FICHA

Título original: Doctor Foster
Título en España:  Doctor Foster
Temporadas:  1 (5 episodios)
Duración episodio: 60 minutos.
Año: 2015
Temática: Drama.
Subgénero: Adulterio.
Resumen: Una doctora empieza a sospechar que su marido le engaña y en pocos días transforma esta sospecha en una verdadera obsesión. Efectivamente le está engañando durante dos años. A partir de esta constatación se producen cambios radicales en la relación de la pareja y a sorprendentes derivaciones tanto profesionales como personales.
Protagonistas: Suranne Jones, Bertie Carvel, Thusitha Jayasundera, Tom Taylor, Jodie Comer, Martha Howe-Douglas, Shazia Nicholls, Clare-Hope Ashitey, Adam James, Cian Barry, Victoria Hamilton, Navin Chowdhry, Cheryl Campbell, Sara Stewart, Megan Roberts, Daniel Cerqueira, Charlotte McKinney.
Lo mejor: El trabajo de Suranne Jones.
Lo peor
: Que es un tema banal y poco imaginativo.
Lo más curioso: En España la serie tiene ocho entregas en una temporada, en el Reino Unido diez en dos temporadas.
¿Cómo verlo?: En Netflix.
Puntuación: 7

PROMO

PROMO

PROMO

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL

Comprar DVD en Amazon

Lo mínimo que puede decirse sobre DOCTOR FOSTER

El adulterio es uno de los temas más banales que puede elegirse a la hora de elaborar el guión de una serie televisiva. Pero, por lo mismo, es el que mejor y más fácilmente puede ser entendido por los espectadores. El hecho de que en los ocho episodios de esta serie, las cosas vayan sólo un poco más allá de donde suelen ir cuando se producen estas situaciones, es precisamente en donde reside su atractivo. El resultado final es un dramón de tomo y lomo en la que, literalmente, no se salva ni dios.

La historia discurre entre varias parejas y un entorno profesional y de amigos de la pareja protagonista, formada por la “doctora Foster” y su marido. Él es un promotor inmobiliario y ella una profesional de la medicina, felizmente casada que un mal día descubre un pelo rubio sobre la bufanda de su marido. A partir de ese momento, se disparan sus sospechas: del “voy a ver si hay más pelos” pasa a revisar las llamadas del móvil, luego mirar en sus correos electrónicos en busca de más pruebas que confirmen sus sospechas. Luego realizará seguimientos, más tarde registrará el despacho y el de la secretaria de su marido (rubia) en busca de la propietaria del pelo. Finalmente, contratará a una paciente para que la siga. Al final del camino, resulta que, efectivamente, el marido la está engañando desde hace dos años con la hija de unos amigos, de apenas 20 años. Para acabar de empeorar las cosas, los padres de la chica en cuestión son los socios profesionales del marido y vecinos de la pareja. Finalmente, como guinda, la chica queda embarazada. Todos estos elementos se combinan de una manera cada vez más dramática a medida que avanza la serie, hasta que en el último capítulo estallan con la virulencia de una explosión termonuclear.

La serie, especialmente en su último tramo, es una exposición de las razones de la pareja para llegar a situaciones como ésta: ¿por qué los hombre engañan a sus esposas? ¿cuáles son las diferentes posiciones de hombres y mujeres ante los episodios de adulterio? ¿cuáles son los desarrollos extremos de una de estas situaciones así? Lo que, en principio, era apenas una paranoia, termina siendo un drama de proporciones épicas en la que resultan implicados todos los que se sitúan en las proximidades de la pareja: hijo, amigos, colaboradores profesionales… Como suele ocurrir en estos casos, el marido ve el adulterio como algo casi natural, encuentra justificaciones para su proceder, mientras que la mujer fragua su venganza y la degusta con un odio y una hostilidad cada vez más extremos.

Un tema, como se ve, es tortuoso y complejo. La serie está elaborada de tal forma que resulta difícil tomar partido (la esposa, en revancha, poco después de enterarse de la infidelidad de su marido, se acuesta con el socio de éste, y ambos realizan “experimentos sexuales avanzados”). En todo momento, el tono de la serie evita el melodrama llorón y lacrimógeno. Todos terminamos entendiendo las razones de todos. El matrimonio, obviamente, se rompe después de una traca final. Se cumple lo que un amigo de ella, un médico mayor alcoholizado, le había dicho: “La mujer se quedará con la casa, con los hijos… pero no habrá ganado”.  De hecho, las últimas escenas tienen que ver con la recuperación del prestigio de la madre ante su hijo.

La serie está realizada según los cánones ingleses: guión y actuaciones rigurosas, montaje y desarrollo técnico extremadamente profesionales. Serie que discurre implacablemente. Llega al espectador y le genera un cúmulo de sensaciones contradictorias pero compartidas con los protagonistas de la serie. Vale la pena decir algo de Suranne Jones.  Representa a una cuarentona de buen ver, doctora que dirige un consultorio en una pequeña población inglesa y que no estaba preparada para ser la esposa engañada. La Jones es una actriz cuya carrera ha discurrido casi completamente en el medio televisivo en series que hasta ahora no han sido emitidas en España (salvo Cinco Días). En esta, Doctor Foster, no solamente actúa como protagonista, sino que, además, es la productora. La serie le valió cuatro premios y una nominación como “mejor actriz”. Indudablemente, todo el peso de la serie recae en ella y, a su lado, cualquier otro papel, incluido el de su marido adúltero (Bertie Clavel), de la paciente del consultorio que ayuda a la protagonista a confirmar sus sospechas (Clare Hope Ashitey) y la joven amante (Jodie Comer), desarrollan trabajos perfectos y sobrios, pero siempre en segundo plano.

Un drama servido por Netflix y que anda perdido por un catálogo excesivamente amplio y en el que aparecen demasiados productos de relleno. Puede gustar a personas de mediana edad que se identifiquen por algún motivo con los protagonistas, por miembros de parejas divorciadas (que verán que su problema es habitual), por buscadores de rostros desconocidos en España que realizan excelentes interpretaciones y por amantes de la miniseries que pueden degustarse en un fin de semana intenso. A pesar del título, no es una serie “de médicos”, sino sobre un médico en concreto.