historia.
Protagonistas: una docena de historiadores entrevistados.
Lo mejor: La pretensión de rigor y objetividad.
Lo peor
: Que España resulta bastante maltratada y no se reconoce en absoluto la obra civilizadora que realizó en la isla durante los 400 años de presencia.
Lo más curioso: el interés que despierta Cuba en los EEUU desde la mejora de relaciones con el gobierno de la isla en 2015.
¿Cómo verlo?: En Netflix. Está también “colgada” en youTube (si bien algunas copias han sido borradas).
Puntuación: 7,5

PROMO (en castellano)

EPISODIO 1 (en youTube)

EPISODIO 2 (en youTube)

EPISODIO 3 (en youTube)

EPISODIO 4 (en youTube)

EPISODIO 5 (en youTube)

EPISODIO 6 (en youTube)

EPISODIO 7 y 8 (en youTube)

VER SERIE (en Netflix España)

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre CUBA LIBRE

Es innegable que desde España se vive con particularidad intensidad todo lo que pasa en Cuba. No se trata solamente de que hace algo más de un siglo, la isla estuviera bajo soberanía española o que todos tengamos algún familiar o conocido que reside o ha residido en la isla, incluso que algunos tengamos entre nuestros antepasados a “indianos” que “hicieron las Américas” en el Caribe. Se trata de que existe una conexión especial con aquella isla y con sus gentes que genera un interés especial por todo lo que pasa allí, por encima de cualquier otro país hispanoamericano. Sin embargo, en España se tiene una visión muy superficial y fragmentaria sobre la historia de la isla e incluso sobre la guerra de la independencia cubana. Los más avisados han oído hablar del Maine, de su voladura, e incluso algunos sospechan que se trató de una de las primeras operaciones “false flag” realizadas por los EEUU. Muy pocos, sin embargo, han oído hablar de la Emmienda Platt y casi ninguno de Gerardo Machado, de Ramón Grau y quienes han oído hablar de Fulgencio Batista no conocen muy bien los particulares que le rodean. Se suele decir también que la mafia penetró en Cuba antes de la revolución, pero no se tiene idea muy clara de cómo se produjo. En cuanto a Castro se le tiene por un comunista de tomo y lomo, al Ché por un “guerrillero heroico”, pero más allá de esa visión superficial, lo que más a menudo se encuentra son filias y fobias poco razonadas. Menos mal que este documental ha venido para trazarnos la historia detallada de la isla desde la guerra de la independencia.

The Cuba Libre Story es un documental de firma norteamericana, pero en la que participan tanto cubanos castristas, como anticastristas, historiadores europeos (franceses y alemanes, ningún español, por cierto), norteamericanos e isleños. Existe suficiente diversidad de opiniones y, al mismo tiempo, rigor en las mismas, como para que pueda atribuirse al producto resultante el marchamo de la “objetividad”. Lamentablemente, la parte más floja y la que se trata con más desdén, es la primera: el final de la presencia española en Cuba. Se insiste en la esclavitud que se mantuvo hasta 1880 (en EEUU se había abolido apenas 20 años antes), pero no se dice que muchos esclavos estaban orgullosos de trabajar en tal o cual hacienda, o que la liberación de los esclavos generó una pobreza irremediable siendo, finalmente, peor el remedio que la enfermedad. No se habla tampoco del papel de la masonería en la independencia cubana y se toca solamente los intereses de Randolph Hearst muy de pasada a la hora de explicar cómo la opinión pública norteamericana bramaba contra España. Por no decir, no se dice quisiera que el yate de Hearst estuvo anclado junto al USS Maine en la rada de La Habana el día antes de su explosión… Algún historiador, alemán por más señas, se permite incluso hablar con desprecio e indiferencia hacia nuestro país, tratándolo de “mediocre” y eludiendo la tarea civilizadora realizada. Bien… si se consigue vencer cierto rechazo que produce el primer episodio (del que lo peor no es esto sino la rapidez con la que es tratada la guerra de la independencia), el documental se hace extremadamente didáctico. Queda claro desde el segundo episodio que la Emmienda Platt que permitía a los EEUU intervenir en la isla siempre que sintiera amenazados sus intereses, era un síntoma de que del dominio español, la isla había pasado al dominio –poco sutil, por lo demás- norteamericano.

