FICHA

Título original: Jordskott
Título en España:  Jordskott
Temporadas:  1 (10 episodios)
Duración episodio: 90 minutos.
Año: 2015
Temática: Intriga.
Subgénero: Parapsicología.
Resumen: Una policía de Estocolmo, encargada de negociaciones con secuestradores, suicidas o delincuentes debe viajar a su tierra natal: su padre ha fallecido; pero en ese mismo lugar unos años antes, había desaparecido su hija. Ahora cuando vuelve, su presencia coincide con la desaparición de otro niño de la misma edad. Bruscamente, la policía sufre un accidente cuando divisa la presencia de un cuerpo en una carretera abandonada en la que cree reconocer a su hija.
Protagonistas: Moa Gammel, Göran Ragnerstam, Richard Forsgren, Peter Andersson, Lia Boysen, Ann Petrén, Hans Mosesson, Ville Virtanen, Johannes Brost, Vanja Blomkvist, Henrik Knutsson, Gustav Lindh, Marine Sand.
Lo mejor: la impactante idea que pronto nos desvía de lo que creíamos iba a ser un típico “nordic noir”.
Lo peor
: los simbolismos que muestra la serie, en ocasiones, son excesivamente herméticos o ingenuos.
Lo más curioso: El accidente/atentado ocasionó la caída del gobierno socialista que había dirigido el país desde el final de la Segunda Guerra Mundial.
¿Cómo verlo?: No ha sido emitido en España. Está a la venta en DVD (en francés e inglés) y puede conseguirse mediante programas P2P en versión original y subtítulos incorporados.
Puntuación: 7,5

PROMO (1ª temporada)

PROMO (en inglés)

PROMO (2ª temporada)

CABECERA

MÚSICA

VER SERIE

WEB OFICIAL (en sueco)

Comprar DVD en Amazon (en francés)

Lo mínimo que puede decirse sobre JORDSKOTT

Las televisiones nórdicas nos deparan frecuentes sorpresas: creemos que vamos a ver una serie sobre el programa de protección de testigos y nos aparece de manera imprevista Lillyhamer con su carga de auto-ironía en versión noruega, creemos que vamos a ver una serie parecida a House of Cards y vemos Borgen, completamente diferente y mucho más próxima, decidimos comprobar si el Wallander de Kennet Brannagh es superior a inferior al Inspector Wallander y la serie nórdica gana por goleada. Y así sucesivamente. Poco a poco, nos hemos ido acostumbrando a disfrutar de las series nórdicas que, en general, y salvo raras excepciones son producciones muy bien concebidas y mejor cerradas. Además, todas contienen algún tipo de sorpresas. Ésta, por ejemplo, Jordskott, cuando creíamos que íbamos a ver el enésimo “nordic noir” y ya nos habíamos hecho a la idea de valorarla en función del género, resulta que, además, hace una espectacular e inesperada fuga hacia otros derroteros que solamente es perceptible al final del primer capítulo. Y ya va por dos temporadas.

Veamos cómo se desencadena la trama: una policía, negociadora en casos de secuestro, intentos de suicidio o toma de rehenes, actúa en Estocolmo, a pesar de ser hija de un industrial que acaba de morir. No ha estado muy próximo a su padre en los últimos años. De hecho vivía a su lado en ese lugar boscoso e indeterminado de la geografía sueca, cuando su hija desapareció y todos –menos ella- creyeron que se había ahogado en un río y había sido arrastrada por el agua. Ahí empezaron las tensiones familiares y optó por abandonar a su padre e irse a la capital. La trama nos sitúa unos años después, cuando el padre ha fallecido y ella vuelve de nuevo al hogar familiar para retirar algunas pertenencias y hacerse cargo de la herencia. Pero también vuelve por otro motivo: justo en ese momento, ha desaparecido otro niño de la zona. La protagonista –se nos había olvidado presentarla, la “detective Eva Thörnblad”- está convencida de que esa desaparición tiene que ver con la de su hija seis años antes. Tal es el arranque. La serie, inicialmente, parece reposada, ni mejor ni peor que otros productos del “nordic noir”. Y entonces ocurre lo increíble: la hija de la detective aparece justo en medio de una perdida carretera entre bosques de abetos. Ella apenas puede esquivar el cuerpo inmóvil y termina en la cuneta. Cuando se recupera ve a la niña delante de ella: reconoce el pendiente que llevaba en el momento de la desaparición. Pero esto no es todo: porque, bruscamente, la niña parece estar dotada de extrañas facultades paranormales. Y a partir de aquí todo se complica y la trama da un giro inesperado.

Si creyéramos que una trama policial se superpone y/o acompaña a otra parapsicológica y que esto es todo lo que nos ofrece esta serie, ya sería suficiente para afirmar que es radicalmente diferente a cualquier otro que se haya producido en aquellas latitudes. Pero, poco a poco, en los capítulos siguientes se verá que otra temática de fondo, es la ecológica: no en vano, el padre de la protagonista debía su fortuna a una explotación intensiva de madera. Unos querrán proteger el patrimonio natural, otros mantener los puestos de trabajo creados por la empresa… ¿Es todo? Podríamos añadir una trama místico-mágica que tiene mucho que ver con el sentir de las zonas todavía dominadas por la naturaleza y que están lejos de las grandes ciudades (una temática que ya hemos visto en otras series nórdicas: en la islandesa Hamarinn, en la danesa 1864 y en Mammon, sin ir más lejos.

La serie está pulcramente realizada. Alguna interpretaciones sorprenden por su calidad, a pesar de tratarse de actores que no hemos visto en anteriores series nórdicas. La fotografía nos muestra un repertorio de los bosques de la península escandinava y los golpes de efecto, suelen tomar desprevenido al ingenuo espectador que cree que va a ver algo similar a lo que ha visto antes. A eso se le llama originalidad. Claro está que la originalidad puede ser también una chapuza, pero en este caso roza la excelencia.

Lamentablemente, la serie, que va ya por la segunda temporada, no ha sido emitida por ningún canal en castellano, así pues, los amantes de las series nórdicas (rara avis que va en aumento) ya saben dónde pueden conseguir las versiones originales (benditos P2P) y los subtítulos (subvdix y otras web especializadas). ¿Queda algo por decir? sí, disfrútenla que esta serie es de las memorables.