FICHA

Título original: The Defenders
Título en España:  The Defenders
Temporadas:  1 (8 episodios)
Duración episodio: 55 minutos.
Año: 2017
Temática: Superhéroes.
Subgénero: Fantástico.
Resumen: Un combinado de cuatro superhéroes de la Marvel (el ninja ciego, el negro blindado, la detective forzuda, el puño de hierro) reúnen sus fuerzas para defender a la ciudad de Nueva York, de la maldad y especialmente el barrio de la Cocina del Infierno.
Protagonistas: Charlie Cox, Finn Jones, Mike Colter, Jessica Henwick, Krysten Ritter, Sigourney Weaver, Elodie Yung, Rosario Dawson, Babs Olusanmokun, Elden Henson, Simone Missick, Rachael Taylor, Scott Glenn, Eka Darville, Carrie-Anne Moss, Deborah Ann Woll.
Lo mejor: La presencia de Daredevil.
Lo peor
: Los otros tres compañeros que resultan ser puro relleno.
Lo más curioso: La serie se anunció en 2013 en el curso de la Convención Internacional de Cómics de San Diego y ha tardado cuatro años en estrenarse.
¿Cómo verlo?: Estrenado por Netflix en la segunda quincena de agosto de 2017.
Puntuación: 6

PROMO (en inglés)

PROMO (subtitulado en castellano)

PROMO (en inglés)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (Netflix)

Comprar DVD en Amazon (no está a la venta)

Lo mínimo que puede decirse sobre THE DEFENDERS

Los “defenders” son cuatro superhéroes de la Marvel. Así pues, desde el principio, que nadie se llame a engaño: lo que va a ver es una serie de superhéroes ya conocidos. La idea de reunir a varios individuos dotados con poderes fantásticos no es nueva. Ya en los años 50 en torno a Supermán se formó la Legión de los Superhéroes que mancomunaban esfuerzos para que la Tierra siguiera siendo un planeta agradable. Éstos cuatro de ahora, se centran en mantener el orden en Nueva York y mucho más en concentro en el barrio irlandés, la Cocina del Infierno. Este tema sonará seguramente a los que hayan visto las dos temporadas de Daredevil, el personaje creado por Stan Lee que, a fin de cuentas, es el superhéroe más sólido de esta miniserie. Los otros tres, podría dárseles el título de no-rentables: Jessica Jones, Luke Cage, e Iran Fist, tres super-héroes, con series propias, que se quedaron a medio camino y que han pasado casi desapercibidos.

Así pues, lo que vamos a ver en esta serie es a un super-héroe que sí funcionó (Daredevil) junto a otros tres que andaban en las audiencias a medio gas. Y nuevamente, se produce lo que cabía esperar: que las escenas y los hilos argumentales que tienen que ver con los personajes que aparecían en la serie original Darevedil, tienen mucho más interés –de hecho, son los únicos elementos interesantes- de este nuevo proyecto de la Marvel. En el fondo lo que han intentado los promotores de esta serie es servirse del ninja ciego para salvar a la abogada dotada de una fuerza descomunal, al pequeño saltamontes con el puño de hierro al menor cabreo y al negro invulnerable a las balas y a los puñetazos.

Todo esto nos dice quienes son los protagonistas: Charlie Cox repite como “Matt Murdock”, el abogado ciego de día y ninja igualmente ciego de noche pero con sus sentidos superaumentados. En esta serie veremos que no se lleva muy bien con Jessica Jones, interpretada por Krysten Ritter. Ambos actuarán en esta serie como el gato y el ratón. El “negro de la película” es Mike Colter, “Luke Cage” a efectos de la Marvel: un gigantón que resiste cualquier golpe, venga de donde venga y que experimenta un particular atracción por hacer el bien en los barrios negros de la ciudad, mientras que se siente como mentor del último protagonista, Finn Jones que encarna a “Danny Rand”, un chico con posibles, que desde jovencito andaba en artes marciales y que terminó haciéndose budista y dominando la técnica del “puño de hierro”. Éste, además, actúa como motivador del grupo, casi como un boy-scout en un mundo anfetamínico de héroes y malvados con excesos de testosterona.

Luego están los malvados. Esta temporada hemos visto a Susan Sarandon aparecer en la quinta temporada de Ray Donovan, que se ha adelantado apenas quince días a la aparición de otra gran actriz, Sigourney Weaver como “Alexandra”, la antigua jefa de La Mano (elemento también heredado de Daredevil), aquí con problemas de salud que va dictando órdenes a “Gao” (Wai Ching), la anciana sensei, dirigente de La Mano (y enemiga impenitente de Daredevil, mire usted por dónde). “Foggy” (Elden Henson), el abogado y mejor amigo de Murdock/Daredevil, “Karen Page” (Deborah Ann Woll) secretaria del bufete de abogados Nelson and Murdock, “Elektra Natchios” (Elodie Yung),  misteriosa mujer ligada en el pasado a Daredevil, y “Stick” (Scott Glenn), el sensei ciego que entrenó a Murdock de niño, componen lo esencial de los personajes secundarios de esta miniserie. Parece evidente de qué serie proceden.

La serie está bien filmada y es ágil y dinámica. Las escenas de combates están muy bien logradas Los diálogos, incluso, en algunos momentos son buenos tirando a muy buenos: simples pero profundos. La descripción de los personajes sigue a la que ya vimos en cada una de las series en las que aparecieron por primera vez. Les une ahora el que todos empiezan preocupados por las implicaciones de su trabajo como super-héroes. Todos están en la cuerda floja: llevar vidas anodinas, replegados en sí mismos, o abrirse para salvar al mundo, esto es a Nueva York y a la Cocina del Infierno… Y deciden –claro está- esto último, juntos a la vista de que la unión hace la fuerza y de que La Mano dirigida por una Sigourney Weaver a la vuelta de todo y que quiere destruirlo todo, incluida su propia organización criminal en su particular apocalipsis, no perdona ni a tírios ni a troyanos.

El ritmo es algo irregular: ciertamente, el interés crece en el momento en el que algunos de los personajes de Daredevil entra en escena, pero otros no logran interesar. A partir de la tercera entrega sube el ritmo y el interés, pero siempre puede seguir hablándose de Murdock y de los otros tres. La serie, en este sentido, dista mucho de ser coral. Obviamente, The Defenders está muy por encima de Legends of Tomorrow (que casi podría ser considerada como procedente de las recortaduras del género), pero convence solo a medias y por las razones que hemos expuesto (1+3).

Es una serie para amantes del cine de super-héroes: nada de racionalidad, ni de naturalismo, espectacularidad, búsqueda de lo épico y escenas espectaculares. Hace falta amar este tipo de series para identificarse con esta, lo que incluye, tener ciertas simpatías y predilección por alguno de los cuatro protagonistas centrales. Es pronto para decir si habrá una segunda temporada. La acogida en EEUU no ha sido mala y puede decirse que ha sumado los grupos de audiencia de las cuatro series iniciales (que era, a fin de cuentas lo que se pretendía). No es adictiva, salvo para los que la vean, siendo inicialmente, adictos de alguno de los protagonistas con el que se identifican. El que todo sea previsible no quiere decir que sea una mala serie, es una serie que tiene tanto potencial como los cuatro superhéroes, sólo que aquí tampoco se cumple aquello del “efecto multiplicativo de la unidad”. Muchos considerarán una pérdida de tiempo el tener que ver a otros super-héroes que no les interesan restándole tiempo al que les resulta favorito (sea cual sea, que de todo tiene que haber).