La miniserie documental tiene una parte central particularmente interesante que se inicia con los episodios 3, 4, 5 y 6, a nuestro juicio, los más meritorios y los que justifican por sí mismos ver este producto: en la tercera entrega nos enteraremos de cómo Cuba se convierte en lugar de refugio del dinero negro de la mafia norteamericana y porque la presencia de delincuentes de los EEUU empieza a ser masiva en la isla y a ella se debe la infraestructura turística que tuvo en las tres décadas previas a la revolución, entenderemos también la personalidad de Fulgencio Batista (uno de los pocos descendientes de indios autóctonos) y su papel histórico; en el episodio siguiente conoceremos la escalada de protestas y violencias que llevaron al estallido de la revolución y a la llegada de los “barbudos” a La Habana. En el episodio quinto, veremos cómo aparecen en el interior del gobierno revolucionario distintos puntos de vista y disidencias. El sexto nos llevará a la ruptura definitiva de Castro con los EEUU y la “crisis de los misiles”, a los intentos de sabotaje de la CIA y a cómo el gobierno cubano se arrojó en manos de Kruschev. Los dos episodios finales nos sitúan en los últimos años de la Guerra Fría y en un país que, además de ser isla, es también islote ideológico, el último resto del “socialismo” en el Caribe.

En su conjunto, el documental tiene todo lo que tienen que tener los buenos documentales de este tipo: opiniones cualificadas, material histórico-documental inédito y de calidad, montaje ágil y una voluntad didáctica palpable. Si el espectador español logra superar el desdén con el que es tratada la presencia de nuestro país, podrá entender la política y la historia cubana y lo que está pasando en estos momentos.

El documental tiene tres pilares: Emmanuel Amara, realizados franco-canadiense que trabaja particularmente en Francia (lo que explica la presencia de varios historiadores franceses entre los testimonios) y autor de una veintena de documentales desde 2000; Kai Christiansen, documentalista de origen alemán (lo que explica el protagonismo de varios historiadores alemanes) con un historial profesional que se prolonga desde 1999 como autor y director de dos docenas de documentales sobre los temas más variados, entre ellos un par de largometrajes; y, finalmente, Florian Dedio, escritor y hermano del realizador y documentalista alemán Gunnar Dedio.

Los interesados por la historia y los que quieran conocer un poco mejor la historia cubana tienen en estas ocho entregas un buen instrumento para hacerse una idea general de las vicisitudes que ha encontrado Cuba desde el momento mismo de su independencia. Obviamente, los que conocen la historia de la isla (los menos), pueden encontrar alguna discrepancia o bien finalizar la proyección pensando que algún tema no ha sido tratado tan en profundidad como se merecía (la aventura del Ché en Bolivia y los motivos de su ruptura con Castro o el hecho de que éste envió deliberadamente al Che a morir en el altiplano). También hubiera sido de agradecer que algún especialista español hubiera aportado su punto de vista, especialmente en el primer episodio. Pero, en general, y salvo las deficiencias que hemos indicado (pocas en relación al conjunto), el documental es un instrumento precioso y sistemático para hacernos una composición de lugar sobre cómo Cuba ha llegado a ser lo que es.

Para poder disfrutar de este documental, hay que apreciar el género. Éste es particularmente didáctico. Quienes han seguido la cuarta temporada de Boardwalk Empire, esta miniserie les aportará los elementos históricos necesarios para completar lo que nos mostró Nucky Thomsom y Mayer Lansky en aquella serie (y veremos que no difiere mucho la ficción de la realidad e incluso que en el caso de Lansky la realidad supera casi a la ficción). También los que tienen interés en visitar la isla o lo han hecho ya, y están interesados por asociar paisajes cubanos a los episodios de su historia. No hacer mucho caso del historiador que alude al ron con cola, el Cuba Libre, como “matarratas”… a fin de cuentas es un bebedor de cerveza alemán.